el PP acusa a Trias de "dar alas a los violentos"

El Ayuntamiento avisa a los 'okupas': "se acaba" el plazo para negociar

El primer teniente de alcalde, Joaquim Forn, subraya que ante la violencia no hay posibilidad de negociación. El PP censura la "cobardía política" de Trias y pide un pleno para condenar la violencia urbana.

2 min
Redacción
Domingo, 1.06.2014 14:52

El gobierno municipal de Barcelona, que encabeza el convergente Xavier Trias, ha dado un nuevo -y sutil- giro a su posicionamiento en relación al conflicto abierto con los okupas de Can Vies, cuyo desalojo, el lunes pasado, dio paso a una semana de violencia en las calles de Barcelona, especialmente en el barrio de Sants. Después de que el viernes el propio Trias anunciara que se paralizaba el derribo de la finca para favorecer el diálogo, y después de que los okupas hayan rechazado la oferta -y con críticas desde el propio entorno convergente de fondo-, el Ayuntamiento ha avisado que el tiempo para la negociación "se acaba".

Así lo ha advertido el primer teniente de alcalde y responsable de Seguridad, Joaquim Forn, que ha querido dejar claro que el tiempo para dialogar con los representantes del centro okupado Can Vies "se acaba", subrayando también que ante la violencia no hay posibilidad de negociación.

En rueda de prensa este domingo, después de que durante la noche anterior se vivieran nuevos incidentes en el centro de Barcelona, tras una manifestación de apoyo a los okupas, Forn se ha dirigido a estos últimos pidiéndoles que "si hay gente que de verdad quiere negociar, que salga y dé la cara".

Sobre los últimos incidentes, Forn ha explicado que en la noche del sábado se practicaron siete detenciones y hubo que lamentar 45.000 euros en daños, por la quema de 38 contenedores y desperfectos a doce vehículos. "La única respuesta es el ejercicio de la autoridad", ha concluido ante estos hechos.

Fernández Díaz ve "cobardía política" en Trias

También este domingo, el líder municipal del PP, Alberto Fernández Díaz, ha criticado la gestión que ha hecho del conflicto el alcalde Trias, al que ha acusado de "dar alas a los violentos".

En un comunicado, el dirigente popular considera que Trias ha exhibido "cobardía política", y ha censurado su decisión de paralizar el derribo de la finca "sin informar ni antes ni después a los grupos municipales", mientras que, en cambio, "si ha mantenido contactos secretos con la CUP", que no tiene representación en el Consistorio.

A la vez, Fernández Díaz ha pedido la convocatoria urgente de un pleno municipal, para tratar en él "la cesión al chantaje de los violentos por parte del alcalde", y para someter a votación una "condena rotunda" de la violencia urbana.

Comentar