"Sabemos que es muy difícil, pero vamos a intentarlo"

La Generalidad, dispuesta a seguir adelante con su plan secesionista pese a reconocer que tiene pocas posibilidades de éxito

El Gobierno sigue tendiendo puentes de diálogo con Mas y su entorno, pero el dirigente nacionalista no piensa dar un paso atrás en su propósito de celebrar un referéndum para la independencia de Cataluña. "Sabemos que es muy difícil, pero tenemos que intentarlo", aseguran desde la Generalidad. El Gobierno está convencido de que Mas camina de forma inexorable hacia su "muerte política".

3 min
Sáenz de Santamaría y Mas discuten durante la conferencia de presidentes autonómicos de octubre de 2012
Redacción
Domingo, 6.04.2014 09:45

El presidente de la Generalidad, Artur Mas, no tiene ninguna intención de dar marcha atrás en su proyecto independentista, pese a ser consciente de las pocas probabilidades de que llegue a buen puerto.

Esto es lo que se deduce de las conversaciones que en los últimos meses vienen manteniendo -tanto de forma directa como indirecta- el Gobierno nacional y el autonómico, según revela este domingo Carmen Morodo en La Razón.

Según esta información, representantes de la Generalidad habrían reconocido en privado al Ejecutivo que su posición en defensa de la celebración de un referéndum secesionista es inflexible: "Sabemos que es muy difícil, pero tenemos que intentarlo".

Mas apuesta por el choque de trenes

Ni las advertencias del Gobierno y de la oposición, ni las negativas de los tribunales, ni la falta de apoyo internacional parecen motivos suficientes para hacer que Mas vaya a modificar su plan y, de la mano de ERC, parece decidido a apostar por el choque de trenes. "No hay signos de que se acepte la ayuda ofrecida para dar marcha atrás", explican fuentes del Ejecutivo.

Pese a ello, los contactos entre Gobierno y Generalidad siguen produciéndose, con el objetivo de ofrecer a Mas una salida del callejón sin salida en el que se ha metido.

El último encuentro tuvo lugar esta misma semana. El portavoz autonómico, Francesc Homs, se reunió durante media hora con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aprovechando una visita de esta a Barcelona. Y unos días antes, la vicepresidenta de la Generalidad, Joana Ortega, mantuvo otro encuentro con Santamaría, esta vez en la Moncloa, según reveló este viernes Duran i Lleida.

El Gobierno, convencido de la "muerte política" de Mas

El Gobierno no van a dejar de tender puentes, aunque no tienen demasiada confianza en que sirva para llegar a un acuerdo debido al inmovilismo de los nacionalistas en cuanto a la consulta independentista y su apuesta por seguir generando tensión.

Todo apunta a que Mas camina de forma inexorable hacia su "muerte política". "CiU está dividida, pero no reacciona. Lo harán cuando las urnas les coloquen ante la realidad social y ante el alcance del problema que están alimentando en Cataluña", insisten desde el Gobierno.

Mientras tanto, siguen atentamente los pasos que se dan desde la Generalidad o desde sus satélites, como la Assemblea Nacional Catalana (ANC), para hacer frente a cualquier decisión unilateral que esté fuera de la ley.

En este último caso están analizando sus fuentes de financiación. "Las cosas se hacen, pero para que sean eficaces y útiles al interés general hay que actuar con discreción y anunciar las decisiones cuando llega el momento", responden a los que critican la falta de contundencia del Gobierno ante estos movimientos.

Comentar