Querían ir a la plaza de San Marcos

Independentistas del Véneto, detenidos con un tanque casero con el que pretendían tomar la plaza de San Marcos de Venecia

Lo habían construído a partir de una excavadora de oruga. La fiscalía acusa a los 24 detenidos de pretender "subvertir el sistema democrático".

2 min
Tanque casero fabricado por independentistas del Véneto
Redacción
Jueves, 3.04.2014 20:59

El movimiento independentista de la región italiana del Véneto es absolutamente minoritario. Pero algunos de sus integrantes tienen ideas muy peculiares para ganar visibilidad, como las 24 personas que han sido detenidas por fabricar un tanque casero, con el que pretendían irrumpir en la veneciana plaza de San Marcos.

Según informan diversos medios, los independentistas estaban construyendo un tanque a partir de una excavadora de oruga modificada. Pero no solo eso, sino que le estaban instalando un cañón, con el que pretendían abrir fuego en la emblemática plaza de Venecia.

Aunque, a primera vista, la acción frustrada pudiera parecer simbólica, la fiscalía no lo ha considerado así, y ha acusado a los 24 detenidos de preparar un atentado terrorista "para subvertir el sistema democrático". La fiscalía se apoya también en conversaciones telefónicas intervenidas, en las que los detenidos planeaban el uso de armas ligeras en su acción.

El precedente de 1997

De no haber sido frustrado, este no hubiera sido el primer acto similar en la plaza de San Marcos. En 1997, un grupúsculo que reivindicaba la independencia de Venecia -no del Véneto-, rememorando los tiempos de esplendor de la antigua república marítima, llegó a acceder a la plaza de San Marcos con un artefacto similar a un carro blindado. También de fabricación casera, pero mucho menor que el intervenido en esta ocasión.

Recientemente se convocó una consulta online informal sobre la independencia del Véneto, apelando al proyecto secesionista promovido por Artur Mas. A pesar de que los organizadores hablaron de éxito, con un 89% de votos a favor de la secesión, y una participación del 73% del censo electoral, posteriormente se descubrió que los datos estaban sumamente falseados: solo había votado un 4,3% del total dado por los organizadores, y buena parte de los votos los realizaron programas informáticos.