Equiparan la 'rojigualda' con la dictadura franquista

La ley se impone en 'la guerra de banderas'

Bildu coloca la bandera española en la Diputación de Guipúzcoa para cumplir el fallo del Tribunal Supremo. El plazo otorgado por el Alto Tribunal finalizaba el próximo 27 de abril. Justo un día antes de esa fecha, el día 26, se instalará una ikurriña en la misma plaza en un acto de "homenaje" a la bandera autonómica.

4 min
Fachada del Ayuntamiento de Sant Sadurní d'Anoia, con las banderas de España y de Cataluña
Redacción / Agencias
Martes, 15.04.2014 12:04

El gobierno de Bildu en la Diputación de Guipúzcoa ha accedido finalmente a la observancia de la ley, que establece, como recuerda la sentencia del Tribunal Supremo (TS), que es de obligado cumplimiento colocar la bandera española en los edificios públicos en un lugar visible.

La 'rojigualda' ondea ya entre la enseña autonómica vasca -la ikurriña- y la bandera de la provincia en uno de los extremos de la balconada central del palacio foral, sito en la plaza de Guipúzcoa.

El plazo otorgado por el TS finalizaba el próximo 27 de abril. Justo un día antes de esa fecha, el día 26, se instalará una ikurriña en la misma plaza en un acto de "homenaje" a la bandera autonómica, según ha explicado el portavoz del gobierno provincial, Larraitz Ugarte.

Equiparan la 'rojigualda' con la dictadura franquista

Según Ugarte, la sentencia del TS "va en contra" de la "mayoría de la ciudadanía vasca" que, en su opinión, considera este fallo una "imposición". Por ello, sostiene, "la defensa" de la ikurriña es "más importante que nunca".

El diputado general de Guipúzcoa, Martín Garitano, ha vinculado este martes, en un artículo titulado "Geurea, ikurriña" ("La nuestra, la ikurriña"), la bandera constitucional española con el franquismo, y ha defendido que este blasón es ahora "más desafecto a la inmensa mayoría de los vascos que nunca". Asimismo, Garitano le ha espetado al delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, que, con la 'rojigualda' "vibrará con la honda satisfacción de sentir que se repite la victoria de su régimen":

"Creerá tal vez que la guerra ha terminado a su favor, con su bandera ondeando en nuestro balcón. Pero Urquijo, al igual que Franco, se equivoca. Otro miope político. [...] Mal que le pese a Urquijo, el pueblo vasco no se identifica con la bandera que hoy hinca nuestro balcón. Ni se identifica, ni la siente como propia ni la quiere ¿Puede suceder algo peor con un símbolo?".

Las banderas oficiales, no obstante, deben ondear, por ley, en los edificios públicos. Así lo recordó la delegada del Gobierno en Cataluña, María de los Llanos de Luna, a los responsables políticos del Ayuntamiento de Sant Sadurní d'Anoia (Barcelona). "Todo servidor público tiene la obligación y el deber de cumplir y hacer cumplir la ley", apuntó entonces.

Banderas republicanas en Bilbao y San Sebastián

Para la delegada del Ejecutivo de Rajoy, "el requerimiento se produjo ante una dejación de la legalidad por parte de quien tendría que dar ejemplo en su cumplimiento". Y, en efecto, "por imperativo legal", como rezan sendas placas en los consistorios de Sant Sadurní (a instancias de CiU y ERC) y San Sebastián (este gobernado por Bildu), la ley se ha impuesto también en la Diputación de Guipúzcoa. 

Pero la disconformidad de los responsables políticos vascos con la legalidad constitucional ha tenido este lunes otro episodio singular. En efecto, y según informa este lunes La Razóncon motivo del aniversario de la proclamación de la II República Española, los ayuntamientos de Bilbao (PNV) y San Sebastián (Bildu) izaron la bandera republicana en las fachadas de sus respectivos edificios.

En un comunicado, la portavoz del PP en el Consistorio bilbaíno, Cristina Ruiz, señaló que "la ikurriña es oficial y está muy bien que allí ondee a diario; lo mismo se podría decir de la bandera de la ciudad, de la española y de la europea, todas oficiales y legales, pero ¿a qué viene ondear la bandera republicana que no es oficial?". Lamentó asimismo que "el Ayuntamiento debe estar por encima de las veleidades partidistas y debe ser el primero en cumplir la norma".