El portavoz 'okupa', imputado

Unos 400 vecinos reconstruyen Can Vies

Acuden a la llamada de los 'okupas', que rompieron negociaciones con el Ayuntamiento y rechazan instalarse en un recinto municipal alternativo. CDC denuncia ataques a más de 30 de sus locales.

2 min
Recinto de Can Vies, este sábado por la mañana
Redacción
Sábado, 31.05.2014 14:44

Cerca de unas 400 personas han acudido este sábado por la mañana a lo que queda de la finca okupada Can Vies, en el barrio de Sants de Barcelona, y que fue desalojada y parcialmente derribada el pasado lunes, lo que dio paso a cuatro noches de violencia urbana en el barrio. Los vecinos, equipados con herramientas de construcción, responden así a la llamada de los okupas para reconstruir el edificio.

La reconstrucción, de momento, es muy incipiente. Los convocados se han dedicado especialmente a retirar escombros, a decorar la máquina excavadora incendiada en los disturbios que aun se encuentra en el recinto, y han iniciado una recogida de fondos. Una discreta presencia policial ha vigilado la escena, sin intervenir directamente.

La convocatoria responde a la llamada de los gestores de la casa okupada, que ayer rompieron todas las negociaciones con el Ayuntamiento, que pretende ofrecerles un local de propiedad municipal alternativo, y anunciaron su decisión de reconstruir el edificio y volver a instalarse en él.

El anuncio de la ruptura de la negociaciones lo hizo un portavoz del colectivo, bajo el seudónimo 'Pau Guerra'. Pero hoy se ha sabido que su nombre real es Rubén Molina, y que está imputado -y pendiente de sentencia por la Audiencia Nacional- por el asedio al Parlamento autonómico de junio de 2011. Molina se enfrenta a una posible pena máxima de cinco años y medio de prisión, como pidió la fiscalía.

Pocos antecendetes entre los detenidos

No obstante esto, y según informa este sábado El País, los participantes en los hechos de esta semana tienen un perfil muy variado, en el cual se mezclan activistas antisistema con jóvenes no directamente vinculados a estos movimientos. El diario también precisa que solo seis de los 61 detenidos en los cinco días de conflicto tiene antecedentes.

Por otra parte, los disturbios se han cebado estos días en las entidades bancarias del barrio, que han mostrado signos de violencia, pero no así en los comercios, que mayoritariamente presentan, después de cuatro agitadas noches, sus cristales intactos.

Además de los bancos, otras víctimas han sido las sedes de determinadas formaciones políticas -también fuera del barrio de Sants-, y muy especialmente CiU. Hoy mismo, el eurodiputado de CDC Ramon Tremosa ha denunciado que durante la noche "han reventado" el local de CDC en el barrio de Gràcia, y que este es "uno más de los 30 locales" del partido "destruidos estos días".

Comentar