El candidato 'convergente' acumula patinazos

Tremosa irrita a la dirección de CDC

La cúpula de CDC está molesta con las declaraciones de su candidato para las elecciones europeas, Ramon Tremosa, después de supeditar una hipotética secesión de Cataluña a que esta forme parte de la Unión Europea. No es la primera vez que su incontinencia verbal tira por la borda la estrategia de su propio partido.

3 min
Ramon Tremosa, eurodiputado de CDC
Redacción
Martes, 13.05.2014 18:52

La incontinencia verbal del candidato de CDC a las elecciones europeas, Ramon Tremosa, sigue generando verdaderos quebraderos de cabeza a su partido.

Ayer, el polémico eurodiputado supeditó una hipotética secesión de Cataluña a que esta forme parte de la Unión Europea, algo que han rechazado en numerosas ocasiones las autoridades comunitarias, y que los dirigentes de CDC tratan de soslayar tanto como pueden. Tremosa no dudó en asegurar que Cataluña nunca declararía la independencia "hasta que tenga garantizada su continuidad en la UE", para lo que reconoció que habría que negociar "uno, dos, tres años o los que hagan falta".

Este posicionamiento no ha gustado nada en la dirección de CDC, puesto que supone reconocer que la secesión dejaría a Cataluña fuera de la UE, y esto desalentaría el apoyo al proyecto independentista promovido por Artur Mas.

Así las cosas, cuando este martes le han preguntado al portavoz de la Generalidad y dirigente de CDC, Francesc Homs, si está de acuerdo con las declaraciones de Tremosa, ha rechazado posicionarse. "El Gobierno [autonómico] no ha de hacer ningún comentario más que recordar los compromisos del Gobierno [autonómico] y no entrar en los planteamientos que cada formación política exprese en la campaña electoral. El compromiso del Gobierno [autonómico] lo saben: poder organizar la consulta del 9 de noviembre", se ha limitado a responder, visiblemente incómodo.

Las meteduras de pata de Tremosa

No es la primera vez que la actitud de Tremosa tira por la borda la estrategia de su partido. El pasado 25 de abril, durante un encuentro con empresarios catalanes del sector del vino y del cava reconoció implícitamente que la secesión unilateral de Cataluña la dejaría fuera de la Unión Europea. "Hemos tranquilizado mucho a los empresarios porque, sea cual sea el resultado final del proceso, en ningún caso Cataluña dejaría de pertenecer al mercado único europeo. Para expulsar a un país necesitas a un tercio de los miembros, y eso España sola no lo conseguirá", indicó entonces.

En noviembre pasado, una pregunta suya forzó a la Comisión Europea a reiterar de forma contundente su posición oficial respecto a una hipotética secesión de Cataluña, lo que fue considerado como un error por parte de algunos de sus correligionarios. "Hipótesis como la separación de una parte de un Estado miembro o la creación de un nuevo Estado no tendrían un carácter neutro respecto a los Tratados de la UE. [...] Si una parte del territorio de un Estado miembro dejase de ser parte de ese Estado para convertirse en un nuevo Estado independiente, los Tratados ya no serían aplicables en dicho territorio. En otras palabras, un nuevo Estado independiente, por el hecho de alcanzar la independencia, pasaría a convertirse en un tercer país con respecto a la UE y los Tratados dejarían de ser aplicables en su territorio", respondió José Manuel Durao Barroso por escrito.

También es conocida la particular cruzada que protagonizó en 2010 contra un ejemplar de la Constitución española expuesto en el edificio del Parlamento Europeo en Bruselas. En aquella ocasión, Tremosa confundió el escudo de España vigente durante la Transición que llevaba impreso el facsímil de la Carta Magna con el escudo franquista.

Comentar