ERC distribuye el documento entre sus bases

Cómo ser un "buen independentista"

Una entidad impulsada por el activista, asesor de Artur Mas y ponente del simposio "España contra Cataluña" Salvador Cardús difunde un "Breve manual de buenas prácticas del independentista". Se trata de un decálogo en el que se insta a vender con simpatía el proyecto rupturista, sonriendo y evitando argumentos como el del "expolio fiscal" con el objetivo de convencer a los indecisos y ganar "la simpatía internacional". ERC distribuye el documento entre sus bases.

7 min
"Breve manual de buenas prácticas del independentista"
Alejandro Tercero
Sábado, 28.06.2014 11:14

El mal rollo no vende, así que conviene ser simpáticos para conseguir adeptos al proyecto secesionista impulsado por el presidente de la Generalidad, Artur Mas. Esta es la principal recomendación que recoge el "Breve manual de buenas prácticas del independentista", un documento de doce páginas que ha lanzado recientemente La fàbrica, una plataforma que se presenta como "un equipo de intervención que trabaja con el objetivo de conseguir la independencia de Cataluña".

La entidad está promovida por el sociólogo Salvador Cardús, uno de los activistas independentistas más radicales, ex decano de la Facultad de Sociología de la UAB, colaborador habitual de La Vanguardia y miembro del Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN), el grupo de sabios que guían a Mas en su hoja de ruta rupturista. Cardús fue, además, uno de los ponentes estrella del polémico simposio "España contra Cataluña", celebrado en diciembre pasado.

El manual -desarrollado a partir de una idea del escritor Joan-Lluís Lluís, director del Servicio de Difusión de la Lengua Catalana de la Casa de la Generalidad en Perpiñán (Francia)- insta a los independentistas "de buena fe" a "sonreir" y a no insultar, menospreciar o burlarse de los no independentistas. Además, recomienda evitar el uso de argumentos como el del "expolio fiscal" (el conocido "España nos roba") para no parecer "egoístas y xenófobos", aunque asegura que son agravios "reales". Según apuntaba este viernes El Confidencial, este argumentario está siendo repartido entre las bases de ERC, para que tomen nota.

Un decálogo con diez ideas-fuerza

El documento consta de un decálogo con unas ideas-fuerza muy sencillas para que puedan ser fácilmente asimiladas y que se resumen de la siguiente forma:

1. "Rechacemos las descalificaciones". El manual insta a los independentistas a "convivir con el máximo de armonía, sin que los desacuerdos tácticos desvíen la atención del objetivo común" de la secesión. Considera "inevitable" que aparezcan "personas movidas únicamente por su interés personal", lo que "no ha de preocuparnos excesivamente" puesto que "todas las causas ganadoras conocen este fenómeno" y "cada voto tendrá el mismo valor el día de la consulta o de las elecciones plebiscitarias".

2. "No propaguemos rumores ni falsas noticias". Instan a evitar dar publicidad a los "rumores, calumnias y falsas noticias destinadas a perjudicar al movimiento independentista". Denuncian "operaciones de intoxicación" contra "las personalidades, las instituciones y las entidades más destacadas de este proceso". Y piden "no creer a priori ninguna de estas pretendidas informaciones mientras no sean formalmente probadas". "No nos convirtamos en agentes de los adversarios de la independencia", añaden.

3. "Rehuyamos de los insultos". "Herir a nuestro adversario con insultos no le debilita sino, al contrario, le permite sacar fuerzas del resentimiento. Además, en una sociedad civilizada, el insulto y la agresión acaban volviéndose contra sus autores". El texto indica que las "acusaciones indignas por parte de ciertos unionistas", "como equiparar a los independentistas con los nazis", "muestran su falta de argumento y su bajo nivel intelectual y moral".

4. "Evitemos la trampa del triunfalismo". El documento advierte de que "pese a que todas las encuestas de opinión muestren que la independencia es la opción mayoritaria en Cataluña, no hay nada ganado". Así, advierte de que esto "no nos ha de hacer bajar la guardia". "No hemos de caer en la trampa de una supuesta superioridad intelectual o moral del independentismo, que nos podría hacer detestables a ojos de los indecisos. Hacer patente un triunfo antes de tiempo puede inducir a los unionistas a un reflejo de orgullo que les dé más fuerzas", añaden.

5. "Respetemos todas las otras lenguas". El manual insta a no excluir a los hablantes de lenguas distintas al catalán porque eso significaría "debilitar gravemente el movimiento independentista". "Bienvenidos sean los castellanohablants que entiendan que la Cataluña independiente será buena para ellos también, y celebremos que algunos lo expongan públicamente en castellano", señalan. Eso sí, dejan claro que "evidentemente, un Estado catalán tendrá la misión histórica de priorizar la consolidación del catalán en todo el país pero, ahora y siempre, todo el mundo ha de ser acogido en pie de igualdad, y cada lengua ha de ser respetada".

6. "Utilicemos el poder de la sonrisa". "Una causa gana partidarios también por la simpatía personal que generan los que la defienden. En la calle, en el trabajo, en el mercado o en reuniones familiares, es importante que el independentismo sea entendido como una causa justa y necesaria pero también pacífica, democrática, inclusiva y profundamente amable. Una sonrisa puede hacer tanto como muchos argumentos, unos ojos que brillan pueden convencer mejor que una ristra de cifras. Emocionar, ilusionar y seducir también son tareas importantes, que no han de ser difíciles de cumplir por aquellos que ya se sienten emocionados, ilusionados y seducidos por la idea de la libertad de Cataluña", indica poéticamente el documento.

7. "Escuchemos los argumentos contrarios". Tras asegurar que "los unionistas no nos convencerán", animan a escucharles "por respeto democrático" y porque así "se sentirán respetados y algunos tendrán más ganas de escucharnos".

8. "Repliquemos con respeto y determinación". El texto insta a "replicar siempre" a "los unionistas convencidos" con "paciencia y determinación" porque así "desarmaremos la agresividad de algunos, o al menos la haremos bajar de tono" y "mostraremos lo que es evidente: que el independentismo es, hoy, la opción más sólida de todas".

9. "Convenzamos a los indecisos". El manual destaca que "una gran cantidad de la población todavía tiene dudas" y que "es decisiva", por lo que "hay que considerarlos como una prioridad, hay que seducirlos y atraerlos". "Lo hemos de hacer respetando el hecho de que tienen el derecho absoluto a continuar siendo indecisos hasta el día del voto: eso significa que hasta el día del voto no nos hemos de parar en el intento de convencerlos", añaden.

10. "Atraigamos la simpatía internacional". El documento pone como ejemplo a Escocia porque se presenta al mundo como "abierta y generosa". "En cambio, la Padania continúa pareciendo un invento de laboratorio de unos regionalistas egoístas y xenófobos. Por eso es importante que Cataluña sea equiparada a Escocia y en eso todos podemos tener un papel. Al contrario de lo que se dice con frecuencia en España, los catalanes no somos nada avaros ni egoístas. Tenemos una cultura rica, una lengua y una historia que nos hace singulares, pero también tenemos una visión de futuro común que nos hace originales y nos ha de hacer atractivos. A los ojos del mundo, esta particularidad tiene mucho más valor que los expolios fiscales, por reales y cruentas que sean. Por eso, nos hemos de explicar mostrando lo bueno y mejor del país y de su proyecto", concluyen.

Comentar