El nacionalismo acomodaticio

7 min
Sábado, 26.04.2014 12:20

En Cataluña, hay un concepto o idea -desconozco quién fue el primero en utilizarla- que está haciendo fortuna por méritos propios: nacionalismo acomodaticio. ¿De quién y de qué estamos hablando? A falta de definición, procede recurrir al diccionario de sinónimos. ¿Acomodaticio o acomodadizo? Dúctil, adaptable, contemporizador, complaciente, asimilable. Prosigamos. ¿De quién se predica -en este caso- la condición de acomodaticio? No del nacionalismo como ideología o movimiento, sino de algunos nacionalistas. En concreto, de aquellos nacionalistas sobrevenidos -nacionalistas de última hora, bien podría decirse- que han mostrado su ductilidad abrazando el proyecto soberanista impulsado por el nacionalismo catalán.

Lo que brilla por su presencia es el argumentario del nacionalismo catalán. Súmate se suma al pensamiento único nacionalista

Un buen ejemplo -ni que decir tiene que no es el único- del nacionalismo acomodaticio y del nacionalista acomodaticio que ha emergido en Cataluña a raíz del "proceso" lo brinda Súmate. Vayamos por partes. ¿Súmate? A su Manifiesto me remito: 1) una "asociación sin ánimo de lucro y no partidista constituida por ciudadanos y entidades cívicas y sociales, cuyo objetivo es extender el debate social y político abierto en Cataluña sobre su futuro como pueblo"; 2) que "aboga por un debate abierto, democrático y participativo que incluya a catalanes que a menudo se han visto excluidos o su opinión, secuestrada por la desinformación, el desconocimiento o los prejuicios". Una declaración de principios ciertamente loable. Porque, loable es "extender el debate" del futuro de "Cataluña como pueblo" y loable es el "debate abierto, democrático y participativo" que incluya a los "excluidos" y combata "la desinformación, el desconocimiento y los prejuicios".

Quien consulte las pestañas Manifiesto, Noticias, Opinión y Testimonios que incorpora la página web de Súmate, encontrará ideas como las que a continuación reproduzco: "la Unión Europea debe respetar las nuevas naciones", "un estudio francés cuestiona que se pueda expulsar a Cataluña de la UE", "del PSC no podemos esperar un comportamiento democrático", "es difícil de aceptar que la legalidad impide la voluntad de la gente", "nadie puede discutir la viabilidad de un Estado catalán", "las puertas de la UE, abiertas a una Escocia independiente", "por una doble ruptura democrática: separación amistosa, cambio de régimen", "por qué la evolución hacia el soberanismo de una mayoría de la sociedad catalana", "tenemos un Estado que nos está perjudicando", "los desprecios que hemos recibido han hecho que nos volvamos independentistas", "sentirse español y querer la independencia", "por qué soy independentista", "malagueña que apoya la independencia", "la economía catalana no se beneficia por estar asociada a un 'Estado más grande y fuerte'", "ahora más que nunca, la Cataluña social que queremos y necesitamos merece decidir democráticamente su futuro y construir una Cataluña soberana", "la ilusión por construir un proyecto nuevo y colectivo". Y un largo etcétera que reitera lo transcrito. Y ahí está Catalonia votes, la página de la Generalidad en donde el presidente de Súmate se muestra "reconfortado" por reivindicar "el derecho a decidir nuestro futuro" y "construir un nuevo modelo de sociedad" y una sociedad "más justa, más honesta y generadora de futuro", porque la existente hasta ahora ya "nos ha decepcionado bastante".

Los "excluidos" del Manifiesto de Súmate han decidido incluirse. Pero, ¿dónde? En la fiel infantería de la agitación nacionalista. Un buen ejemplo de nacionalismo acomodaticio

Los loables propósitos de Súmate -la extensión del debate abierto, democrático y participativo que combata la desinformación, el desconocimiento y los prejuicios- brillan por su ausencia. En cambio, lo que brilla por su presencia -más de lo mismo- es el argumentario del nacionalismo catalán. ¿O es que los textos transcritos no reproducen textualmente el argumentario nacionalista catalán? Súmate se suma al pensamiento único nacionalista. Los "excluidos" del Manifiesto de Súmate han decidido incluirse. Pero, ¿dónde? En la fiel infantería de la agitación nacionalista. Un buen ejemplo de nacionalismo acomodaticio. Un buen ejemplo de la ductilidad y otros sinónimos ya citados que definen dicho nacionalismo. Una ductilidad que ha tenido su reconocimiento oficial: "no os debéis justificar ante nadie... lo que importa es que amamos la nación", dijo la Coronela -la milicia urbana que custodió Barcelona hasta 1714- al despedirse de Súmate después de visitar el Born el 23 de marzo de 2014. Por cierto, las últimas palabras de la Coronela fueron "Visca Catalunya lliure!".

Surge la cuestión: nacionalismo acomodaticio, ¿por convicción o interés? No quiero prejuzgar el comportamiento de nadie. Resulta plausible que la ductilidad o adaptabilidad obedezcan a la convicción. Como resulta plausible que obedezcan al interés más prosaico. O al instinto de supervivencia. O al gregarismo. O al oportunismo. Opciones lícitas, por cierto Lo que queda claro es que el nacionalismo catalán -el independentismo- está sacando provecho mediático de una asociación como Súmate que -según afirma en el Manifiesto- está "formada en gran parte por catalanes de lengua y cultura castellana/española que, por cuestiones familiares y/o de origen, hemos mantenido este patrimonio sin renunciar por ello a ser y formar parte activa de la comunidad nacional catalana". Ahí es nada: una parte de los "catalanes de lengua y cultura castellana/española" se proclaman miembros de la "comunidad nacional catalana" y, por si eso fuera poco, asumen como propios los postulados independentistas. A destacar que Súmate actúa sin red y sin miedo a la contradicción: ¿cómo hacer frente a la extranjerización de la lengua y cultura castellana/española -que ellos reivindican- en una Cataluña independiente? ¿Cómo defender "la lengua y cultura castellana/española" en el seno de una "comunidad nacional catalana" que no está precisamente por la labor? ¿Algún Plan B por si el "proceso" fracasa y los asociados desean continuar con el debate abierto, democrático y participativo que predican a bombo y platillo? Nada. Súmate es una asociación planeada y diseñada -¿alguien mueve la cuna?- para señalar que en Cataluña hay españoles favorables al derecho a decidir de los catalanes y a una soberanía catalana que será como agua de mayo. Súmate es un producto de marketing destinado al mercado. Súmate es una asociación -como toda mercancía dotada de valor de uso y valor de cambio- con fecha de fabricación y caducidad. Lo mismo puede afirmarse de un nacionalismo acomodaticio que, después de la fiesta independentista, se quedará "compuesto y sin novia". Sabiduría popular.

Artículos anteriores
¿Quién es... Miquel Porta Perales?
Miquel Porta Perales

Ingeniero técnico químico y licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. Colabora o lo ha hecho en 'Abc', 'El País', 'La Vanguardia', 'El Punt Avui', TV3 y Catalunya Ràdio. Ha publicado los ensayos 'Adéu al nacionalisme', 'Malalts de passat' o 'Si un persa viatgés a Catalunya'.

Comentar