La participación se queda en el 20%

La victoria de Forcadell en las elecciones de la ANC permite a ERC mantener el control de la entidad independentista

La Assemblea Nacional Catalana renueva la ejecutiva que implementará la hoja de ruta insurreccional aprobada hace un mes. "Nuestro adversario es el Estado español -lo hemos de tener muy claro- y los partidos españoles que hay en Cataluña, como Ciudadanos y el PP; y el resto somos el pueblo catalán", advirtió Forcadell en un acto público.

3 min
La presidenta de la ANC, Carme Forcadell
Redacción
Sábado, 10.05.2014 21:51

La actual presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Carme Forcadell, ha sido la candidata más votada en las elecciones al Secretariado Nacional de la entidad que se han celebrado este sábado.

Forcadell ha conseguido el voto de 6.072 de los 6.501 socios (el 93%) que han acudido a las más de 190 sedes electorales. Esto supone una participación de alrededor del 20% de los poco más de 30.000 miembros con derecho a voto con los que cuenta la entidad.

De esta forma, la cara visible de la ANC afrontará su último mandato al frente de la ANC, puesto que los estatutos no permiten a los miembros del Secretariado permanecer más de tres años.

Tras Forcadell, se han situado Ferran Civit (4.252), Jaume Marfany (4.213) -actual vicepresidente-, Ignasi Termes (3.920), Rosa Alentorn (3.782) e Irene Martín (3.420).

Una hoja de ruta insurreccional

En estas elecciones, la ANC ha renovado los 75 miembros de su Secretariado Nacional (50 de ellos son elegidos por sedes territoriales, y los 25 restantes, a nivel de toda Cataluña), si bien, casi la mitad de ellos ya formaban parte de la ejecutiva saliente. Los resultados definitivos se proclamarán el próximo 13 de mayo, y el sábado 17 de mayo se constituirá formalmente la nueva composición de la ejecutiva, en un pleno en el que se elegirán los cargos de presidente, vicepresidente, tesorero y secretario.

En todo caso, este será el equipo que deberá implementar la polémica hoja de ruta para el período 2014-2015 que la Asamblea General de la entidad aprobó el pasado 5 de abril.

El documento plantea toda una serie de medidas de presión para conseguir celebrar un referéndum secesionista el 9 de noviembre y declarar unilateralmente la independencia de Cataluña el día de Sant Jordi de 2015. En concreto, la ANC insta a la Generalidad a llevar a cabo acciones insurreccionales -que califica de "actos de ejercicio de soberanía"- tras una supuesta declaración secesionista, que incluirían tomar "el control" de "las grandes infraestructuras y fronteras -puertos, aeropuertos...-, la seguridad pública, las comunicaciones, etc".

Forcadell señala al "adversario": C's y PP; no forman parte del "pueblo catalán"

Durante su mandato al frente de la ANC, Forcadell -militante de ERC y ex concejal de esta formación en Sabadell entre 2003 y 2007- se ha caracterizado por sus declaraciones fuera de tono. "Nuestro adversario es el Estado español -lo hemos de tener muy claro- y los partidos españoles que hay en Cataluña, como Ciudadanos y el PP; y el resto somos el pueblo catalán", llegó a declarar en un acto público.

También ha impulsado todo tipo de campañas de desobediencia y desacato a las leyes y sentencias -especialmente en el ámbito del biligüismo escolar o de la fiscalidad-, y algunas sectoriales controvertidas, como la de los Mossos per la Independència. De igual forma, no ha dudado en flirtear con personajes de oscuro pasado, ni en involucrarse en la elaboración de una Constitución para una hipotética Cataluña independiente, o en colaborar en la difusión de una cita falsa de la sentencia del Tribunal de la Haya sobre la declaración unilateral de independencia de Kosovo.

Tampoco se ha librado de las disidencias internas, si bien, uno de sus colaboradores más criticados, Pere Pugès, ha sido reelegido este sábado para seguir en la ejecutiva.

Por otra parte, la entidad ha recibido todo tipo de apoyos de las instituciones autonómicas -tanto desde los ayuntamientos como desde la Generalidad-. Pero eso no ha evitado que Forcadell haya lanzado reiteradas advertencias a Artur Mas en el sentido de que la entidad no le permitirá agotar la actual legislatura si finalmente no hay consulta independentista el 9 de noviembre.

Comentar