CiU, a punto de romperse

Duran i Lleida dimitirá como 'número dos' de CiU por la deriva secesionista de Mas

El líder de UDC dejará la Secretaría General de CiU tras la proclamación de Felipe VI. Duran i Lleida no repetirá como cabeza de lista de la federación nacionalista en las próximas generales y podría enfrentarse a Mas en unas autonómicas si este las convoca en clave plebiscitaria.

3 min
Mas y Duran, durante un acto de campaña electoral de CiU en noviembre de 2011
Redacción
Domingo, 8.06.2014 09:35

El líder de UDC, Josep Antoni Duran i Lleida, formalizará su dimisión como secretario general de CiU y como presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso después de la proclamación del Príncipe como nuevo Rey Felipe VI, prevista para el 19 de junio.

Duran i Lleida también anunciará que renuncia a repetir como cabeza de lista de la federación nacionalista en las próximas elecciones generales, aunque conservará la presidencia del Comité de Gobierno de UDC y seguirá como portavoz del Grupo parlamentario de CiU en el Congreso.

La deriva secesionista del presidente de la Generalidad, de CDC y de CiU, Artur Mas, ha llevado a Duran i Lleida a tomar esta decisión, según avanza este domingo El Periódico, que también asegura que se presentaría como candidato de UDC a la Presidencia de la Generalidad en caso que Mas convoque unas elecciones autonómicas en clave plebiscitaria.

Deterioro de la relación con Mas desde las autonómicas de 2012

Duran i Lleida está convencido de que la apuesta soberanista de Mas conduce a la coalición nacionalista a una debacle electoral segura. La abstención de CiU ante la ley que regula la sucesión del Rey Juan Carlos habría sido el detonante final que le ha llevado a decidirse. El dirigente democristiano -junto al diputado Josep Sánchez Llibre- era partidario de que CiU votase a favor del trámite legislativo.

El líder de UDC llevaría bastante tiempo meditando dar este paso. En concreto, desde que Mas adelantó las pasadas elecciones autonómicas tras la Diada de 2012, abrazando la bandera independentista y perdiendo 12 diputados autonómicos.

A partir de ese momento, las diferencias en el seno de CiU no han hecho más que intensificarse, algo a lo que también ha ayudado la creciente complicidad entre CDC y ERC. Finalmente, Duran i Lleida ha llegado al convencimiento de que no hay forma de evitar la radicalización secesionista del presidente autonómico.

Apoyo de Rubalcaba

El líder de UDC también esperaba algún gesto por parte del Gobierno hacia el referéndum independentista que CiU promueve para el 9 de noviembre, pero este no se ha producido. Tampoco se ha convocado la comisión bilateral Gobierno-Generalidad, como pretendía Duran i Lleida. Sí ha recibido, en cambio, el apoyo del todavía líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien habría tratado de persuadirle para no abandonar por considerarle "el único" capaz de "reconducir" la tensión secesionista.

Según El Periódico, la decisión de mantener la portavocía de CiU en el Congreso responde a que ese cargo le podría ser muy útil a nivel mediático si finalmente decide enfrentarse a Mas en unas autonómicas plebiscitarias.

Comentar