La Generalidad compra por 135.882 euros un fondo documental al cuñado de Jordi Pujol

En junio de 2013, en un artículo en El Punt Avui, Francesc Cabana -cofundador junto a Pujol de Banca Catalana- ofrecía su colección de libros y documentos mercantiles al mejor postor, tras destacar el coste que le había supuesto para su bolsillo y quejarse de que Hacienda le exigía las facturas correspondientes para poder desgravársela. Un año más tarde, la Consejería de Cultura sale en su rescate.

3 min
Francesc Cabana Vancells, ex presidente del Ateneu Barcelonès i cuñado del ex presidente de la Generalidad Jordi Pujol.
Redacción
Martes, 24.06.2014 06:00

La Consejería de Cultura de la Generalidad ha comprado a Francesc Cabana Vancells su "fondo documental de historia de la empresa catalana" por 135.882 euros.

Así lo recoge el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña (DOGC) del pasado 12 de junio, en el que, sorprendentemente, no se dan más detalles de la adquisición, tales como su contenido o los motivos de su compra por parte del Gobierno autonómico. Además, y al contrario de lo que ha ocurrido con otras adquisiciones recientes de fondos documentales, en esa ocasión, la Generalidad no ha dado publicidad a esta operación.

Se da la circunstancia de que Cabana es cuñado del ex presidente de la Generalidad Jordi Pujol Soley -está casado con su hermana Maria-, quien ostenta el cargo de presidente fundador de CiU, partido que gobierna en la Generalidad.

Socio de Pujol en Banca Catalana

Francesc Cabana Vancells (Barcelona, 1934) es un abogado conocido por sus publicaciones sobre la historia de la economía y de la burguesía catalana del último siglo, de la que él mismo ha sido protagonista.

En 1959, en pleno franquismo, Cabana fundó Banca Catalana junto a Jordi Pujol y al padre de este, Florencio Pujol Brugat (quien aquel mismo año apareció en la lista publicada por el Gobierno de la dictadura de 872 evasores fiscales a través de la Societé de Banque Suisse). Tanto Cabana como Pujol estuvieron imputados por el escándalo de la entidad bancaria, que tuvo que ser rescatada de la quiebra a principios de los años 80, lo que supuso un coste de decenas de miles de millones de pesetas para las arcas públicas.

En 1986, tras fuertes presiones políticas, el pleno de la Audiencia de Barcelona -en una polémica votación- libró a ambos de los múltiples cargos que se les atribuían -entre ellos, desvío de fondos, falsedad documental, apropiación indebida y maquinación para alterar los precios-. El fiscal general del Estado decidió no recurrir aquella decisión, pese a que todos los indicios le invitaban a hacerlo.

Hace un año ofreció su colección al mejor postor

Cabana -presidente del Ateneo Barcelonés entre 2011 y 2014, y reconocido independentista- ha centrado su obra en denunciar un supuesto centralismo del Estado español -que llega a calificar de "lastre" para Cataluña- y en criticar el déficit fiscal catalán.

En 1998, el Gobierno de la Generalidad presidido por Jordi Pujol otorgó a Francesc Cabana la Cruz de Sant Jordi, una de las máximas distinciones que concede la Generalidad, que se entrega a aquellos que se destacan "por los servicios prestados a Cataluña en la defensa de su identidad".

En un artículo publicado en El Punt Avui en junio de 2013, Cabana mostró su enfado porque durante una inspección de hacienda le habían rechazado que se desgravase los libros que compraba debido a que no disponía de las correspondientes facturas. En aquel artículo estimó su colección -de la que destacaba el elevado coste que le había supuesto para su bolsillo- en cerca de 4.000 libros y unos 2.000 documentos mercantiles de los últimos 200 años, y terminaba con una pregunta: "¿Alguien querría comprar una biblioteca de historia económica catalana, que requiere un amplio espacio para instalarla?". Un año más tarde, la Consejería de Cultura de la Generalidad ha salido en su rescate.

Comentar