Revista de prensa

'La Vanguardia' presenta las urnas y las papeletas del 9-N

Cajas de cartón y plexiglás: el referéndum ya está "on fire". "Anteayer apredearon a la 'Puta Espanya'", escribe Del Pozo. ¿Crispación? No existe en Cataluña. La culpa es de las víctimas.

11 min
Pablo Planas
Viernes, 23.05.2014 11:17

Decían los "batasunis" que la violencia hay que condenarla "venga de donde venga", formalidad que utilizaban cada vez que a sus "gudaris" se les escapaba un tiro y que acaba invariablemente en la denuncia contra las "fuerzas represoras" y la consigna fuera "txakurras". Ha pasado más o menos un lustro de aquello, cuando los Barrena, Permach, Otegi y demás ponían caritas de circunstancias y apelaban al diálogo, la reconciliación y tal. La violencia "estructural" justificaba la "respuesta popular" y así fueron sorteando las comparecencias de prensa posteriores a cada atentado etarra.

Ahora, la atención política ya no gravita sobre las siglas de la banda y el plan Ibarretxe. El objetivo se ha desplazado a la Cataluña del proceso separatista y se ha producido una singular inversión: el nacionalismo catalán dota de discurso al radicalismo vasco y éste proporciona el "know how" de sus métodos callejeros a quien los quiera utilizar. La "kale borroka" sería la expresión más llamativa, pero no la más burda ni mucho menos la peor. En comparación con la rueda de prensa del consejero de Interior, Ramon Espadaler, una pedrada contra el coche de un político es una sutil declaración, un esbozo de discurso, el twitter de los cojones llevado a la vía pública, de la realidad virtual al 3D, pero en la calle. Pues no va y dice Espadaler que la culpa es del PP por no salir por la otra puerta, que desoyeron las indicaciones de los Mossos y que en fin, que bueno, que ya se sabe, estos unionistas que se quejan por nada...

O sea, en Cataluña rodean el coche de un ministro, lo apedrean, han de salir los escoltas en traje de Ermenegildo Zegna a disolver la manifa y despejar la ruta de fuga y al consejero de Interior no se le ocurre mejor explicación que condenar la violencia venga de donde venga, pero jamás del soberanismo, y culpar a las víctimas de lo ocurrido. Sí señor, con un par y luego a confesar. La culpa es de Montoro y Sánchez-Camacho, por provocar. Un mitin en Vilanova i la Geltrú, ¿a quién se le ocurre? Y de Navarro, por ir a una comunión sin escolta. Y de Rivera, por ser tan guapo. Y de UPyD y de Vidal-Quadras.

Así que ahí está el bueno de Espadaler, ninguneado en Convergència hasta el punto de que los conserjes se enteran antes que él de lo que pasa en "su" departamento. Espadaler, al que casi ni convocan a las reuniones. Uno de la cuota de Unió, el florero power. Ahí está y así compareció, con el argumentario que le había colocado el director general de la Policía catalana, Manel Prat, el auténtico consejero, pata negra del club de los Pujol y herederos. Conclusión: No pasa nada.

Es la tesis de David González en su artículo de La Vanguardia.

Primero, se condena la violencia: "Desde luego que el ataque absolutamente reprobable y vergonzoso amén de patético que sufrieron el jueves en Vilanova i la Geltrú el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho 'no se corresponde con lo que es Cataluña', como acertadamente declaró ayer el primero. Hay que felicitar al ministro por decirlo y más aún, si cabe, dado que él fue uno de los afectados".

Después, se condena a las víctimas: "la suya (la opinión de Montoro) contrasta muy mucho con otras interpretaciones de los hechos que se lanzaron ayer mismo desde su partido en un sentido por desgracia ya habitual, la siembra de la sospecha sobre el conjunto del movimiento soberanista catalán, que no creo que beneficie en nada al PP, ni, mucho más importante, a la verdad. En efecto, parece que algunos aún no han asimilado que en la gigantesca manifestación independentista de la Diada del 2012 y en la no menos multitudinaria Via Catalana del 2013 no se produjese ni un solo incidente ­que por pura estadística debería haberse producido­, pero resulta que así fue. Simplemente, lo constato".

Y una vez aclarado que el movimiento soberanista es el colmo del pacifismo, el civismo y la educación, se pone el dedo en la llaga de la crispación. ¿Crispación? Lo de Isabel Carrasco y la madre y la hija sí que es crispación. Por aquí, en cambio, todo tranquilo. Remacha González: "Se trata de respetar a todo el mundo digno de respeto ­en principio, todo hijo de vecino lo somos­, cosa que ni entienden algunos escracheadores ni tampoco algunos escracheados. Y, en fin, no ha sido en Cataluña, ni han sido independentistas catalanes los implicados en el acto de violencia máxima que tristemente se ha producido en estos días de campaña electoral aunque nada tenga que ver con ella y ahí lo vamos a dejar".

Pero qué lástima, dejarlo en lo más interesante, con posibilidades abiertas tan sugerentes como que Alicia lo haya organizado todo, que las dianas en las sedes de los partidos se pinten solas, que las ruedas pinchadas tal y que los insultos, ya ves.

Raúl del Pozo, en El Mundo, también se refiere al suceso, pero le aplica otra perspectiva:

"La independencia será pacífica, pero los políticos que no están en la aventura ya no saben dónde poner las posas. Después de escraches, rotura de muebles en las sedes del PP, Ciudadanos y PSC llegaron las amenazas: 'Os liquidaremos a todos', 'Vais a caer todos como Isabel Carrasco'.

Anteayer apedrearon a la 'puta España', interpretada por Cristóbal Montoro, en Vilanova i la Geltrú, ciudad donde nació Francesc Macià, aquel militar que llegó a la Presidencia de la Generalidad. El apedreamiento tiene la carga simbólica del suplicio islámico contra las adúlteras, o del castigo a los enemigos del pueblo prometido. Es un salto cualitativo, un paso más exaltado que el de los cristales rotos".

Y en Abc María Jesús Cañizares entrevista a Alicia Sánchez-Camacho, que dice: "Alerté de que el proceso soberanista acabaría en violencia y me criticaron". Eran los buenos tiempos, en los que sólo la criticaban. Apunta el texto:

"Cree 'intolerable' que se quite importancia al ataque sufrido junto a Montoro: 'Algunos no podemos hacer campaña con normalidad'. La líder de los populares catalanes ha denunciado en repetidas ocasiones la campaña de acoso que sufre su partido y que el miércoles registró uno de sus momentos álgidos en Villanueva y Geltrú (Barcelona), cuando independentistas y anarquistas lanzaron piedras y botellas contra su coche, ocupado también por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y un escolta. —¿Cómo vivió el ataque sufrido junto al ministro Montoro? — Fue una experiencia muy desagradable porque demuestra principalmente que algunos partidos no podemos ejercer la campaña electoral con normalidad. Durante estos días hemos sufrido coacciones, insultos constantes y, en Villanueva y Geltrú, hubo violencia y agresividad. El lanzamiento de botellas y piedras puso en riesgo la seguridad de las personas que habían acudido al mitin y la nuestra".

La campaña termina hoy, pero la lucha continúa. Es un decir. La consulta ya tiene urnas. Aún no dispone de cobertura legal, pero, poco a poco. La Vanguardia anticipa a sus lectores cómo son. Es una exclusiva que firma Isabel García Pagan, quien escribe:

"El Govern trabaja sin pausa y discretamente en la puesta en marcha de la infraestructura necesaria para llevar a cabo la consulta prevista para el 9 de noviembre. Comenzando por la elección del modelo de urna. El modelo escogido, según ha comprobado La Vanguardia ­hay dos ejemplares de muestra como el de la foto­, es una caja plegable de cartón rectangular con una ventana plastificada en dos laterales para que tanto el presidente de la mesa como el votante pueda ver la papeleta. Se trata de un elemento de cartonería con un coste de poco más de dos euros, que elaboraría el Centre d'Iniciatives per a la Reinserció (CIRE) de Lérida. De instalarse unas 6.000 unidades en toda Cataluña -­en unas elecciones al Parlamento [autonómico] se distribuyen unas 8.200 urnas por todo el territorio-­ la administración catalana eludiría la obligación de convocar un concurso público para su adjudicación. Plegables y de poco peso, los responsables de preparar el dispositivo destacan como una de sus virtudes el fácil transporte; además del precio, ya que la urna clásica de plástico cuesta 35 euros la unidad".

Urnas y votos. Sigue García Pagan: "También se ha elegido el modelo de papeleta. Blanca, vertical (21x10 cm), con la pregunta en catalán, subtitulada en castellano en cursiva por debajo, y distribuida en dos niveles. El primero: ¿Quiere que Cataluña sea un Estado? SI NO. Y el segundo: En caso afirmativo/¿Quiere que este Estado sea independiente? SI NO. En el Valle de Arán se añadirá el aranés. La muestra incluye el encabezamiento 'Consulta 2014', pero, es probable que se acabe sustituyendo por el mensaje 'Consulta sobre el futuro político de Cataluña 2014'".

Eso mismo lo cuentan en La Razón y sería mentira. Vamos, es que de hecho lo contaron y la Generalidad lo negó todo. La historia en el diario de Godó viene acompañada de un artículo de Joana Ortega, también de la cuota de Unió, responsable de la organización de la consulta. "Hace meses que se trabaja discretamente en la logística: los horarios, los locales, las urnas...", escribe la vicepresidenta de la Generalidad. Y escribe más:

"Tenemos la suerte de vivir uno de los momentos más apasionantes de la historia de Cataluña. Nunca como ahora se había constatado una voluntad tan colectiva, transversal y mayoritaria de poder pronunciarnos y decidir sobre nuestro futuro. El pueblo catalán, tiene, entre sus virtudes, una gran capacidad de diálogo y un sincero respeto ante la diversidad, lo cual ha permitido conformar un modelo de sociedad democrática e integradora, sin olvidar sus orígenes y rasgos diferenciales. En estos momentos históricos hay que tener, más que nunca, presente este espíritu: firmeza en la defensa de nuestros intereses, pero con respeto ante las diferentes y legítimas opciones que se vehiculen pacíficamente y democrática".

Es lo que parece: "pacíficamente y democrática", el chiste del Rolex y los hongos o esa manera de decir los refranes que tienen los boronos: "Aunque amanezca más temprano, siempre, nunca". Todo muy pacífico y propaganda electoral en formato publirreportaje. ¿Que dice ERC que CiU no garantiza la consulta? Ahí está una democristiana como Ortega con las pruebas del delito fotografiadas por Pedro Madueño. La caja de cartón y plexiglás y la papela.

Que empiecen a reservar mesa los que decían que no habrá consulta el 9 de noviembre porque todo indica que van a tener que pagar todas las cenas que se han apostado. Hemos pasado de la alternativa Kas a la alternativa Mas. Sólo se pueden aferrar los negacionistas a que La Vanguardia da el asunto discretamente en la portada. Y es que ha habido un golpe militar en Tailandia, un destino turístico muy habitual en Cataluña. Seguramente ya habrá un par de becarios a estas horas preguntando por las agencias de viaje sobre las anulaciones.

23 de mayo, San Desiderio.