plataforma de garzón

Convocatoria Cívica no respeta su ideario y elige a dedo a sus representantes

Buena parte de los miembros de este movimiento critica que "responde a un proceso de montar una asociación controlada y al servicio no del ideario, sino de otros intereses, y desde luego no responde al concepto y sentimiento que impulsó a colaborar en ese ideal".

2 min
El ex juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón
Redacción
Sábado, 17.05.2014 11:57

Convocatoria Cívica, la plataforma liderada por el juez Baltasar Garzón y el ex director general de la Unesco Federico Mayor Zaragoza, y que pretende "la construcción de una alternativa política y social basada en los principios de igualdad real, participación, diversidad, pluralidad y defensa de los derechos humanos", aqueja severas inconsistencias por el modo en que se han designado a sus coordinadores regionales y provinciales: a dedo.

El planteamiento originario de este colectivo era tratar de convertirse en un punto de encuentro entre distintas "fuerzas progresistas" para lograr "sinergias", "generar ideas" y trabajar por "la unión de movimientos y partidos". Con ese planteamiento, hasta ahora, más de 9.000 personas se han sumado a Convocatoria Cívica.

La agrupación pareció funcionar sin problemas hasta que llegó el momento de escoger a los coordinadores, cuando se puso de manifiesto que los organizadores ya los habían preseleccionado de antemano. Las quejas no prosperaron, pese a que los principios de Convocatoria Cívica proclaman que los máximos representantes deben elegirse democráticamente. 

"Asociación controlada y al servicio de otros intereses"

A modo de ejemplo, los críticos, según recoge este viernes El Confidencial, han apuntado que la coordinadora general fue impuesta. "Es empleada de Garzón en su fundación de derechos humanos y amiga de su hija", han asegurado. En consecuencia, remitieron su protesta a Garzón y a Mayor Zaragoza, quienes no obstante hicieron caso omiso.

Según denuncian parte de los miembros de este movimiento, Convocatoria Cívica "responde a un proceso de montar una asociación controlada y al servicio no del ideario, sino de otros intereses, y desde luego no responde al concepto y sentimiento que impulsó a colaborar en ese ideal". 

Entre los voluntarios que quisieron formar parte de este proyecto destacan el diputado y ex líder de IU Gaspar Llamazares; la ex secretaria general del Partido Andalucista Pilar González; los europarlamentarios Vicent Garcés y Dolores García Hierro; juristas como José Antonio Martín Pallín y Carlos Jiménez Villarejo; el cantautor Joaquín Sabina; la cineasta Isabel Coixet; el poeta Luis García Montero; la escritora Almudena Grandes; el músico Miguel Ríos; y periodistas como Teresa Aranguren, Montserrat Armengou, Rosa María Artal, Carlos Enrique Bayo, Rosa María Calaf, Nieves Concostrina, Luis de Benito, Luis Miguel del Barrio, Pilar del Río, Jesús Maraña, Ignacio Ramonet y Enric Sopena, entre otros. Están también el sacerdote Javier Baeza; el sindicalista Rodolfo Benito y el historiador Julián Casanova.