A pesar de haber sido muy "cocinadas" podrían ser determinantes

Finalmente, los resultados de las encuestas del CEO

Este miércoles serán difundidas las encuestas preelectorales de la Generalidad. Han sido muy "cocinadas", pero no pueden ser menospreciadas. Pesarán mucho en ERC. Mientras que Mas y CDC sólo pueden elegir el tipo de entierro, y aún gracias.

5 min
Oriol Junqueras saluda a Artur Mas, tras el pasado Debate sobre Política General en el Parlamento autonómico
Alfons Quintà
Martes, 29.04.2014 20:45

Este miércoles, a media mañana, la Generalidad hará publicas las tan deliberadamente atrasadas encuestas de expectativa de voto efectuadas por el Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la propia Generalidad. He expuesto a menudo que el retraso era debido a los malos datos que muestran respecto a CiU, así como a los retoques o "cocinados" de que podrían ser objeto.

La alta fuente de la propia Generalidad que me ha informado me ha expuesto que "esta tarde (del martes) en el CEO están 'cocinando' los datos como nunca. Aún así, me han dicho que los resultados serán un desastre para CiU y un motivo de satisfacción para ERC. Inicialmente, las previsiones de voto tenían que ser relativas a unas elecciones autonómicas anticipadas. No está claro si será así o bien se le ha dado la vuelta, para pasar a ser relativas a las europeas. En las últimas semanas ha habido un secretismo absoluto, como nunca antes. Habrán hecho de todo".

Fum, fum, fum

La fuente ha añadido "están 'cocinando' tanto los datos que me vienen ganas de cantar el villancico 'Fum, fum, fum' [Humo, humo, humo]. Le recuerdo una parte de aquel texto, quizás el más conocido en catalán, desde hace cuatro o cinco siglos. En la versión actual afirma: "Qui dirà més gran mentida?/ Fum, fum, fum./ Ja respon el majoral/ amb gran cabal, amb gran cabal,/ jo faré deu mil camades,/ amb un salo todas plegades,/ fum, fum, fum".

Puede haber "quien dirá mayor mentira". En cuanto a las "diez mil zancadas", las de CDC son antagónicas de las de ERC. Mas ya ha tirado la toalla, a la fuerza. Sólo quiere durar lo máximo posible. Sabe que no puede volver a ser candidato, ni tampoco su partido puede volver -quizás nunca más- a ganar las elecciones. Mas piensa en una salida épica cuando toda su trayectoria ha sido de una banal incapacidad.

Los escenarios de ERC

En cambio, ERC tiene más escenarios posibles. Puede optar por hacer caer a Mas cuando quiera, dado que todo el lío de la consulta ofrece a ERC mil maneras de liquidarlo. O puede preferir esperar a después de las elecciones municipales para así ir entrenándose. No se tiene que olvidar que, cuando ha estado en el poder, ERC siempre ha sido un monumental desastre.

Si ERC llegara hoy mismo al poder podría sorprendernos con un gobierno todavía peor que el actual de CiU, que ya es decir y que cuesta de creer. Por eso Junqueras podría preferir ser paciente y ganar ayuntamientos en las próximas municipales. Después podría hacer caer al amortizado (para ERC) Artur Mas y obligarle a convocar elecciones anticipadas. Junqueras puede imponerlo cuando le dé su real (o republicana) gana.

No puede ser que Junqueras ignore que la pésima gestión de Mas está en la base de su actual derrumbe definitivo. He escrito mucho de ello y estoy muy convencido. El lirismo mediático basado en un siniestro estatismo ayuda a corsarios y bufones mediáticos de corte (destaca Pilar Rahola, ahora una especie de "Miss Mosso d'Esquadra 2014") para que ganen buenos sueldos. Pero no acortan, sino que alargan, las listas de espera sanitarias y acortan la esperanza de vida. Pienso en el aumento de un 5,3% de la mortalidad en 2012. Concuerdo del todo con el 78% de los médicos que respondieron a una impecable encuesta, culpando a los recortes de Mas, Ruiz, Mas-Colell y ERC de aquel bárbaro aumento de la mortalidad.

ERC, sin gestores

Mirando al personal con el que hoy puede contar ERC, ahora un gobierno suyo sería grotesco. Imaginémonos que hiciera consejera de Salud a su portavoz, Alba Vergés. La redacción del gran semanario humorístico de los tiempos de la Segunda República El Be Negre podría resucitar en bloque. Les sobraría trabajo y seria muy fácil. ¿En ERC todavía no han expulsado al tonto e inútil que propuso a aquella pánfila?

Por lo tanto, ERC podría querer esperar a después de las municipales para obligar a su cautivo Mas a convocar elecciones catalanas. La piedra de toque de esta gran opción son las expectativas de voto. Si Mas continúa acelerando su propio suicidio político, Junqueras puede encontrar una cierta y obvia utilidad. Las expectativas de voto inciden en este elemento psicológica y fácticamente clave para Junqueras.

La ley de consultas

Dentro pocas horas veremos el "cocinado". Si han hecho demasiados retoques podría ser una arma de doble filo. En todo caso, finalmente, tendremos un elemento en qué basarnos. Aun así, el tema es tan delicado y será tan determinante de la política de CDC y de ERC que habrá que analizarlo con la máxima prevención. Ellos se juegan mucho y nosotros igualmente.

Curiosamente, también este miércoles se aprobará el texto de la proposición de ley de consultas, destinada al Parlamento autonómico, que insólitamente no lo aprobará hasta pasado el verano. Como es más que sabido, nunca llegará a estar vigente. No hay ninguna duda de que será objeto de recurso y declarada inconstitucional. A falta de no hacer nada realista, Mas juega con los tempos, que dicen los compositores, siempre con finalidad propagandística. Todos sabemos cómo acabará esta tragicomedia de la consulta, pero tenemos que someternos a una agotadora liturgia. Es la propia del "monotema", por decirlo en una acertada expresión usada por el consejero Santi Vila, hoy semi disidente.

Comentar