Se entiende que el director de TV3 cobre mucho más que Mas

TV3, jefes bien pagados para engañarnos

Nos dicen que todos tenemos que ser austeros. Pero en TV3 la cúpula del aparato de control político e ideológico cobra barbaridades. En las dictaduras clásicas la policía política tiene privilegios. Aquí loS tienen los que ejecutan la tarea de engañarnos. ¿Se confunden "incendiarios" y bomberos?

9 min
Eugeni Sellent y Brauli Duart
Alfons Quintà
Lunes, 12.05.2014 03:56

Eugeni Sallent Garriga, 51 años, informático, no periodista, ha percibido en 2013 el sueldo más alto de la Generalidad, por su condición de "director de TV3". Por lo tanto, es el máximo formulador de inmanentes manipulaciones, destinadas al control político e ideológico de una sociedad que tiene derecho a ser libre. Día tras día, destruye más y más la televisión teóricamente pública de la Generalidad. De hecho, esta ya sólo sirve para engañarnos y dominarnos.

En 2013, su sueldo fue oficialmente de 164.965,72 euros, o sea 27.447.986,28 pesetas, equivalentes a 2,28 millones al mes, o bien más de 75.000 pesetas diarias. No sabía que pudiera haber trabajos teóricamente honestos y, en este caso, profundísimamente mediocres por los que se pudiera pagar tanto. Si hubiera la certeza de que Sallent tenga alma, se podría recordar el pacto entre el Doctor Fausto y Mefistòfeles. O, ahora, entre Mefistòfeles y Mefistòfeles bis, sin ningún Gretchen a la vista.

Sallent, primero; Mas, sexto; y Duart, séptimo

El presidente de la Generalidad, Artur Mas resulta tener el sexto más alto sueldo de la Generalidad, mientras el séptimo es el antiguo cuadro de la Organización Comunista de España Bandera Roja, Brauli Duart Linares. También fue un alto cargo de la estructura política de los Mossos d'Esquadra. Tiene perfil de comisario político. Le puede ayudar haber sido maoísta y partidario de un Estado extremadamente centralizado.

En el tardofranquismo, nadie ni ninguna entidad publicó un panfleto tan visceralmente anticatalán como aquel grupo ultraizquierdista, en buena parte inspirado en la organización terrorista italiana Lotta Continua. Su panfleto Los comunistas y la cuestión nacional produce escalofríos. Pero ahora el principal superviviente de aquella fallida locura, Jordi Borja, forma parte de la mesa oficial del "derecho a decidir".

Las dietas continúan y ERC no dice nada

Todos estos datos son insolentes. Me han sido facilitados por la organización de la UGT en la Cataluña Central. A pesar de ser públicos sólo fueron levemente comentados, de manera poco comprensible. Deberían estar poco afectados por el presupuesto de 2014.

Respecto a este año, ERC quiso lucir que aprobaba el presente presupuesto si desaparecían las monumentales dietas que benefician a altos cargos de los departamentos. Esto todavía no se ha producido, a pesar de que estamos acabando el primer semestre. Afirmar que ERC es diferente de CiU se lo puede creer quién quiera. Soñar es legal y gratis.

El sueldo de locos de Terribas

La inmoralidad en TV3 empezó hace años. En 2008, Mònica Terribas, predecesora de Sallent en el mismo cargo, cobró un sueldo oficial de 208.999, 96 euros, es decir, más de 34 millones de pesetas anuales, ó 2,8 millones al mes.

Ahora Terribas percibe, por una colaboración matinal en Catalunya Ràdio, de la Generalidad, una cantidad variable que cuando se conoció el contrato calculé y publiqué que llegaba al millón y medio de pesetas a la semana.

Más personal que el portaaviones "De Gaulle"

El 24 de marzo de 2011 publiqué en Diari de Girona un artículo, "Libia: TV3 con tanto personal como el portaaviones De Gaulle", que se puede encontrar en internet. Exponía, en base a datos oficiales franceses y catalanes, que el portaaviones De Gaulle, el mayor barco militar europeo, después del ruso Almirante Kuznetsov, tenía una plantilla inferior (sic), en 22 personas a las 1.972 que entonces constituían la inefable TV3, ya entonces muy servil, en manos de ERC, que no ha dejado de hacer lo posible para recuperarla del todo. Aun así, por ahora el talón de cheques lo tiene CiU. Esta lo usa a espuertas, contrariamente a lo que hace en sanidad, enseñanza y ayuda a los necesitados.

Como dato objetivo, puedo recordar que el primer director general de TV3 (esta era entonces la denominación) fui yo mismo. Pasé a serlo desde mi cargo (y trabajo, por supuesto) de "Director General del Proyecto de Empresa Pública de Producción y Emisión de Televisión de Cataluña", adscrito a la Presidencia de la Generalidad, bajo Jordi Pujol.

El primer presupuesto

Por lo tanto, me correspondió elaborar y aplicar el primer presupuesto de funcionamiento de TV3. Me responsabilicé desde el principio al final, de la alfa a la omega. Antes que nada, determiné el sueldo de los redactores de base calculando la media exacta de los sueldos de los redactores de tres diarios de Barcelona. A cada categoría superior le aumenté el sueldo presupuestado para la inmediatamente inferior, siempre sin ningún complemento, en un diez por ciento. Las categorías eran pocas, mínimas. Así llegué al sueldo y al cargo más alto, que era el mío. Fue (1983) de 262.768 pesetas mensuales (es decir 1.579 euros mensuales de ahora) percibidas por banco y, por lo tanto, muy demostrables.

Reproduzco uno de los últimos boletines de salario. El único aumento previsto y que realmente se efectuó fue el de IPC, pelado. No percibí nunca ninguna dieta, para nada. Era un salario un poco inferior al de mi anterior función, en la Generalidad. Ni se me acudió la equiparación, al creer que la determinación objetiva, de la manera expuesta, de todos los sueldos, era la formula más clara, equitativa y adecuada.

Los políticos quieren servidores muy atados

No sé como se ha llegado a los sueldos alocados actuales. Sospecho que, en cuanto a la cúpula de TV3, la loca subida de sueldos fue obra del poder político. La Generalidad, propietaria del medio, lo prefirió, dado que el dinero es público. Sueldos excesivos pueden permitir poderes políticos también excesivos y obligar a emitir informaciones sólo destinadas al control político e ideológico. Es lo que ahora tenemos.

En todo caso, mucho antes, yo dimití, dimití y dimití. Me costó mucho que Jordi Pujol, que durante dos años me había estado ofreciendo "montar la televisión del Estatuto", lo aceptara. Se me hicieron muchas propuestas para quedarme o pasar a otra función, siempre en el marco de la Generalidad pujolista. Las rechacé al instante. Nuestra última conversación fue muy dura, sólo por parte mía. Puedo acreditarla del todo.

Dimitir fue lo mejor hice. No me he arrepentido ni un instante. Recordar aquella etapa me produce una mezcla de vergüenza y de asco. No he vuelto a poner los pies en TV3 ni pienso hacerlo. He escrito varias veces, discretamente, pero desde hace muchos años, que si en vez de haber tenido que ver con TV3, y sobre todo en su concepción (tan diferente de la de ahora, como expuse por escrito y después demostré) me hubiera dedicado, solito, a pescar pulpos o a coger cangrejos, ahora tendría unos ahorros que no tengo. En síntesis, con TV3 perdí mucho más dinero que lo que gané, como Jordi Pujol sabe bien perfectamente. Para mí, fue una monumental tomadura de pelo nada banal. Es explicable y la puedo documentar. Ningún problema, "hakuna matata", en suahili.

Los mejor pagados

En el documento que me facilitó UGT, el segundo personaje de la Generalidad mejor pagado, siempre en 2013, ha sido el presidente y consejero delegado de Infraestructuras, un ente de la Consejería de Territorio y Sostenibilidad, con 158.079 euros, incluidos 7.529 euros en dietas. ERC ha querido hacer creer que suprimía las dietas, pero la verdad es que no lo ha hecho. ¿Cómo se dice confabulación en chino?

Sin duda, las funciones de responsable general de infraestructuras son clave. Tiene que estar bien pagado para evitar, ay, unas digamos tentaciones que surgen a menudo en la propia política. Ahora bien, hoy no hay demasiadas o ningunas inversiones en infraestructuras. Por lo tanto, este trabajo, parecen más bien unas largas vacaciones, ¿ha de estar tan bien pagado?

El Hospital de San Pablo

El tercer afortunado, en sueldo, es el director general de la Corporación Sanitaria Hospital de la Santa Cruz y San Pablo. Cobró, en 2013, 144.187 euros. Ya escribiré respecto al inmenso tema sanitario, es decir, la inmensa destrucción de la sanidad pública.

En cuarto lugar está el consejero delegado del Instituto Catalán de Finanzas. Cobra 140.235 euros, de los que cerca de 30.000 son en dietas. El quinto es el director general del citado ente de Infraestructuras.

El sexto es el presidente de la Generalidad, Artur Mas, cobrando 136.834,78 euros. El coste del daño que cuestan sus maldades es superior. Le sigue Brauli Duart Linares, ya referenciado. De su inmensa percepción (135.985 euros), 6.306 euros son en dietas. Es un comisario político de los medios teóricamente públicos. Reprime la verdad, en busca de más y más control político. Su pasado maoísta le tiene que ser muy inspirador. Y volvemos a lo mismo, que el pensamiento (si tiene) de Mas es "El sol que ilumina nuestros corazones", como se hacía llamar el vil genocida Mao.

Personajes de la destruida sanidad

En lugar decimoprimero aparece un viejo conocido. El director general de lo que el documento denomina Hospital Clínico y Provincial de Barcelona, Josep M. Piqué Badia. Cobra, dice el papel, 127.352 euros. Seguro que gana más, puesto que, por obra de Piqué, en el centro mencionado hay medicina privada a espuertas.

Piqué es otro ejemplo de los camelos inherentes al acuerdo presupuestario entre CiU y ERC. La pelota está al aire respecto al Clínico. Es un tema que también será tratado específicamente. De entrada, vale la pena destacar que, para ser un enemigo feroz de la sanidad pública, y partidario de privatizarlo todo, Piqué está muy bien pagado con dinero público, el de la Generalidad. Le pasa lo mismo que a Boi Ruiz. Son vergüenzas tan inmensas que, por supuesto, tienen que ser objeto de comentarios críticos permanentes. Se lo merecen.

Comentar