Miedo y desilusión ante las elecciones

CDC: inédita penuria de interventores y apoderados

CDC está inmersa en un mar de miedo y de desilusión. Por primera vez, le cuesta incluso encontrar interventores y apoderados para las elecciones del domingo. Las líneas de poder y de fuerza internas están desvanecidas. Si el diferencial de votos con ERC es grande -dicen que sería de un cinco por ciento- el aire, de momento no los cuellos, se podría cortar con un cuchillo.

5 min
El consejero de la Presidencia, Francesc Homs, y el presidente de la Generalidad, Artur Mas
Alfons Quintà
Viernes, 23.05.2014 05:47

En muchas comarcas CDC no ha conseguido suficientes interventores para todas las mesas electorales de las europeas del domingo. Por eso ha tenido que designar a más apoderados, pero también en número objetivamente insuficiente. Estos no pueden asistir a la apertura de las urnas ni estar presentes en el escrutinio. Los apoderados se responsabilizarán de varias mesas cada uno.

Me informan cuadros de CDC, precisándome que incluso en ciudades grandes han tenido que llamar deprisa y corriendo a militantes, ex militantes y simpatizantes para cubrir aquellas dos funciones. Podría precisar muchos "quién" (ha llamado) y "a quién", así como "dónde" y "desde dónde". A muchos se les dice "si no te va bien esta ciudad (o pueblo) te podemos enviar a otra". Hay penuria real. Por supuesto, UDC se lo toma o se lo mira con filosofía. Después de los insultos de que ha sido objeto Duran i Lleida, resulta fácil entenderlo.

Nunca nada comparable

Militantes de CDC desde hace decenios me dicen que "nunca nos habíamos encontrado con una situación comparable. Demuestra hasta qué punto hay descontento en CDC contra la cúpula suprema, formada sólo por Mas y Homs, así como contra el desastroso Gobierno de la Generalidad y contra el abandono organizativo en que se encuentra el partido".

El problema actual de necesidades electorales es inédito en CDC y en CiU. Sólo lo habían visto en otros partidos, y ni eso. Normalmente, los grandes partidos tenían voluntarios de sobra, mientras los pequeños se mostraban más activos y movilizados, consiguiendo interventores como fuera.

Paradójicamente, en las conversaciones con las fuentes el tema del independentismo aparece muy de pasada. El malestar se centra en la ausencia de balance positivo por parte del Gobierno de la Generalidad y en la deriva de CDC en cuanto a elemento de poder político territorial. Como angustia real, pero nunca verbalitzada, planea aquella pregunta tan transversal de "¿Y si todo esto acaba en que pierden el ayuntamiento (o el consejo comarcal) y mi sobrina pierde el trabajo que ahora tiene (o quiere tener)?". Ahora va de europeas pero después vienen otros comicios.

La línea de la cúpula desaparece

Una de las fuentes me dice llanamente: "Está desapareciendo la línea de dirección de la cúpula, porque no llega a la base. Los militantes lo notamos. También vemos como los continuos giros declarativos, en los que Homs es un maestro, impiden una actuación política continuada, contribuyendo a disparar el desconcierto. Llegamos a no saber ni si somos de los nuestros, así como a ignorar qué quiere decir ser de CDC. Nunca se había dado nada parecido".

"Antes -añade esta fuente- se tenía cuidado en mantener un cierto grado de ilusión, mientras que ahora hay un grado inédito de desmotivación, a pesar de que se nos diga que la independencia está a tocar".

Todas las fuentes mencionan como gran telón de fondo que las encuestas efectuadas diariamente (sic) por teléfono por CDC son peores que las publicadas por algunos medios. Están hechas con urgencia y tienen una fiabilidad limitada.

Esencialmente sirven para pulsar algún movimiento. Por ahora no han identificado ninguno positivo, mientras que TV3 oscila, según el día e incluso la hora, entre sus constantes jugadas sucias y la desorientación propia de un boxeador noqueado. Todo ello confirma que Mas y Homs no saben como salir de una trampa tejida con mentiras de todo tipo. Les debe de ser difícil recordarlas todas. Si los electores las tienen presentes, ambos están listos.

Inoperancia de la Generalidad

Otra fuente me dice: "Conozco militantes de CDC que votarán a ERC no por radicalismo sino porque lo entienden. En cambio, CDC les produce desconcierto. Estos militantes comparten las muchas críticas que amigos suyos emiten respecto de la inoperancia de la Generalidad".

Una de las fuentes citadas me dice: "La ineficacia [de la Generalitat] a la hora de tomar iniciativas legislativas o administrativas ha sido captada por la ciudadanía. Ven que se habla mucho pero no se hace nada constructivo, incluso en temas que no requieren ningún gasto o poco. Un amigo me ha puesto de relieve que el Centro de Estudios de Opinión español [el CIS] ha emitido encuestas de opinión sobre la valoración de los ministros, tanto bajo el PP como con el PSOE, mientras que el Centro de Estudios de Opinión de la Generalidad no lo ha hecho nunca. Él cree, y yo también, que es debido a que serían suspendidos todos los consejeros y también el presidente Mas, de quien efectivamente sí que se ha constatado el poco afecto ciudadano con el que puede contar, en una encuesta formal y oficial".

"Patriotismo de partido"

El tipo de críticas y el desbarajuste instaurado dentro de CDC permite reafirmar que, si el domingo hay algunos puntos de distancia entre ERC y CiU, dentro de CDC habrá voces y dedos que señalarán a Mas. Puede ser acusado, muy seriamente, de ser el enterrador de CDC. O sea que muchos tendrían que decir adiós al trabajo de la sobrina, del cuñado o de la cuñada, en el ayuntamiento, en el consejo comarcal, en la diputación o, está claro, en la Generalidad.

Quedaría afectado el "patriotismo de partido", expresión que usó Jordi Pujol, sin reírse y delante de mí, que hacía de periodista, en un congreso de CDC celebrado en el Palacio de Congresos de Barcelona, hace muchos años.

Comentar