Felipe VI y Mas, juntos pero "incomunicados" ante 20 testigos

El discurso bilingüe del Rey recibe el aprobado de La Vanguardia. Puigverd describe la "doble moral" de CiU. El adiós de Rubalcaba agota los elogios editoriales. Se va un atleta de la política, vuelve el químico.

12 min
Pablo Planas
Viernes, 27.06.2014 09:55

Felipe VI leyó gran parte de su discurso de Gerona en catalán, con una pronunciación entre buena y aceptable a decir de los críticos fonéticos. Insistió en las claves colaborativas y empáticas de la proclamación, en la aceptación del "sello distintivo" y en el fomento de la unidad. El acto fue un éxito. Los reyes fueron calurosamente acogidos en el palacio de congresos de Gerona. Todo fueron aplausos, elogios y buenas intenciones. Felipe y Letizia causaron un gran impacto, a la altura de las expectativas del nuevo reinado, a decir de muchos de los presentes en la jornada gerundense de los monarcas. Fuera, en la calle, unas seiscientas personas, según El País, se manifestaban en contra de la Corona, a favor de la República y por el Estado catalán. Un teletipo de Europa Press asegura que si bien los Reyes fueron muy aplaudidos, más lo fueron Francesc Homs y el alcalde Carles Puigdemont cuando subieron al escenario en la entrega de premios. No dice eso el resto de las crónicas publicadas en la prensa de papel.

La acogida en los periódicos de la primera visita de los nuevos reyes a Cataluña está entre cálida y entusiasta. En La Vanguardia le conceden la foto de portada a Felipe VI y Mas y titulan que el Rey "reconoce el catalán como lengua propia". El titular principal, sin embargo, es para Rubalcaba, ya en fase de incorruptibilidad. Más monárquico incluso se muestra El Periódico, que deja al margen la cuestión del idioma y se centra en el mensaje. En primera titulan: "El Rey ofrece a Cataluña 'respeto y entendimiento'". Es el "Tema del día" en el diario del grupo Zeta. Firma la crónica Pilar Santos. Bajo el título "Felipe VI lanza en Gerona un mensaje de concordia", escribe:

"Felipe VI ha estrenado este jueves su cargo como jefe del Estado en Cataluña con un discurso de concordia ante el conflicto institucional abierto por la consulta soberanista anunciada para el 9 de noviembre. El Monarca ha alabado el 'sello distintivo de esta tierra', el 'espíritu reflexivo y crítico' de sus habitantes y la convivencia 'enriquecedora' entre el castellano y el catalán. Pero, ante las expectativas creadas por su llegada al trono, ha repetido, entre líneas, una idea que ya destacó la semana pasada en su proclamación en el Congreso: la Constitución no le otorga ningún papel activo para resolver el bloqueo entre la Generalidad y el Gobierno de Mariano Rajoy ante el desafío soberanista. Como Rey, ha dicho, solo puede 'transmitir mensajes de respeto, entendimiento y convivencia'".

Como se sabe, el presidente de la Generalidad, Artur Mas, es a la sazón vicepresidente de honor de la Fundación Príncipe de Gerona, que entrega los premios Impulsa, etcétera. Sólo se presentó a la cena, a mesa puesta, y se saltó tanto la reunión del patronato como el acto en el auditorio gerundense. Santos comenta también la cena:

"Tras la entrega de premios, Felipe y Mas han asistido a la cena posterior, en la que se han sentado en una gran mesa ovalada junto con otras 20 personas, entre autoridades, ponentes y premiados. Los Reyes estaban sentados enfrente del 'president', por lo que cualquier conversación tenía que cruzar la mesa. El propio Mas y también Homs ya comentaron la semana pasada que no creían que este foro fuera el mejor lugar para mantener una reunión formal con el nuevo jefe del Estado".

Antoni Puigverd, en La Vanguardia, describe a la perfección el ambiente y algunas actitudes en relación a la jornada real. "El discreto encanto de la hipocresía", titula. Y escribe:

"Los novelistas describen las pequeñas ciudades como madrigueras de vicios burgueses: ensimismamiento, tensión oculta, hipocresía. Es una visión injusta: en las grandes ciudades estos vicios no son infrecuentes, aunque en las pequeñas son visibles. En Gerona, a tenor de lo que dejaron escrito Bertrana, Pla o Pairolí, estos vicios predominaron en el pasado, pero ahora es una ciudad abierta, culturalmente puntera, bulliciosa, turística, industrial. Y sin embargo entre algunos sectores de sus élites se ha enquistado el vicio de la hipocresía: la incapacidad de adecuar las palabras a los hechos. Conspicuos representantes de la sociedad civil frecuentan el Forum Impulsa, vinculado a la Fundación Príncipe de Gerona, participando, a la vez, del clima de impugnación bromista de la monarquía que en Cataluña se ha puesto de moda. El alcalde Puigdemont (CiU) es exponente de esta doble moral. Avaló el otro día con su voto una moción en la que se declara que el título de Príncipe de Gerona 'no representa a la ciudad'; pero participa del Fórum Impulsa con la excusa de que la fundación Príncipe de Gerona es 'una iniciativa privada que mueve importantes recursos humanos y económicos'. No pocos gerundenses importantes participan de este doble juego".

El autor alerta sobre las posibles consecuencias de tanta frivolidad:

"En el Parlamento [autonómico] CiU (y el PSC) también había tocado el violín: jugando con todas las cartas. Jugando en los dos sentidos: también en el de frivolizar. Un partido de orden y estabilidad avalando, en plena crisis económica y política, el desguace general. Felipe VI continuó su plan sin inmutarse. Con franca vocación de ingeniero de puentes, realizó una apología de la lengua catalana en un tono y con un rotundidad que ningún político español había pronunciado nunca. Describió Felipe VI las virtudes catalanas (emprendeduría, iniciativa privada, espíritu crítico, apertura exterior), pero optó por ahorrar toda referencia a la hipocresía. Así estaban ayer las cosas en Gerona. Mientras el Rey persistía en su mensaje de respeto, entendimiento y convivencia, las elites menguantes jugaban con dos barajas sin que podamos saber exactamente, no ya adónde nos conducen, sino a qué estrategia responden".

La sustancia del discurso del Rey se concentra en el último párrafo, que el monarca leyó en catalán. La traducción al español de la Casa Real es la siguiente:

"A lo largo de todos estos años he venido utilizando en mis intervenciones en Cataluña dos de nuestras lenguas oficiales: el castellano y el catalán. Dos lenguas de las que debemos sentirnos muy orgullosos porque enriquecen el patrimonio cultural de toda España. Y hoy, tras mi proclamación como Rey, he querido comenzar mis palabras en catalán y quiero concluirlas ahora también en esta lengua nuestra como reconocimiento a uno de los signos que definen a Cataluña. Una lengua, el catalán, que en diálogo y convivencia permanente, sincera y enriquecedora con el castellano, es un elemento sin el cual no es posible entender la cultura de esta tierra".

Felipe VI pagó el peaje. Habló en catalán y satisfizo las demandas bilingües de El País y La Vanguardia. ¿Habrá reconocimiento para los damnificados por la política lingüística de la Generalidad? La prensa editada en Barcelona niega su existencia, así como que no se cumplan leyes y sentencias. En La Razón se avanza que durante la cena, Mas pidió al Rey una audiencia oficial en La Zarzuela.

Una despedida. Alfredo Pérez Rubalcaba dijo ayer que en septiembre se vuelve a dar clases en la universidad tras 21 años en política. No parece un anuncio a lo Duran Lleida toda vez que los diarios le dedican editoriales obituario en el que predominan los elogios. En El Mundo, por ejemplo, se afirma:

"A la hora de hacer balance sobre lo que ha supuesto Rubalcaba para el PSOE y para España es obligado reseñar su contribución a la estabilidad del sistema, pero resulta imposible no reparar en sus desaciertos. Rubalcaba ha sido artífice de importantes pactos de Estado con el PP y el resto de fuerzas políticas, y ha contribuido a la mejora y el desarrollo del país como ministro -varias veces- y como vicepresidente del Gobierno. Sin embargo, también ha protagonizado algunos de los episodios oscuros de nuestra democracia. Con el felipismo miró hacia otro lado con los GAL, no tuvo empacho en engañar a todos los españoles con la falsa detención de Roldán en Laos y negó el saqueo de los fondos reservados. Con Zapatero, su sombra está tras el chivatazo del bar Faisán. Esta doble faceta, de hombre de Estado y de político pragmático, resumen al personaje. Por lo que atañe a su papel en el PSOE, hay que reconocer que se trata de uno de los parlamentarios más brillantes. Además, su probada capacidad para superar etapas y no quemarse junto a sus jefes muestra su habilidad, aunque con él el PSOE ha cosechado los peores resultados electorales".

En El País le tachan de "Un político de altura" en el titular de un editorial ditirámbico en el que más que de salto de altura se habla de velocidad: "Rubalcaba deja atrás una prolongada carrera política —ingresó en el PSOE en 1974— en la que se incluyen 21 años como parlamentario, el desempeño de varios ministerios y la vicepresidencia del Gobierno. Antes había tenido otra vida de profesor universitario, premio fin de carrera en Químicas y atleta velocista, subcampeón de España de los 100 metros. Al borde de los 63 años de edad, retirarse discretamente a la universidad tras una trayectoria tan prolongada dice mucho de su honradez personal". Se abre definitivamente una nueva fase en el PSOE. Pedro Sánchez triplica en avales a Eduardo Madina.

La corrupción. Detenido el alcalde de Torredembarra, de CiU. Mercè Pérez Pons lo cuenta en El País:

"La Guardia Civil dio ayer un golpe a la corrupción en el Ayuntamiento de Torredembarra (Tarragonés), gobernado por CiU, PP, y el grupo independiente GIT. Los agentes detuvieron al alcalde, el convergente Daniel Massagué, a un empresario local, Blas Niubò, y a seis ediles del equipo de gobierno: la primera teniente de alcalde, Paquita Folguera (CiU); los concejales nacionalistas, Elia Rodríguez, Pere Font y Santiago Ardèvol; el independiente Ignasi Duran; y el popular José Oviedo. La mayoría de ellos forma parte de la Junta de Gobierno Local. Todos están acusados de delitos contra la administración pública y blanqueo de capitales por un cúmulo de ilegalidades, entre las que se encuentra la supuesta adjudicación irregular de contratos y alquileres, según fuentes policiales".

Lo de siempre.

En lo de siempre, el proceso, destaca un artículo de Miquel Porta Perales en el Abc. Dice el autor:

"Todo invita a pensar que los desperfectos pueden transformarse en destrozos. Estragos, incluso. ¿Qué ocurrirá cuando la convocatoria de la consulta sea recurrida por el Estado y anulada por el Tribunal Constitucional? ¿Quizá Artur Mas intentará agotar la legislatura? ¿Elecciones autonómicas en clave plebiscitaria? Y después, ¿qué? ¿Algún conejo en la chistera? ¿Quizá una suerte de primavera árabe a la catalana –ahí está esa infantería que es la Asamblea Nacional Catalana- que buscaría que la Unión Europea interviniera para solucionar el 'conflicto' entre Cataluña y [el resto de] España? ¿Quizá la táctica y la estrategia del nacionalismo catalán busca el conflicto y a ver qué pasa después y quién y cómo nos saca las castañas del fuego a mayor gloria de nuestros – sus particulares- intereses? El grado omega de la irresponsabilidad y unos daños difíciles de reparar que los ciudadanos podríamos pagar muy caro".

Una "primavera árabe a la catalana"... En El Punt Avui están al día de los preparativos. Cada día entrevistan a unos cuantos protagonistas del proceso. Hoy es Muriel Casals, presidenta de Òmnium Cultural, la invitada de portada. Asegura: "Comenzaremos a hacer campaña por el doble sí". ¿Y no era eso a lo que se han dedicado en los últimos meses?

27 de junio, San Cirilo, San Sansón y San Zoilo.