Rebaja de impuestos a los casinos

El Parlamento autonómico admite a trámite el recurso de ICV-EUiA y la CUP contra la ley de BCN World

ICV-EUiA y la CUP recurren al Consejo de Garantías Estatutarias, que tiene ahora un mes para emitir un veredicto -no vinculante- sobre el proyecto de ley, antes de que este se vote en el pleno del Parlamento autonómico. CiU cuenta con el apoyo del PSC para sacar adelante la iniciativa.

2 min
Ubicación prevista para BCN World
Redacción
Martes, 15.04.2014 16:37
La mesa del Parlamento autonómico ha admitido a trámite este martes la solicitud, registrada el jueves por ICV-EUiA y la CUP, para que el Consejo de Garantías Estatutarias dictamine si el proyecto de ley sobre el proyecto de ocio y juego de BCN World se ajusta a la Constitución y al Estatuto. El consejo tiene ahora un máximo de un mes para emitir el dictamen.

Con este recurso, ecosocialistas y cupaires han vuelto a hacer patente su rechazo al proyecto del Gobierno autonómico -avalado por el PSC- de bajar radicalmente los impuestos a los casinos -de un máximo de un 55% a un 10%- para favorecer el proyecto de BCN World.

En concreto, ICV-EUiA y la CUP piden un dictamen sobre el Proyecto de ley de modificación de la Ley sobre centros recreativos turísticos, y de establecimiento de normas en materia de tributación, comercio y juego, que data de 1989. Esta modificación se aprobará con toda seguridad, pero no con los socios habituales.

El juego de alianzas y escenificaciones

En este caso, ERC no ha querido apoyar al proyecto de sus aliados de CiU, y la federación nacionalista ha encontrado otra ayuda: la del PSC de Pere Navarro, que recientemente llegó a un pacto con el presidente de la Generalitat y de CiU, Artur Mas, para sacar adelante la modificación legislativa.

La ley sobre BCN World está teniendo un arduo recorrido parlamentario desde antes de nacer. En julio de 2013, cuando el proyecto de ley todavía no había llegado a la Cámara autonómica, ICV-EUiA ya forzó una votación, con una enmienda que instaba al Gobierno autonómico a retirar el proyecto de la rebaja de impuestos. Una votación que CiU salvó con el apoyo -en forma de abstención- de ERC, PSC y PP, a pesar de que los tres grupos se habían manifestado previamente -con más intensidad, independentistas y socialistas- en contra de la rebaja.

Tres meses después, en octubre, el Parlamento autonómico admitió a trámite el proyecto de ley, con el mismo equilibrio de fuerzas. Con el recurso de ecosocialistas y cupaires, se prevé que la votación no se podrá celebrar hasta mayo. Entonces, y dando por hecho el apoyo -ya pactado- del PSC a CiU, habrá que ver cuál será la posición de ERC -que tiene una ocasión de oro para escenificar un papel de oposición frente a sus aliados de la federación nacionalista- y el PP.