ni mas ni urkullu aplauden

Felipe VI subraya que en esta "gran nación caben todas las formas de sentirse español"

El Monarca defiende, en su primer discurso oficial como Jefe del Estado, "la unidad de España", lo cual, según indica, "no es uniformidad": "En esa España, unida y diversa, basada en la igualdad de los españoles, en la solidaridad entre sus pueblos y en el respeto a la ley, cabemos todos; caben todos los sentimientos y sensibilidades". Pese a que se ha comprometido a velar por "proteger todos los pueblos de España, sus tradiciones, culturas, lenguas e instituciones", el recién proclamado Rey no logra arrancar los aplausos de Artur Mas, Íñigo Urkullu ni de la mayoría de los parlamentarios nacionalistas.

5 min
Sesión Solemne de Juramento y Proclamación de su Majestad el Rey Don Felipe VI ante las Cortes Generales
Redacción / Agencias
Jueves, 19.06.2014 11:32

En su primer discurso como Monarca en las Cortes Generales, el Rey Felipe VI ha reafirmado su "fe en la unidad de España", en la que "cabemos todos" y de la que ha celebrado que sea "unida y diversa". Por lo mismo, ha confiado en que "no se rompan nunca los puentes del entendimiento".

"Unidad no es uniformidad", ha proclamado el nuevo jefe de Estado, quien ha evocado el espíritu que llevó a pactar la Constitución de 1978 para suscribir que la diversidad "engrandece" y contribuye a "fortalecer" a España, sellando, entre otras cosas, las lenguas cooficiales del país como "patrimonio común":

"En España han convivido históricamente tradiciones y culturas diversas con las que de continuo se han enriquecido todos sus pueblos. Y esa suma, esa interrelación entre culturas y tradiciones tiene su mejor expresión en el concierto de las lenguas. Junto al castellano, lengua oficial del Estado, las otras lenguas de España forman un patrimonio común que, tal y como establece la Constitución, debe ser objeto de especial respeto y protección; pues las lenguas constituyen las vías naturales de acceso al conocimiento de los pueblos y son a la vez los puentes para el diálogo de todos los españoles. Así lo han considerado y reclamado escritores tan señeros como Antonio Machado, Espriu, Aresti o Castelao".

"En esa España, unida y diversa, basada en la igualdad de los españoles, en la solidaridad entre sus pueblos y en el respeto a la ley, cabemos todos; caben todos los sentimientos y sensibilidades, caben todas las formas de sentirse español", ha proseguido el Rey ante un Parlamento que lo ha respaldado con los diputados y senadores puestos en pie y con un aplauso de un minuto y medio de duración al que, no obstante, no se han sumado ni los presidentes autonómicos del País Vasco -Íñigo Urkullu (PNV)- y de Cataluña -Artur Mas (CiU)-, ni buena parte de los parlamentarios nacionalistas. Entre ellos, el líder de UDC y portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, sí ha secundado ocasionalmente los aplausos a Felipe VI.

"Tenemos un gran país, somos una gran nación"

Tras jurar la Constitución ante las Cortes españolas -"depositarias de la soberanía nacional", ha señalado el presidente del Congreso, Jesús Posada, antes de dar la palabra al nuevo Rey-, Felipe VI ha hecho hincapié en que los sentimientos, "más aún en los tiempos de la construcción europea, no deben nunca enfrentar, dividir o excluir, sino comprender y respetar, convivir y compartir".

"Tenemos un gran país, somos una gran nación, creamos y confiemos en ella", ha instado el Monarca, quien al mismo tiempo ha expresado su voluntad de ganarse "el respeto y la confianza" de todos los españoles, trabajando para convertirse en un referente de "ejemplaridad" y "preservar el prestigio" de la institución que encarna desde este jueves con una "conducta íntegra, honesta y transparente".

En este sentido, el recién proclamado Rey de España ha abogado por la "independencia de la Corona, su neutralidad política y su vocación integradora ante las diferentes opciones ideológicas", de modo que pueda contribuir a la "estabilidad" de la democracia española con una Monarquía, eso sí, "renovada para un tiempo nuevo".

"Todos los pueblos de España"

"Afronto mi tarea con energía, con ilusión y con el espíritu abierto y renovador que inspira a los hombres y mujeres de mi generación", ha indicado don Felipe, quien, por lo demás, ha asegurado comprender las exigencias de la ciudadanía que demandan cambios "con toda razón".

La Corona se hará "acreedora de la autoridad moral necesaria para el ejercicio de sus funciones", ha apuntado a este respecto el nuevo Monarca, quien tampoco ha dejado pasar la ocasión que le ha brindado su primer discurso oficial como Jefe del Estado para recordar a las víctimas del terrorismo que "perdieron su vida o sufrieron por defender nuestra libertad".

"Su recuerdo permanecerá en nuestra memoria y en nuestro corazón", ha añadido Felipe VI, al tiempo que ha asegurado que "el mejor reconocimiento a la dignidad que merecen" es el respeto al Estado de Derecho. 

El Monarca también ha recordado que, como "Príncipe de Viana y de Gerona" -título que ha pronunciado en catalán-, ha velado y velará por "proteger todos los pueblos de España, sus tradiciones, culturas, lenguas e instituciones" así como ha manifestado su deseo de "llegar a acuerdos entre todas las fuerzas políticas". Finalmente se ha despedido en todas las lenguas oficiales del Estado: "Muchas gracias. Moltes gràcies. Eskerrik asko. Moitas grazas". Solo en este caso, Urkullu y Mas han aplaudido tímidamente.

Comentar