Revista de prensa

Los monjes de Montserrat "venden" la abadía a Osborne

La marca del toro producirá el cava benedictino "Abadía de Montserrat", afirma La Vanguardia. El Rey media en el "proceso", en El Periódico. Arias Cañete, a portagayola. Sabino Méndez "torea" en Abc.

17 min
Pablo Planas
Miércoles, 21.05.2014 10:04

Mirar la agenda y los boletines oficiales alumbra de tanto en cuando noticias de portada. En la de El Periódico se avisa: "El Rey intenta vías de diálogo con Cataluña". El titular es una feliz conjunción entre la regia visita a Barcelona agendada para hoy y un conjunto de datos, supuestos y probables en modo plausible. La información corre a cargo de Pilar Santos, desde Madrid, y en ella se apunta a que Juan Carlos se ha reunido con empresarios y políticos para desactivar la consulta y que hoy coincidirá con el presidente de la Generalidad, Artur Mas, en la entrega de despachos en la Escuela Judicial. Será una fotografía interesante. El estado de salud del monarca y el tono vital del jerarca son objeto de atención, especulación y fabulación, de modo y efecto que se leen los gestos y se interpretan los labios, y al revés incluso.

En plena campaña electoral, un acto de Estado en Barcelona podría tener incluso una traducción a términos políticos en crudo. A Mas puede interesarle combinar el tono apocalíptico de los mítines con una imagen de normalidad institucional al más alto nivel, nada que ver con las dificultades de encaje de calendarios entre el presidente de la Generalidad y el del Gobierno, Mariano Rajoy. ¿Quién queda en entredicho? El diálogo, según la crónica de Santos, debería agudizarse en verano y fructificar antes de la Diada.

En Madrid, la Feria de San Isidro, lo de las corridas de toros, ha deparado una tarde histórica. A toda portada en La Razón y el Abc, diario taurino por antonomasia en el que ofició de crítico el maestro Andrés Amorós. Principia así su crónica:

"En la duodécima corrida de abono de San Isidro, una tarde con negros nubarrones y mucho viento, hemos vivido el drama y hemos rozado la tragedia: al morir el segundo toro, los tres espadas están en la enfermería y no pueden continuar la lidia. Resulta inevitable suspender la corrida (algo que la mayoría de los espectadores nunca habían vivido). Lo más preocupante es la cornada a David Mora, muy gravemente herido, en el muslo izquierdo y quizá en el abdomen, al recibir a portagayola al primero de la tarde. Aun para los más expertos, la impresión es tremenda, le ha arrancado la femoral. ¡Menos mal que ha sucedido en esta Plaza, con tan buen equipo médico y enfermería! Menos grave es lo de Antonio Nazaré: en el segundo toro, sufre un fuerte golpe en la rodilla, que afecta al ligamento. En ese mismo toro, Jiménez Fortes es cogido tres veces, la última al matar al toro: sufre dos cornadas, en el muslo derecho (con dos trayectorias) y en la pala ilíaca. Como ninguno de los tres diestros puede continuar toreando, la única posibilidad es suspender la corrida".

A portagayola es esto, según la autoridad de Amorós: "Entremos en detalles. David Mora, que había sido uno de los triunfadores de la Feria de Abril, viene a Madrid a por todas, se va a chiqueros a recibir al primero a portagayola (una suerte no habitual en él). Como ahora es frecuente, se coloca algo lejos (no en la misma raya, como antes solía hacerse). Me pregunta una vecina si eso es tan peligroso como parece. Le respondo: 'Más'. Y le recuerdo ejemplos de toreros heridos en esa suerte: Padilla, Espartaco, Paquirri y un largo etcétera... Desgraciadamente, los hechos me dan la razón: el toro de El Ventorrillo se cruza hacia la izquierda, hace un extraño, lo derriba y, en el suelo, hace por él, varias veces".

De rodillas, con el capote a la altura de la nariz y a esperar a que salga un animal de más de media tonelada de peso, de la ganadería de El Ventorillo. En la prensa catalana no le hacen ni caso al asunto. Cuestión de estilo, al parecer. Si hubiera pasado en Tailandia sería portada. Total que Mora está en la tesitura crucial y sólo hay dos puertas de salida, la grande o la de la enfermería. Y es el primer toro de la tarde, de nombre Deslío, grande como el Ave a la Meca y más rápido. Como dice Amorós, la femoral está en el albero.

El País y El Mundo llevan el acontecimiento en portada, pero de manera mucho más discreta, como vergonzante. Prefieren el tema del machismo y Arias Cañete, que a los efectos levanta pasiones y controversias muy toreras. En resumen, el candidato popular se ciñó a los papeles en el debate con la candidata socialista. Perdió, y no solo naturalidad. Al día siguiente, se desencorsetó y dijo aquello de que no quería abrumar con su "superioridad intelectual" a Valenciano porque eso podría ser considerado "machista", que es como afrontar el día después de un debate perdido a portagayola, pero sin capote. Le está corneando al diestro Cañete toda la socialdemocracia europea, de espeluzno. En El Mundo lo cuentan Luis Ángel Sanz y Javier G. Gallego:

"Gran parte de los líderes socialistas europeos usó Twitter el martes para descalificar 'el machismo de Cañete y Rajoy' y su 'sexismo' por 'descalificar' a las mujeres. Entre ellos, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz; Hannes Swoboda, presidente de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, o Zita Gurmai, presidenta de la Internacional Socialista de Mujeres. También la prensa internacional se ha hecho eco de la polémica. El prestigioso semanario alemán Die Welt se unió a medios como The Guardian, Financial Times o el Frankfurter Allgemeine y publicó un artículo titulado «El hombre de las cavernas y la superioridad del varón», en el que habla de 'una tempestad de indignación en internet' a raíz de las palabras de Cañete tras el debate con Elena Valenciano. 'Pero esto podría cambiar: Cañete ha delatado ahora lo que piensa sobre la relación entre hombres y mujeres', afirma, y destaca que 'al político conservador se le denomina en Twitter como #HomoCañetus, un sucesor directo de los habitantes de las cavernas ibéricas'. En la sede federal del PSOE se frotan las manos. Cañete ya no está sólo bajo sus críticas, sino en la picota de todos los socialistas europeos, que elegirán junto con los conservadores a los comisarios del próximo Gobierno de la Unión Europea".

Conclusión: El PSOE daría por bien perdidas las elecciones si Cañete no lograra ser comisario europeo. El apuñalamiento masivo del cabeza de lista y de turco del PP muestra el peso de "Europa" como árbitro de las disputas hispánicas, igual que en el caso del "proceso". Además del punto cainita celtibérico, esa cosa que los europeos notan que hay españoles en que son esos dos tipos (un vasco y un catalán, por ejemplo) que charlan animadamente dándose garrotazos de ciego. La indigestión de callos con garbanzos y esa inveterada mala leche que ha encontrado en las redes sociales un nuevo estímulo y otras fronteras, "no limit".

El cibercrimen ocupa las portadas de El País, Ara y El Punt Avui. En el primero titulan: "La impunidad en Twitter desata una polémica social". En el Avui van al grano: "Frente catalán contra el antisemitismo en las redes sociales". En Ara: "Xenofobia 2.0". Se refieren a la denuncia de la comunidad judía en España. Jesús García lo explica en El País: "Ocurrió el domingo por la noche, tras la victoria del Maccabi de Tel Aviv en la Euroliga de baloncesto. La frustración por la derrota del Real Madrid llevó a cientos de personas a escribir mensajes racistas y antisemitas en las redes sociales. Bajo el hashtag 'putosjudíos', una oleada de odio recorrió Twitter. Cinco de los tuiteros más activos, que además publicaron con nombres y apellidos, fueron denunciados ayer ante la fiscalía por la comunidad judía en España. 'La libertad de expresión es un derecho fundamental, pero hay una línea que no se puede traspasar, como la apología del nazismo; ahí no cabe ser tolerantes', explicó Tomás Morgenstern, director de Atid, una de las 11 comunidades hebreas y entidades de apoyo a Israel que han suscrito la denuncia".

El Gobierno mantiene la reacción abierta tras los "obituarios" digitales sobre el asesinato de Isabel Carrasco, la que fuera presidenta de la Diputación de León. Sin salir del diario de Prisa, la crónica de Fernando Garea señala:

"Los ministerios de Justicia e Interior han solicitado apoyo y asesoría a la fiscalía para poder actuar contra los autores de mensajes de Twitter en los que el Gobierno considera que se incita a la violencia y al odio. En concreto, los secretarios de Estado de Interior y de Justicia, Francisco Martínez y Fernando Román, respectivamente, se reunieron el pasado lunes por la mañana con la fiscal de sala coordinadora en materia de Criminalidad Informática: Elvira Tejada de la Fuente. Según fuentes oficiales de Justicia y de Interior, la reunión sirvió 'para ver el alcance y desarrollo de los casos, con el fin de estudiar si la legislación actual es o no suficiente'".

Añaden que evaluaron los casos conocidos y las actuaciones de la justicia. Sin embargo, la misma información da cuenta de reparos y dificultades: "La fiscal les expuso la dificultad de actuar de forma generalizada y les pidió prudencia para que las Fuerzas de Seguridad del Estado intervengan analizando cada uno de los casos de manera aislada, sin mezclar los diferentes contenidos. (...) La representante del ministerio público rechazó ante los secretarios de Estado la posibilidad de que se aplique de forma generalizada el delito de incitación al odio, que en algún momento el Gobierno ha considerado posible utilizar para estos supuestos".

La precipitación no es buena consejera. Nada más saberse, en El País, que un hijo del ex teniente coronel Tejero, a la sazón teniente coronel en un cuartel de la Guardia Civil, había invitado a comer a un grupo de amigos y colegas junto a su padre en las instalaciones de la Benemérita fue fulminado del puesto. El caso de la paella golpista. Pues bien, acaba de ser restituido en sus funciones porque el cese, según fallo judicial, no fue reglamentario. Se cree que no acabará así la cosa.

Más actualidad bizarra. La dimisión del cónsul en Londres por alojar en su casa a Miguel Blesa, el de Cajamadrid ahora Bankia. Miguel González, en El País, lo aborda así:

"El cónsul de España en Londres, Rafael Jover Mora-Figueroa, ha presentado este martes su dimisión tras la intensa polémica desatada en los medios de comunicación por el hecho de que hubiera alojado en su residencia oficial al ex presidente de Caja Madrid Miguel Blesa. Jover ha dirigido una carta al subsecretario de Exteriores, Rafel Mendíil, en la que se muestra convencido de que no ha existido 'nada incorrecto' en su comportamiento, pero presentaba su 'cese voluntario' para no 'mantener abierta dicha polémica'. Al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, de viaje en el Caribe, no le ha temblado la mano a la hora de destituir embajadores (como el del Congo) o cónsules (como el de Boston). En esta ocasión, sin embargo, no parece que su mano esté detrás de la dimisión del diplomático. Al contrario, la Oficina de Información Diplomática (OID) ha defendido durante todo el día su conducta, recordando que la residencia del cónsul se le entrega para su 'uso personal' y está protegida por el derecho a la intimidad y la privacidad. La Sexta ha informado de que Blesa se alojó el mes pasado en la casa del cónsul español en Londres antes de prestar declaración contra el juez Elpidio Silva, acusado de prevaricación. Durante los cinco días que permaneció en Londres, Jover le sirvió de guía y le alojó en su residencia, que costó en 2009 casi 11 millones de euros, según La Sexta".

Dos detalles en La Vanguardia. El feliz encontronazo entre Andalucía y Cataluña simbolizado por las sinergias entre la casa Osborne y la Abadía de Montserrat. Es el acontecimiento del año, aunque está en las páginas postreras, las de Economía. Fruto de la singular e inopinada fusión entre ambas "marcas", el mercado del cava asistirá al nacimiento de una nueva etiqueta. Paren rotativas. La crónica es de Ramon Francàs, que escribe:

"El grupo andaluz Osborne ha confirmado que entra en el sector del cava a través de la marca Abadia de Montserrat. Lanzará en los próximos días una producción estimada de 50.000 botellas de un cava brut reserva elaborado en las cavas del Penedès Mont Marçal, en Castellví de la Marca. En el desarrollo de este cava, que se comercializará bajo la marca Abadia de Montserrat, la comunidad benedictina de Montserrat ha contado con el asesoramiento de Osborne, que ya elabora en sus instalaciones de Anís del Mono en Badalona otros licores para el monasterio, como los Aromes del Montserrat. Además, Osborne, empresa familiar fundada en 1772, asume la comercialización del citado cava en toda España, que se ofrecerá a un precio inferior a los 9 euros tras un envejecimiento de 15 meses. Desde Osborne se afirma que 'con este cava, reforzamos nuestra colaboración con Montserrat, donde se asienta una comunidad religiosa emblemática por su herencia cultural, su santuario y su ubicación en una montaña que es espacio protegido por su interés natural'".

¿Qué? ¿Cómo lo ven? El señorito andaluz y el abad de Montserrat colaborando activamente, mezclando capitales, en un I+D total, destilando anís y gasificando vino. Es, sin duda, la noticia más expresiva sobre el "proceso" de las últimas semanas. El cava del toro en la montaña sagrada. This is Spain, Spain is different, No pain, no Spain. Como prefieran.

Otra nota sumamente destacable. Apertura de Cultura en La Vanguardia. Panero inédito. Firma Xavi Ayén:

"El editor Antonio Huerga, al otro lado de la línea telefónica, desde Madrid, habla de Leopoldo María Panero (1948-2014), con quien le unen mil anécdotas, complicidades y casi diríamos amistad si no fuera porque deja claro que 'no, Panero no tenía amigos, qué los iba a tener. Tenía gente que lo cuidaba, que estaba por él, que se preocupaba, personas hacia las que sentía afecto pero contra las cuales, de repente se cruzaba y les acusaba, presa de la paranoia, de perversas crueldades'. Panero, poeta loco, que tomaba treinta pastillas diarias para su catálogo hiperbólico de enfermedades, de la esquizofrenia a la diabetes, poeta encerrado en manicomios que, al salir, 'mendigaba, te pedía veinte euros, le podía dar un poema a un desconocido ­o crearlo en ese momento­ a cambio de unos billetes o de unos paquetes de tabaco'. Panero, al que Huerga recuerda llegando a Madrid, 'en zapatillas, recién huido del manicomio de Las Palmas, alojado en una pensión y acudiendo cada día a la librería de Chus Visor, que me llamaba: Antonio ¿qué hago yo con este tipo todo el día metido aquí?. Ponlo a firmar libros y así haces un poco de caja, le dije'. Huerga, ­que publica mañana Rosa enferma, un poemario inédito, de 18 composiciones numeradas a la romana, que él mismo le encargó,­ cuenta que le conoció a finales de los 70, en la movida madrileña. 'Le empecé a publicar en 1983. Rosa enferma es un libro concebido por él, en el que trabajamos juntos. Es cierto que le dio por publicar mucho porque no tenía un duro, vivía en sanatorios mentales por decisión propia, el gobierno vasco le había concedido una ayuda económica vitalicia, que se ingresaba directamente en los centros donde vivía en concepto de hospedaje y comida, pero él no disponía de dinero de bolsillo, para sus gastos. Ahí entra en esa mendicidad forzada: ¿Tienes dinero? ¿Tabaco?, ese era su saludo. No hablaba nunca de su poesía... pero te la vomitaba encima'".

Sabino Méndez escribe en la tercera del Abc. Es el artículo recomendado. Se titula "El síndrome de retaguardia" y dice, entre otras muchas cosas, cosas como esta:

"La sociedad catalana, en este momento, añora la unanimidad política y social del final del franquismo. Los separatistas, ignorando a la mitad de sus conciudadanos, han querido reproducir esa unanimidad con herramientas institucionales y han fracasado groseramente. Han creado un ambiente irrespirable, coercitivo, donde los medios de prensa que tendrían que ser los garantes de la libertad de expresión cobran subvenciones del gobierno autonómico y, si te atreves a expresar opiniones contrarias a él, sencillamente te liquidan de sus noticias. Estamos hablando de un ambiente donde, desde las instituciones, se incita a los adeptos a tomar la calle. Se les insta para que estén siempre alerta, como guardianes de Occidente, listos a enarbolar la bandera, objeto que han de tener siempre preparado en el paragüero de casa por si hubiera urgencia de escenificar algún presunto ejercicio de poder. Ante un paisaje de tan enorme toxicidad intelectual, resulta lógico que las principales figuras catalanas del arte y la cultura, que rechazan el separatismo y abrazan la internacionalidad, se lo piensen mucho antes de manifestarlo en público con contundencia".

21 de mayo, San Cristóbal Magallanes y compañeros.