Dice que ampara el "derecho a decidir"

La Generalidad cree que la sentencia del TC deja "margen legal" para la consulta

Un informe encargado por la Generalidad interpreta que el Constitucional avala una consulta que "no se configure como un referéndum de autodeterminación". "Nos sentimos reforzados", proclama Homs.

3 min
El consejero de la Presidencia y portavoz de la Generalidad, Francesc Homs
Redacción
Martes, 1.04.2014 18:13

Una semana exacta. Este es el tiempo que el Gobierno de la Generalitat a tardado en reinterpretar la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) que declaraba ilegal -por unanimidad- la declaración de soberanía aprobada por el Parlamento autonómico hace poco más de un año, y que era la base teórica para plantear un hipotético referéndum independentista. Una reinterpretación que lleva al Ejecutivo autonómico a asegurar que se ve "reforzado" por la sentencia en cuanto al llamado "derecho a decidir", e, incluso, a proclamar que hay "margen legal" para la consulta.

Así reza un informe, coordinado por el Instituto de Estudios Autonómicos, con las aportaciones de los servicios jurídicos de la Generalidad, expertos en derecho constitucional y las alegaciones de los letrados del Parlamento autonómico, que ha presentado este martes el consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno autonómico, Francesc Homs.

El punto clave del informe es que interpreta que el TC, en su sentencia sobre la declaración de soberanía, reconoce el llamado "derecho a decidir". Según ha destacado el Ejecutivo autonómico, la sentencia del TC "no atiende todas las pretensiones del Gobierno", que, en su recurso, pedía que fuera declarada inconstitucional "toda la resolución del Parlamento [autonómico]", sino que solo "acota o limita expresamente los efectos de la declaración de inconstitucionalidad exclusivamente a dos hechos: al no-reconocimiento del derecho a la autodeterminación del pueblo de Cataluña, y al veto constitucional a la posibilidad de convocar unilateralmente un referéndum de autodeterminación".

Según este análisis, la sentencia del TC "declara de forma explícita que los poderes públicos de una comunidad autónoma pueden legítimamente realizar actividades dirigidas a preparar y defender el objetivo político propuesto", siempre que estas actividades se realicen sin vulnerar "los principios democráticos, los derechos fundamentales o el resto de los mandatos constitucionales".

En este sentido, los expertos que han realizado el informe concluyen que "entre las actividades de preparación incluidas en el ejercicio del 'derecho a decidir' se pueden incluir, sin duda, cualquier tipo de referéndum o consulta dirigida a conocer la voluntad de los ciudadanos sobre el futuro político de Cataluña", siempre que "no se configure como un referéndum de autodeterminación".

Homs: "Nos sentimos reforzados"

"El TC dice que no somos sujetos políticos pero el 'derecho a decidir' viene amparado en la sentencia. Y como lo queremos ejercer, nos sentimos reforzados", ha destacado Homs, en la rueda de prensa posterior al Consejo Ejecutivo.

Según ha destacado la Generalidad, la sentencia del TC sobre la declaración de soberanía tiene también un efecto "paradójico", que jugaría a favor de las pretensiones de los defensores del llamado "derecho a decidir": que, justamente debido a la sentencia, el contenido de la declaración de soberanía que no ha sido declarado ilegal "pasa a tener efectos jurídicos", a pesar de que, en su origen sólo era una declaración política.

Con este argumento, el Gobierno autonómico sostiene que la sentencia del TC da "un sólido amparo jurídico a las actuaciones emprendidas por las instituciones catalanas para hacer efectivo el 'derecho a decidir'", así como hace que "las numerosas iniciativas impulsadas por la sociedad civil catalana para impulsar el 'derecho a decidir' estén amparadas jurídicamente".

Comentar