Por contrabando de tabaco

Jordi Ausàs se sienta en el banquillo y se enfrenta a seis años de prisión

La fiscalía pide una pena para el ex consejero independentista de seis años y medio de prisión -cinco años y nueve meses por contrabando, ocho meses por pertenencia a banda criminal organizada-.

2 min
Jordi Ausàs, en su época de consejero
Redacción
Lunes, 19.05.2014 19:42

Llega el momento decisivo para Jordi Ausàs. El ex consejero de Gobernación de ERC se sienta este martes en el banquillo de los acusados, en el juicio oral en su contra por un presunto delito continuado de contrabando, y otro de pertenencia a grupo criminal organizado. Ausàs y su banda habrían introducido en España tabaco andorrano de contrabando por valor de unos 300.000 euros, según cree la fiscalía.

Por estos presuntos delitos, la fiscalía pide una pena para el ex consejero independentista de seis años y medio de prisión -cinco años y nueve meses por contrabando, ocho meses por pertenencia a banda criminal organizada-, además de una multa de 2,25 millones de euros. Ausàs no ha reconocido los hechos, y el fiscal jefe de Lérida, Juan Boné, según informa Europa Press, descarta cualquier pacto previo entre las partes para reducir la posible condena.

Según cree la fiscalía, Ausàs participó en la supuesta trama contrabandista desde el verano de 2010 -cuando todavía era consejero, puesto que perdió el cargo después de las elecciones de diciembre de aquel año-, hasta el verano de 2012, cuando fue detenido por los Mossos d'Esquadra, en una operación con el apoyo de la Guardia Civil.

Con la "impunidad" de ser consejero

Según el escrito de acusación de la fiscalía, Ausàs "actuaba bajo la impunidad que le brindaba" el hecho de ser consejero, y de haber sido alcalde de La Seu d'Urgell -cercana a la frontera con Andorra-, sabiendo que "las patrullas de la Guardia Civil, Policía Local o Mossos d'Esquadra no le pararían a él o registrarían los vehículos en que trasladaba el tabaco" desde el país vecino.

La fiscalía también considera que el traslado del tabaco de contrabando lo realizaban físicamente el propio Ausàs y su mujer, en sus vehículos.

Comentar