Revista de prensa

Jordi Pujol sufre de "tensión sexual no resuelta", según 'Abc'

Las "chonis", fijación de Pujol padre, sostiene María Jesús Cañizares en Abc. En La Razón, Mariñas descubre los perfumes del 1714, una línea cosmética. En La Vanguardia, más sexo y boxeo.

12 min
Pablo Planas
Lunes, 7.04.2014 09:07

La actualidad es una previa, la víspera de la sesión catalana en el Congreso de los Diputados. Los locales han anunciado la presencia activa en el debate de sus pesos pesados. Hablarán Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba. Desde hace días se sabe la alineación visitante, un trío de circunstancias compuesto por Jordi Turull, Marta Rovira y Joan Herrera, bien dotados para la oratoria pero mandíbulas de cristal. Lo de la Carrera de San Jerónimo es territorio comanche, la jungla vietnamita, espacio parlamentario más propicio a las dotes de un Tardà o un Coscubiela, acostumbrados al abordaje sin cuartel con el cuchillo entre los dientes. Aunque tampoco es para tanto Madrid, como Barcelona pero sin banderas en los balcones.

Lo catalán está de moda, es "trending topic". Cómo será la cosa que hasta Jesús Mariñas, el gran cronista del corazón, afila el lápiz con el tema. "Impossible is nothing", increíble pero cierto. "Oportunismo histórico, esencia de una derrota histórica, sentido vendedor o simple lanzamiento comercial. Todo podría aplicarse a la gama de cuatro perfumes de 1714 lanzados en Cataluña de cara a la conmemoración de la batalla (sic) del 11 de septiembre en la que resultó herido Rafael Casanova. Descubrí los frasquitos en la antigua Hormiga de Oro, actual librería Happy Books de Puerta del Ángel...", escribe en su columna de La Razón. "Seny, rauxa, llibertat i fortalesa" informa Mariñas que son los nombres de los potes.

Existe el pastel de 1714, basado en una receta "auténtica" de la época, lo que tomaban los defensores de la Barcelona sitiada. ¿Sentido comercial? Tontería general, más bien. Se trata de un mazacote consistente, un bizcocho ladrillero, una especie de barrita energética coronada por unos "toppings" de fruta escarchada. Perfumes y reposterías al margen, la política catalana depara sorpresas que van más allá de la sesión parlamentaria de mañana. Jesús Mariñas se para a comprar calendarios y libros de sobremesa en el Happy Books y capta el ambiente en forma de pachulí, incienso, vainilla y yerbajuana, barrecha entre narcotizante y estupefaciente, "eau" de derecho a decidir.

En cambio, María Jesús Cañizares, en el Abc, adopta una perspectiva menos vaporosa y más freudiana para describir el momento. No es un artículo para el horario infantil, lo que le confiere aún más valor. Escribe la periodista sobre la fijación de Jordi Pujol padre con las "chonis", que en Madrid son las "churris". "Ocho apellidos 'chonis'", titula su imprescindible columna de los lunes y comienza con un solo de percusión: "Definitivamente, lo de Jordi Pujol y las 'chonis' tiene algo de tensión sexual no resuelta". Ojo, tensión sexual no resuelta, una TSNR que tanto vale para explicar lo del Congreso y la consulta como para describir la asamblea en la plaza de toros (de toros) de Tarragona de la Assemblea de Forcadell. Prosigue Cañizares: "Que el pasado viernes el ex presidente de la Generalidad repitiera el mismo discurso de hace tres años respecto al éxito de un soberanismo poligonero solo puede interpretarse como una obsesión por el exotismo de arrabal". Exacto, la TSNR con un modelo de mujer poligonera que no huele a vainilla sino a cuero y "tunning". Cosas de señoritos. Laporta, por ejemplo, mandó ambientar las oficinas del Barça con colonia de Hugo Boss. Decía que el club olía rancio, a Gaspart y tal, que debe ser como el perfume del Ritz. Anda que no es fino ni nada Laporta, compañero de pupitre de Marhuenda, el director de La Razón, en los maristas del paseo de Sant Joan, según un hagiógrafo del ex presidente azulgrana.

La Vanguardia también incluye sexo en sus páginas de opinión, así como lo de los ocho apellidos. Joaquín Luna ya ha visto la película (sólo quedamos dos o tres y el grupo de facebook "Me niego a ver 'Ocho apellidos...') y escribe sin tapujos:

"Los vascos no lo saben, que se fastidien, pero después de cubrir para este diario las autonómicas del 2001 prometí no volver a pisar por gusto una tierra muy verde, muy cojonuda, muy desarrollada, donde se asesinaba, el terror era palpable y la opresión -que ya no venía de España sino de la rama nacionalista dispuesta a crear una patria al precio que fuera- había calado. (...) Nunca entendí cómo, pese a las diferencias entre el nacionalismo vasco y catalán, una cierta España tendía a salvar de la hoguera a los vascos como pueblo y no a los catalanes (...) Es un misterio. O un chiste, como los de la película (por cierto, algún día me desmeleno y expongo mi teoría de que donde he visto represión sexual, mal asunto... ¡Qué miedo las personas con cara de poco sexo!)".

Sexo y... Boxeo. La Vanguardia está que se sale, pero hay que escarbar mucho para encontrar los asuntos de referencia. En la sección de Deportes, página 55, está la recomendación: "El Uzcudun de Gràcia" se titula, una auténtica historia. Firma el texto Xavier G. Luque, una nota sobre una "joya de bibliófilo que nos propone Comanegra (...) que incluye dos libros. El primero, 'Jamás me verá nadie en el ring', nos cuenta la historia del boxeador Pedro Roca, un peso pesado de los años treinta que acabó sonado por los golpes. Una investigacion minuciosa de Julià Guillamon nos abre de par en par las puertas de unos barrios que tenían un gimnasio en cada esquina (...) Roca sólo consiguió una victoria en su carrera y fue por abandono del rival. Pero la gente acudía a verlo boxear y se divertía con las palizas que recibía". Continúa Luque: "Finalmente, con las facultades mentales mermadas, le fue retirada la licencia. Y entonces Roca escribió un libro de memorias, 'De boxeador a literato', que iba vendiendo en persona por los cafés. Y aquí tenemos la segunda joya del estuche, una reedición en facsímil del librito de Roca, que se vendía a una peseta al ejemplar en 1932...". En aquellos tiempos, noventa mil personas asistieron al combate entre Primo Carnera y Paulino Uzcudun, del que fue "sparring" nuestro Pedro Roca, de Gràcia.

Luque y Luna, que es gran aficionado a los toros y dice que las leyes están para cumplirlas, por mucho que a él le "joda" tener que ir a Castellón para ver al torero Morante, patillero y fumador de puros, un ilustrado como Rafael el Gallo, que acuñó lo de la "división de opiniones" para definir la reacción del público tras una de sus más lamentables faenas. "Unos, en mi padre, otros, en mi madre", resumió el maestro. El último en recordar esta anécdota ha sido Ussía, que hoy escribe sobre Messi y hacer un "messi" o penalti. Incondicional del Madrid, el contraportadista de La Razón advierte de que el Gobierno quiere que el Barça gane la liga para aliviar la tensión del proceso independentista.

Otra vez la TSNR mañanera: boxeo, "chonis", fútbol, toros y Cataluña. ¿Qué más se puede pedir de los periódicos? Y además dan noticias. En el Abc alertan, por ejemplo, de que la Assemblea de Forcadell ha diseñado un "gobierno en la sombra". Otra vez Cañizares, que desvela las mociones y remociones de la ponencia "golpista", con perdón. Un gobierno en la sombra es lo del papel que el general Alfonso Armada le enseñó al teniente coronel Antonio Tejero con el gobierno del elefante blanco. El carajal del 23-F del que todavía se habla en la prensa de Madrid. En El Mundo, Victoria Priego muestra los "papeles secretos" de Suárez en los que se sustentaría la versión políticamente correcta de todo aquello. "Una solución seria, responsable y, ante todo, patriótica: Calvo-Sotelo" es el titular, recién salido de una nota manuscrita de Suárez datada en septiembre de 1980. "Según los documentos que hoy reproducimos, el relevo de Suárez al frente del Gobierno estaba acordado con el Rey y en la decisión de dimitir no influyó la posibilidad de que se produjera un golpe militar". Así de taxativa se muestra Prego. Federico Jiménez Losantos, en cambio, discrepa y avisa:

"Como Suárez Illana siga apoyando a la Monarquía, la derriba. Como se empeñe en documentar lo que no se puede documentar, y siga liando fechas y datos acabará convenciéndonos a todos de lo que ni siquiera Pilar Urbano dice en el libro: que el Rey estaba al tanto del 23F. Tras abandonar su carrerita política manchega -utilizando a su padre ya tan mermado de facultades que toda España se dio cuenta de su enfermedad- sólo habíamos sabido de Suárez Illana que pedía al Rey heredar el ducado que por ley le corresponde a su sobrina Alejandra, 'porque su padre le dijo que lo quería así'. Donosa forma de administrar últimas voluntades, cuando su padre ya no podía confirmarlo. Justo lo que él reprocha a Urbano, pero mucho peor. Sin embargo, el Rey debe concederle ya, pero ya, un ducado, una baronía, un marquesado o, según el genial neologismo atribuido a Mariló Montero, un duquesado. Lo que sea, pero que se calle, porque si continúa revelando novedades sobre esos años, este tío se carga la Transición y quien la trujo".

Sin salir de El Mundo, Raúl del Pozo cambia de tercio y retoma el hilo subterráneo del rock and roll: "'Tengamos vino, mujeres, risa y alegría / pues ya vendrán el sifón y las homilías', escribe Lord Byron. Recibo un bellísimo libro de Serafín Quero, El Champán. Como saben, la imagen de Francia se la debemos a un benedictino, Dom Pérignon, que descubrió el vino del Diablo, porque las botellas explotaban en primavera. Aunque lo inventara un fraile acabó en los zapatos de las prostitutas y en las bacanales de los reyes". Champán y libros, mucha ilustración. Pero el artículo no va sólo sobre el espumoso. Tiene carga de profundidad: "Por todas estas historias estoy loco por ver La puta enamorada, que la también cegadora Eva Marciel está llevando de gira por toda España. Es la historia de la cómica del Corral de la Cruz que arrebató al rey. La de cabello como una mata de azafrán que le llegaba a la cintura, tuvo con 'El Pasmado' un bastardo (les llamaban hijos de la Tierra) al que hicieron Generalísimo de la Mar Océana. La pobre acabó de abadesa y encabezó la dinastía de las amantes, Elena Sanz, Corina...".

Sí, sí, la puta enamorada de gira por España y la Mar Océana. ¿Y Mas, qué pinta Mas en todo esto? Mas encarnaría la tristeza pre y post coitum de un acto fallido, un caso claro de TSNR. En la portada de Abc está fundido en negro, por lo del gobierno de Carme Forcadell y las chonis; en la de La Razón se valen de unas declaraciones de Mas en una entrevista concedida a la Xarxa (los medios de la Diputación de Barcelona) para titular: "Mas no defenderá el referéndum en el Congreso para no salir con 'la cola entre las piernas'", traducción soft del más correcto y castizo "rabo entre las piernas". Se explica porque la portada va del Papa, que recibirá a los Reyes el próximo 28, en el Vaticano.

A falta de foto en la Santa Sede, que todo llegará, Mas ocupa la portada de El Periódico, que titula con entrecomillado: "No pararán la voluntad del pueblo de Cataluña". No, si Mas es recurrente, persistente, rítmico, rectilíneo y rocoso. No se cansa nunca. Lo tiene todo, pero... El "president" es el protagonista del títular también en La Vanguardia: "Mas avisa de que el Congreso no frenará la voluntad de Cataluña". En El Punt Avui se han puesto líricos y titulan "Escolta, Espanya". Pura retórica. En el Ara, retórica fiscal. Una versión más del 'Espanya ens roba'. Titulan "Menos autonomía financiera" y afirman que el Estado es cada vez más voraz con los impuestos que se pagan en territorio catalán. Nada de sexo y boxeo, ni de amantes reales. En El País tampoco porque también titulan con Mas y lo de mañana, que es como mezclar viagra y lexatin, un billete de primera para el gatillazo asegurado. "El PP y el PSOE ofrecerán diálogo sin consulta a un Mas ausente", sostiene la portada de El País.

Tiempos de sifón y homilías.

7 de abril, San Juan Bautista de la Salle.