Hacia la bipolarización identitaria

CDC contra UDC, con las elecciones municipales como instrumento

Mas ha decidido romper con UDC, mientras el PSC está pasando un pésimo trance. ERC se ve como un partido-Estado, como el PRI mexicano. En Vic ha empezado un enfrentamiento deseado por CDC que marca el inicio de más batacazos dentro de una CiU con fecha de caducidad. Duran se defiende con más dureza que nunca, en internet, no puede hacerlo en TV3.

13 min
Mas y Duran, durante un acto de campaña electoral de CiU en noviembre de 2011
Alfons Quintà
Sábado, 31.05.2014 08:56

Mas ha decidido ir hacia la ruptura de la federación de CiU. Hace responsable a UDC de los malos resultados electorales de CiU. Asume lo que dicen en todo momento sus corsarios en internet, mientras niega cínicamente la valoración satisfecha de las europeas que él mismo realizó en público y en las reuniones del lunes de la ejecutiva de CDC y de CiU. Quiere la ruptura con UDC antes del 9 de noviembre, mediante enfrentamientos continuados en la designación de las candidaturas municipales. La guerra ha empezado en Vic. Maquiavelo sentiría vergüenza ante tanto maquiavelismo.

Paralelamente, el PSC ha entrado en una crisis general. No parece posible la supervivencia de Navarro, a pesar de que él lo quisiera. ERC tiene preparadas formas de captación de los disidentes del PSC. Todo indica que la política catalana está entrando en un nuevo paradigma. El elemento clave son las municipales. La imposible consulta es un mero elemento instrumental de ERC para ganar aquellos comicios, haciendo desaparecer a CDC y comiéndose otro buen trozo del PSC.

ERC, un nuevo PRI mexicano pero comunitario

En realidad, ERC sueña con ser un nuevo partido hegemónico como el Partido Revolucionario Institucional (PRI) mexicano. En la práctica también puede llegar a crear, por contraposición, un polo antinacionalista, centrado en Ciudadanos o en lo que sea. Desde el pujolismo (y no sólo: Tarradellas y el PSC también, así como Mas de puertas afuera), siempre se habló de una colectividad cívica integrada. Pero estamos entrando en una Cataluña dividida en dos comunidades. Mas y Junqueras han luchado encarnizadamente por imponerla.

La decisión de Mas no ha sido ni siquiera comunicada al comité ejecutivo. Fue acordada junto a Lluís Corominas, Josep Rull y Francesc Homs. Uno de los cuatro citados lo ha expuesto con detalle a una de mis fuentes, un alto dirigente de CDC. Doy fe de lo que escribo, como he hecho respecto a muchas otras novedades insólitas, hoy ciertas.

Vic, piedra de toque del enfrentamiento

De la misma manera que el enfrentamiento sino-soviético se hizo pasar confusamente por la insignificante Albania y por el polvorín entonces llamado Yugoslavia, ahora es en Vic donde se ha creado (sic) el primer enfrentamiento formal e instrumental, que se quiere hacer seguir por otros.

La capital de Osona es (o era) una ciudad considerada muy segura por la actual CiU. El actual alcalde, Josep Maria Vila d'Abadal, era de UDC, partido que abandonó en junio de 2013, para crear la plataforma Moviment Demòcrata Català. Significativamente el nacimiento de este fue anunciado por la Assemblea Nacional Catalana (ANC), entidad con la que Vila d'Abadal coincide en todo. Vila es presidente de la Associació de Municipis per la Independència (AMI).

Hace unas semanas, UDC decidió e hizo aprobar, a nivel local, que su candidato a alcalde sería Josep Arimany Manso, médico forense de 55 años, viejo militante de UDC y pieza capital del poder corporativo que en el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona encarna Jaume Aubia, figura clave de la llamada "CDC de los negocios". Tras Aubia, Arimany es un poder fáctico básico de ese Colegio. Ambos van de la mano.

Anna Erra contra Josep Arimany

La asamblea de aprobación de la candidatura de Arimany fue presidida por Ramon Espadaler como líder local de UDC, si bien también es el sustituto de Duran al frente de UDC y consejero de Interior. Entonces todo el mundo creía que había un acuerdo respecto a que Arimany sería el candidato a alcalde de CiU en Vic.

El pasado miércoles, mientras Espadaler estaba absorbido -por decirlo suavemente- por el tema de los okupas de Sants, dimitió el jefe de los Mossos (de CiU) y se celebró una asamblea local de CDC en Vic. Lógicamente, Espadaler, hijo de Vic, tenía la cabeza en otros temas. Esta asamblea de CDC designó como candidata a la alcaldía a Ana Erra Serra, una maestra de 49 años. Esta militante de CDC, al igual que Josep Arimany, es actualmente teniente de alcalde de Vic.

Ciudad anti inmigración

Vic fue el modelo que inspiró a Miquel Llor su famosa novela Laura en la ciudad de los santos (1931). Sigue siendo una población conservadora donde UDC y la CDC de antes están a gusto. Pueden ganar fácilmente elecciones. Es una ciudad que se ha caracterizado por un fuerte brote anti inmigración.

En cuanto a la actualidad, la fuente informante me precisa que "representa sólo un primer paso. El núcleo de poder más inmediato a Mas continuará buscando enfrentamientos con UDC con la voluntad deliberada de provocar que sea UDC la que decida romper CiU". Si se leen las exposiciones de Duran en internet y en algún medio, UDC parece dispuesta a luchar.

Complacencia ahora atenuada por los hechos

El martes pasado publiqué en el Diari de Girona una información cuidadosa y aún más sorprendente. Informado por altos dirigentes de CDC y de UDC que no citaba, exponía que en las reuniones de las ejecutivas de CDC, UCD y de la federación CiU del día anterior había dominado una insólita complacencia.

Se valoraron como un gran éxito por CiU las elecciones europeas del día anterior. En síntesis, reproducían a nivel interno la misma e inmensa mentira que habían querido vender en público. Hacían trampas al solitario. Costaba de creer pero era del todo exacto.

En cambio, ahora se ve que ni Artur Mas se creía a Artur Mas, lo que tiene narices y también interés moral. En efecto, la decisión de buscar la ruptura de la federación de CiU implica que, lógicamente, se considera el resultado electoral del domingo como un inmensa varapalo para Mas, para su gobierno de inútiles y, por tanto, una victoria para ERC, que usa a Mas como un titiritero que utiliza a sus marionetas. Son los títeres los que pasan por malos y reciben los gritos de los niños que los presencian.

Cinismo y cierre suicida

Ahora resulta que Mas interpreta que ese fracaso fue culpa de haber sido demasiado moderado y de haber ido con Duran. En síntesis, cree que los hechos muestran que perdió votos por no haber sido tan escalofriantemente radical como ERC. Esto equivale a volver quemar las naves, como hizo Hernán Cortés. Al romper con UDC, Mas lamina del todo la más mínima posibilidad de negociar nada con La Moncloa.

Los encuentros de Duran i Lleida y de Sánchez Llibre con Sáenz de Santamaría son historia del pasado. De la mano de ERC, CDC ha perdido la friolera de un par de docenas de escaños, contando la caída entre la antepenúltima y la última elección autonómica y añadiendo una proyección entre esta y las europeas del domingo. Si lo que busca es la aniquilación de CDC, hay que felicitar a Mas. Mejor, imposible.

A nivel ciudadano, está claro que hubo estamentos, como antiguos votantes moderados de CDC, votantes tradicionales de UDC y otros del PP que no han ido a votar porque están horrorizados por los términos en que está centrado el debate, por acción del maldito sistema de propaganda de la Generalidad, donde la líder es TV3. Se han abstenido porque están asustados y desconcertados. Otros creen que todo es tan disparatado que caerá por su propio peso.

Ahora, los socialistas

No sé verle pies ni cabeza a toda esta cosa del independentismo. Me reconfortó oír el jueves al brillante profesor canadiense y quebequense, pero nada soberanista, Jean Leclair, en un reducido almuerzo (diez personas) organizado por el grupo catalán Federalistes d'Esquerres. Por enésima vez constaté el vacío intelectual de la gilipollez (Josep Pla dixit) macarrónica de Mas, de CDC y de ERC. Desde el primer día escribí que se mueven en el vacío conceptual, además del moral, histórico, político, políticamente operativo, entre otros. Freud diría que son el principio del Thanatos barnizado del Eros.

Antes de las elecciones, había que desear una colaboración entre el PP y el PSOE para detener la chorrada independentista catalana. Ahora ha fallado una pata (PSOE) y no le ha ido demasiado bien al otro (PP). Además, ha subido una fuerza que tiene muchos elementos para causar más miedo que alegría, pienso en esto de Podemos, la ruptura en estado puro.

Aparece el Irán de los ayatolás

He escuchado al líder o gurú de Podemos muchas veces en debates, en castellano, que él organizaba y dirigía, emitidos desde Hispan TV, un canal de titularidad del IRIB, siglas del ente del Estado iraní que en farsi significan "voz y visión de la República Islámica de Irán".

No había ninguna falta de sintonía con el poder político iraní, algo muy pintoresco con los debates pasando cerca de cuestiones religiosas. Un día sí y otro también contaban con la participación de la izquierda más extrema, en particular Izquierda Unida (nunca vi a nadie de Iniciativa) y también alguna vez de un partido bien conocido en estas latitudes, ERC. El contenido era de ruptura pura y dura. Si esto no es un elemento a considerar, con extrema preocupación, ¿qué lo es? ¿Ser entrevistado por la BBC o por, vaya, la CNN?

Hacia dónde va el PSC

En cuanto al PSC, está en una situación en que le cuesta tomar una decisión genérica y trascendente sin ver en qué sentido se mueve el PSOE. En especial porque, con la dimisión de Rubalcaba, el PSOE ha sido el primero que ha llamado a un replanteamiento. O sea que en Cataluña tendremos que esperar más de lo debido, en unos tiempos en que la ciudadanía parece aceptar cambios delirantes más que el inmovilismo.

Un cambio delirante es, por poner un ejemplo, dejar de votar a Iniciativa, que a pesar de todo lo que se quiera, juega dentro de las instituciones (o también dentro de las instituciones) para pasar a votar Podemos. Manifiestamente, este juega estrictamente en contra de todas las instituciones. Tiene proximidades que toda la Europa democrática considera justamente desechables. Pienso también en el chavismo y en lo que queda del criminal y fallido castrismo.

Dos soluciones para el PSC

Me dicen y también veo que el PSC sólo tiene dos soluciones. Una, su profunda refundación. La otra, y mejor, un congreso extraordinario. Ambas requieren planteamientos previos claros y profundos que hoy no sé ver. Veo mejor al socialismo francés, que durante años ha sido el farolillo de la cola en refundación. Ahora finalmente ha cambiado de discurso, pero tampoco se puede decir que vaya bien.

Aquí se tiene que hablar de socialismo democrático catalán (dado que lo hay no democrático) en un momento en que la locura independentista incomprensiblemente lo mancha todo, con una frivolidad y una falta total de balance presentable. Me consta que muchos concejales del PSC de comarcas que lo han abandonado y hoy pasan por independientes en realidad están a la espera de que ERC les diga "ahora es el momento, venid, o haced un partido o una plataforma ligada totalmente a nosotros". Esto sucederá, si bien no puedo predecir el alcance.

El partido-Estado de ERC

Por este camino, la siempre hambrienta ERC está aspirando a ser un partido-Estado, lo que desea mucho más que convertir Cataluña en un Estado. Aquí nos conocemos todos. Sabemos que la pasión por los comederos es inmensa, si bien más inmensa en algunos partidos que en otros. Se vio de sobra bajo el tripartito, como se vio en la Segunda República.

Mas ha favorecido tanto y tanto a ERC que ver la auténtica naturaleza del partido de Junqueras costará. Pero ese día llegará, dado que, en cuanto a gobernar pésima e interesadamente, hay que darle toda la confianza del mundo a ERC.

Cuando se vea la auténtica naturaleza de ERC ya habrá creado -gracias a CDC y a algunos sectores provenientes del PSC- un auténtico polo de identidad o comunitario. Esto dificultará la continuidad de cualquier partido básicamente transversal. Harán la vida difícil a muchos, incluso a los que no somos de ningún partido. Asumirán el repudio cubano, sin ninguna vergüenza.

Bipolarización identitaria

La polarización identitaria creada por el estatismo catalán implicará otra polarización de sentido contrario. Esto ya está afectando al PSC. Dentro de Cataluña, la ida hacia el comunitarismo está asegurada. Quizás no tendrá ni las pocas limitaciones que hay en Bélgica. Habrán creado un lío inmenso e inútil. Rendirse de entrada sería peor.

Una gran causa de todo será el hecho de que Mas no quiso dimitir el 25 de noviembre de 2012, ni el 25 de mayo de 2014, a pesar de la bofetada electoral que recibió. Así se lo expliqué, paseando solos por el Barrio Gótico, al profesor Jean Leclair. Me dijo que en Quebec también pasaron malos momentos pero que ahora el soberanismo está acabado. Por eso los independentistas caseros no hablan.

También será derrotado aquí, pero el camino de superación de esta chorrada integral será largo, doloroso, cruel y originará una justa vergüenza ajena. ¿Qué hemos hecho o dejado de hacer para caer tan bajo y en manos de impresentables declarados? La inmensa mayoría de catalanes no merecemos sufrir a esta gentuza, ni las múltiples tonterías que están al caer. Todo acabará yendo a peor, sin todavía poder decir en qué grado.

Comentar