"obligación de país moderno"

La Generalidad solicita datos fiscales para su "hacienda propia"

Coincidiendo con el inicio de la atención personalizada para la campaña estatal de la declaración de la renta de 2013, el Gobierno autonómico está en condiciones de recopilar los datos fiscales de los ciudadanos para elaborar un censo que, primero, sirva al proyecto de una "Hacienda propia" pretendida por Artur Mas y, segundo, dote de contenido al empuje del Ejecutivo autonómico por hacerse con un censo para el eventual referéndum secesionista.

4 min
Artur Mas, Joana Ortega, Andreu Mas-Colell, Francesc Homs, Germà Gordó; y los presidentes de las cuatro diputaciones provinciales de Cataluña, durante la firma del acuerdo para crear una agencia tributaria única en Cataluña, en septiembre de 2012
Redacción
Miércoles, 14.05.2014 12:24

Desde este martes "los ciudadanos con residencia fiscal en Cataluña pueden entregar voluntariamente su información fiscal del IRPF a la 'Agencia Tributaria de Cataluña' a través de Internet o bien, a partir del 26 de mayo, también presencialmente en cualquiera de las oficinas habilitadas de la red 'Tributos de Cataluña'". De este modo, la Generalidad confirma su predisposición a seguir la pauta dictada por la Assemblea Nacional Catalana.

Tras el "respeto" mostrado por el consejero de Presidencia, Francesc Homs, a la campaña 'Déclarate en/a Cataluña' promovida por la entidad independentista, el Gobierno autonómico ha puesto en movimiento ese nuevo ente que ha sido presentado como "futura estructura de Estado" de una hipotética Cataluña independiente y que procura erigirse en la autoridad fiscal del supuesto "sistema tributario catalán".

Y así, desde el 13 de mayo, coincidiendo con el inicio de la atención personalizada para la campaña estatal de la declaración de la renta de 2013, la Generalidad está en condiciones de recopilar los datos fiscales de los ciudadanos para elaborar un censo que, primero, sirva al proyecto de una "Hacienda propia" pretendida por Artur Mas y sugerida por el Consejo Asesor para la Transición Nacional, y, segundo, dote de contenido al empuje del Ejecutivo autonómico por hacerse con un censo para el eventual referéndum secesionista.

"Atender a todas las personas que quieren entregar sus datos" 

En concreto, los documentos solicitados por la denominada "Agencia Tributaria de Cataluña" son el borrador de la renta no confirmado junto con la hoja de datos fiscales enviada por la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), una copia de la declaración de la renta 2013 previamente presentada en la AEAT y la hoja de datos fiscales enviada por la AEAT.

En efecto, "la entrega de la declaración de la renta a la Generalidad no implica su presentación oficial", que como admiten desde este organismo "tiene que hacerse obligatoriamente, y con carácter previo, en la AEAT". No obstante, y según Homs, el Gobierno autonómico tiene "la obligación de atender a todas las personas que quieren entregar sus datos fiscales". Pero curiosamente, y según ha explicado el mandatario convergente, los ciudadanos no tienen un plazo máximo para hacer entrega de estos datos.

"Lo único que hemos hecho es habilitarlo", ha proseguido en cualquier caso el consejero, aun cuando 'Tributos de Cataluña' ha editado un tríptico instando a los catalanes a entregar su información fiscal con el pretendido argumento de "fomentar las buenas prácticas tributarias".

"Una obligación para un país moderno y competitivo"

El candidato de CiU a las próximas elecciones europeas, Ramon Tremosa, y el consejero de Empresa y Empleo, Felip Puig, han anunciado que presentarán "voluntariamente" sus datos fiscales ante la denominada "Agencia Tributaria de Cataluña". De hecho, Puig ha subrayado que dotarse de una "agencia propia" es "una obligación para un país moderno y competitivo". "El conocimiento de los datos tributarios de empresas, trabajadores y ciudadanos forma parte de la inteligencia que un país debe tener", ha añadido.

El polémico ex consejero de Interior ha considerado que el hecho de recaudar todos los impuestos de Cataluña permitiría "bajar la presión fiscal" de los catalanes, tener "más margen" para aplicar "estímulos fiscales" a las empresas, "mejorar" la tesorería de la Generalidad, "rebajar" la morosidad y hacer "más inversión pública". Tremosa, por su parte, ha estimado que las agencias tributarias de "países pequeños" [en alusión a Cataluña] son las que funcionan de forma "más eficiente".

Queda claro, en cualquier caso, que el Gobierno autonómico ha renunciado a la idea recogida en el propio Estatuto de Autonomía de Cataluña donde se prevé la creación de un consorcio entre una agencia catalana y la Agencia Estatal de Administración Tributaria, y ha optado por tirar adelante y de forma unilateral "Tributos de Cataluña" junto con las oficinas de recaudación de las diputaciones provinciales, gobernadas, a la sazón, por CiU.

Comentar