escultor de la fachada de la pasión

Muere Josep Maria Subirachs

Subirachs realizó un sinfín de obras, la mayoría, monumentos públicos, algunos de los cuales no exentos de polémica. Sin duda fue su obra en la fachada de la Sagrada Familia la más sonada, pero también la más criticada, puesto que en 1990 llegó a organizarse una manifestación en contra. Pese a sus orígenes humildes, el escultor cosechó innumerables premios y reconocimientos.

3 min
Títol de la imatge
Redacción / Agencias
Martes, 8.04.2014 12:15

El escultor y pintor Josep Maria Subirachs (Barcelona, 1927), cuya obra magna consistió en el diseño y la escultura de la Fachada de la Pasión de la Sagrada Familia de Barcelona, ha fallecido este lunes a los 87 años después de una larga enfermedad neurodegenerativa.

Subirachs realizó un sinfín de obras, la mayoría, monumentos públicos, algunos de los cuales no exentos de polémica. Sin duda fue su obra cumbre la más sonada, pero también la más criticada, puesto que en 1990 llegó a organizarse una manifestación en contra.

Para aceptar aquel encargo, el escultor puso dos condiciones: que no le impusieran un estilo determinado y que su vivienda estuviera ubicada en la Sagrada Familia -tal como hiciera el arquitecto Antoni Gaudí-. Allí vivió desde 1986 hasta 2005, cuando dio por finalizada su obra, de más de 100 figuras esculpidas en piedra y cuatro puertas de bronce, y en la que se recrean los dos últimos días de Jesús con un expresionismo figurativo y dramático.

El expresionismo de Subirachs 

Subirachs marcó un hito con Forma 212 (en 1957), que representa la primera obra abstracta ubicada en un espacio público de Barcelona y la primera de una larga lista de intervenciones públicas.

En efecto, a Forma 212 le siguieron Les Taules de la Llei (1960), en la fachada de la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona (UB) con Antoni Cumella; Evocación Marinera (1960), en el barrio de la Barceloneta —y no exenta a su vez de polémica—, Monument a Narcís Monturiol (1963), y Monument a Ramon Llull (1976) en Montserrat.

Es asimismo especialmente relevante el conjunto de 13 monumentales figuras, cuatro puertas de bronce y varios elementos decorativos realizado para el santuario de la Virgen del Camino de León, obra que culmina la etapa expresionista del escultor y que se considera un hito en la escultura española del siglo XX.

Con 14 años, en el taller de un aficionado

Subirachs no pudo estudiar arquitectura porque la economía familiar era precaria después de la Guerra Civil. Así, empezó a trabajar con 14 años en el taller de un dorador aficionado a la escultura y más tarde, de 1942 a 1947, hizo de aprendiz del escultor Enric Monjo, del que aprendió las técnicas.

Su mayor influencia, no obstante, la encontró en el escultor noucentista Enric Casanovas, con quien trabajó solo unos meses, porque este falleció en 1948. Dos años después, Subirachs fundó el grupo Postlectura junto a los escultores Francesc Torres Monsó y Martí Sabé, y los pintores Esther Boix, Ricard Creus y Joaquim Datzira.

Con una beca para ampliar estudios, viajó a París y con posterioridad a Bélgica, invitado por el pintor Luc Peire, que descubrió sus obras en el Saló d'Octubre de Barcelona, encuentro en el que Subirachs participó de 1949 a 1957.

Josep Maria Subirachs fue nombrado el artista catalán vivo más importante del siglo XX según una encuesta realizada por varios medios de comunicación en 1997, y Officier dans l'Ordre des Arts et des Lettres de Francia. Académico de Bellas Artes desde 1990, algunos de los premios que recibió son la Cruz de Sant Jordi de la Generalidad de Catalunya, la Medalla de Honor de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, la Medalla de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y la Medalla de Oro del Fondo Internacional de Pintura de Barcelona.