Revista de prensa

Magdalena Álvarez sólo cobrará 10.000 euros al mes, según 'El Mundo'

Castro arponea a la infanta Cristina, pero el parte de bajas en la izquierda republicana es desolador: la UGT, Willy Meyer y la ex ministra de Fomento. Asombrosa encuesta en El Periódico: CiU, mejor separados.

16 min
Pablo Planas
Jueves, 26.06.2014 10:47

La nueva monarquía y la tercera república libran una batalla sin cuartel en los tribunales, una despiadada partida de ajedrez. Se consumó la imputación de la infanta Cristina de Borbón, hija y hermana de reyes, de España, de Grecia y Dos Sicilias. En una de ellas manda el juez Castro Montalbano, un personaje de Andrea Camilleri, que circula en moto. Lleva una luz fundida, pero porta casco. En Marinaleda debaten si dar el nombre del magistrado a una plaza o a una calle. "Colaboración silenciosa" le atribuye a la infanta respecto a los manejos de su marido, del que penden ocho cargos (penales). La prosa jurídica de Castro tiene demasiados adjetivos, lo que va en contra de la asepsia forense, de la descripción científica de los casos. La frase sobre la veneración o el amor de la infanta a su esposo es de ese tipo de pases de cara a la galería que tal vez están de más en un auto y hasta en una novela, como la dentellada del delantero Suarez al zaguero Chiellini. Es un auto, sí, pero de fe, un juicio moral.

Descontada la imputación de Cristina y a falta de la decisión colegiada de la Audiencia de Palma, que podría dar carpetazo a su expediente, la infanta, según Natalia Junquera en El País, está enfadada e "interpreta su aislamiento como una condena anticipada". Perfila la periodista:

"El miembro más independiente de la familia real también era uno de los más queridos. El día en que se casó con Iñaki Urdangarín en Barcelona, 200.000 personas salieron a la calle a aplaudirles. Era octubre de 1997. Quince años después, ante 'la indignación popular', el Ayuntamiento de Palma de Mallorca, del PP, decidió retirarles la calle que les habían concedido en los días de popularidad: La Rambla de los duques de Palma pasó a llamarse, simplemente, La Rambla. El título de duquesa había sido el regalo de boda de su padre, el rey Juan Carlos".

El texto concluye con el apunte de unas palabras de la infanta a Castro:

"Lo repitió muchas veces en su declaración: 'Yo confiaba en mi marido'. Pero no logró convencer al juez Castro. 'La interminable apelación a la ignorancia y a la falta de memoria' que, según apunta en su auto, mostró doña Cristina en el interrogatorio, le impide desimputarla. 'Si la explicación a esta actitud residía en la confianza, veneración o amor que profesaba a su marido', añade el instructor, no le corresponde a él juzgarlo. Aunque en La Zarzuela atribuyan a ese empecinamiento de mujer enamorada los suspensos en las encuestas y la primera sombra sobre el nuevo rey".

¿Problemas para Felipe VI? Pues si es por lo de ayer lo tiene mucho peor la parte contraria. El balance de bajas en la izquierda igualitaria, moralmente irreprochable e ideológicamente superior es la constatación de que no hay ni un palmo de limpio en el selecto club de los aforados. El eurodiputado de Izquierda Unida Willy Meyer, número uno de la lista en los últimos comicios al parlamento europeo, ha sido forzado a dimitir por el soviet supremo de su formación, que le obligó a comparecer en público para confesar que se lo montaba con una "sicav" (un chollo, las auténticas preferentes que sólo ofrecen a la gente que maneja). Parecía aquello un juicio en Pekín, con Cayo Lara de sumo sacerdote y verdugo en jefe, la camisa arrugada por fuera, más radical aún que Pablo Iglesias, oiga.

Salvador Sostres aborda el conjunto situacional en El Mundo. Escribe:

"El problema no es que Willy Meyer tenga una Sicav sino el atroz igualitarismo comunista. El delito no es que Montoro esté en la misma Sicav sino su extractivo sistema impositivo. El cinismo no es que Elena Valenciano también esté en el lío sino las tonterías que desde que Felipe se fue no se cansan de soltar los socialistas. ¿Y qué decir de ti, Rosa Díez? Yo también fui como vosotros, ¿sabéis? Yo también quise sentirme justo y solidario, y comparecer como un paria ante los ojos del mundo. Yo también tuve delirios de profeta. Pero luego me di cuenta de que era un hombre. Un hombre imperfecto y libre, que trabajo para mi bienestar y el de mi familia. Entiendo que tengo que pagar impuestos para ayudar a los que verdaderamente no pueden, pero no para patrocinar a vergonzosos holgazanes. Por eso soy de derechas, y por eso intento defenderme de Hacienda".

Lo de Meyer es legal, pero lo de Magdalena Álvarez puede acabar en el banquillo de los acusados, que dirían en Sálvame. ¿Pero hubo alguna vez un juzgado con banquillo? La ex consejera de la Junta de Andalucía y ex ministra de Fomento sentaba plaza de vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones, el pesebre financiero por antonomasia, un chollo con todas las ventajas de un FMI y sin ninguno de sus inconvenientes porque hasta lo de Álvarez, la jueza Alaya (la que sale en la misma portada que inmortalizó a María Teresa Fernández de la Vega) y los ERE de Andalucía y la UGT sólo los entendidos sabían de la existencia de un banco europeo de inversiones.

La imputó Alaya y se jodió el Perú. ¿Todo? No. En El Mundo lo explica Carlos Segovia. El texto resulta escalofriante: "Una copa de vino y patatas fritas en la terraza del hotel Miguel Ángel de Madrid. La vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Magdalena Álvarez, se mostraba en público relajada en la mañana de ayer en la capital tras verse obligada a dimitir. Al renunciar evitando un proceso de destitución tiene derecho a acogerse a los privilegios de salida de ex altos cargos europeos".

¿Y de qué privilegios estamos hablando? Segovia no necesita adjetivos para componer un párrafo maestro:

"Las reglas de remuneración del BEI permiten a Álvarez la misma indemnización y pensión que un ex vicepresidente de la Comisión Europea al dejar el cargo. Por un lado, un mínimo del 45% de su salario fijo anual (que es hasta ahora de 23.147,26 euros al mes sujetos a tributación europea) durante los próximos tres años, lo que equivale en su caso a unos 10.000 euros al mes hasta 2017, que es justamente el año en que cumple 65 y podrá jubilarse. A partir de ese año, tendrá derecho a una pensión vitalicia del 4,275% de su salario fijo por cada año trabajado. Como Álvarez se ha resistido a dimitir hasta ahora y fue nombrada en junio de 2010, ha cumplido justo cuatro años, por lo que su pensión mínima mensual será de 4.000 euros mensuales, compatible con la que perciba en España. Álvarez dijo ayer que se va a tomar unas vacaciones y que pedirá su reincorporación al cuerpo de inspectores de Hacienda, al que pertenece".

Hacienda. Hasta aquí podíamos llegar. Hacienda. En lo de las "sicav" está toda la clase política. Podemos no. Podemos está en lo del dinero bolivariano, que es como el dinero negro pero en revolucionario, de modo que los bolívares de Iglesias y Monedero son como los "bitcoin", pasta pirata que tampoco tributa. Hacienda. Hacienda y Magdalena Álvarez, que dice que no dimite porque esté imputada sino porque Rajoy y De Guindos quieren poner a uno del PP en su lugar. ¿Y si recupera la plaza de inspectora de Hacienda podrá mantener la pensión? Otra pregunta: ¿alguien con el perfil de Álvarez puede ser inspector de Hacienda? Y la última. ¿Pero todo esto es legal?

Cataluña. Pedro Sánchez, la esperanza blanca del PSOE, ha rendido visita al Principado. Tras pronunciar las palabras de rigor sobre los lazos fraternales entre Cataluña y España, la locomotora y qué bonita es Badalona se manifestó partidario de una reforma de la Constitución para recoger que Cataluña es una nación, de un trato fiscal y financiero diferenciado y del blindaje de las competencias en lengua, cultura y educación. O sea, el papel de Gay de Montellà, el presidente de Foment del Treball (antes Fomento Nacional, como la Fiesta). Aun así, Iceta recela de Sánchez y parece sopesar el apoyo a Madina. El aspirante a suceder a Navarro ya ejerce mando en plaza y se hace el interesante, entre España y la pared o Cataluña y la espada.

En "La mirilla" de La Vanguardia (página dos) revelan que a Pere Navarro nadie le ha pedido su aval, ni Sánchez ni Iceta. Sugiere el texto que el ex dirigente socialista está más relajado tras haber pasado unos días de desconexión en familia. Asume con resignación la conjura de los necios o "conjura Parlon", según el decano de la Ciudad Condal.

El proceso está en El Punt Avui, que rezuma filosofía por los cuatro costados de la portada. Entrevistan a Carme Forcadell, la presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y titulan en la primera página: "Si no nos hubiéramos movido no estaríamos donde estamos". ¿Qué? No puede estar más claro. Es como eso de que nadie se baña dos veces en el mismo río. Por abajo, el economista Germà Bel es la estrella del "moment zero", el ciclo de conferencias en el Born del diario. "Hay que pensar qué necesitamos", es el títular que le endosan en portada al invitado. Qué necesitamos y estamos donde estamos porque hemos experimentado un desplazamiento físico y teórico, un movimiento que altera la relación posicional respecto al eje meridiano y al paralelo 38.

En El Periódico, otra entrega de la encuesta. El panorama es asombroso. Convergència y Unió restan cuando se suman y suman cuando se dividen. Lo explica Rafa Julve:

"Si CiU se dividiera y los dos partidos de la federación se presentaran por separado a las elecciones al Parlamento [autonómico], Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) sacaría prácticamente los mismos escaños que obtendría la coalición si se mantuviera unida. Según el último sondeo del Gabinet d'Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP), el partido de Artur Mas lograría entre 27 y 29 diputados yendo solo, mientras que Unió Democràtica de Catalunya (UDC) conseguiría 6 o 7 y pasaría a ser octava fuerza de la Cámara. Sin ruptura, la encuesta otorga a CiU 29 o 30 plazas en el hemiciclo, 20 menos que en la actualidad. Además de Unió, el principal partido perjudicado en caso de divorcio entre convergentes y democristianos sería el PPC. Solo el 4,6% de los catalanes que votaron a CiU en el 2012 apostarían por el partido de Josep Antoni Duran Lleida si concurriera a los comicios en solitario. En cambio, UDC se nutriría de un 13% de los electores que dieron su apoyo a Alicia Sánchez-Camacho, cuya fuerza se quedaría con 8 o 9 diputados en el Parlamento [autonómico], 10 u 11 menos que ahora y 4 o 5 menos si la federación siguiera inalterable. También habría un apreciable trasvase de votantes de Ciudadanos a Unió (el 7%), así como del PSC (3,1%), que incluso podría perder dos escaños más y quedarse con 10 (la mitad que ahora) si hubiera ruptura en CiU. En cambio, ERC se beneficiaría de la nueva situación y asentaría su liderazgo con 39 o 40 diputados, los mismos o incluso uno más que le da el barómetro con la estructura de partidos actual".

Siempre gana Junqueras y en su defecto, el Pablo Iglesias que esté por venir al Parlamento autonómico catalán, que al ayuntamiento va Ada Colau.

La conversión de la plaza de toros de la Monumental en una "megamezquita", según la expresión del popular Alberto Fernández, es el tema de moda, un sugerente debate entre partidarios, detractores, mediopensionistas y silenciosos, como el socialista Collboni. Trias niega tener conocimiento del proyecto, pero advierte de que falta una mezquita en Barcelona, según la versión de El Mundo. Alberto Fernández exige a Trias que rechace el proyecto, que no es lo mismo que decir "yo no sé nada". Según las televisiones, los vecinos estarían en contra. La Sagrada Familia está demasiado cerca de la Monumental y las aglomeraciones podrían ser colosales.

Un día en la vida de España: imputados, dimitidos e infartados. Según el Abc, las posibilidades de pagar más impuestos según la autonomía de residencia son parecidas a las de sobrevivir a un infarto según si se produce en Estepona o en Guadalajara. Se supone que también importan otros factores, como estar cerca de un hospital, tener compañía (inteligente, no un animal doméstico) en el momento fulminante. Firma el texto Nuria Ramírez de Castro, que escribe:

"La posibilidad de sobrevivir a un infarto no depende solo de su gravedad sino del lugar donde vivamos. Un estudio de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) ha encontrado graves desigualdades en la atención hospitalaria entre Comunidades Autónomas. Aunque la tasa de mortalidad media en España es del 8%, el mapa que dibuja la SEC registra diferencias de hasta el 50% entre los resultados de los hospitales públicos de Navarra -la región con más éxito en el tratamiento- y los de la Comunidad Valenciana, los que peor puntúan. Tras Navarra, se sitúan los centros sanitarios de Galicia, Murcia, Madrid o Cataluña. Y en el extremo contrario, después de la Comunidad Valenciana, País Vasco, Andalucía y Aragón".

Ha muerto la escritora Ana María Matute. Pere Gimferrer le dedica una "Tercera" del Abc. Escribe el poeta y académico:

"En mi horizonte vital y literario, Ana María Matute ha sido siempre propiamente una torre vigía, o más bien el vigía de su propia torre. A esta presencia he dedicado muchas horas de lectura y palabras escritas o dichas volanderamente, según el caso, desde mi adolescencia hasta la presentación de su último libro, Paraíso inhabitado. Entre la impermanencia de lo oral y la permanencia de lo escrito, agavillar palabras fijadas y precisas es a la vez el más condigno y el más indispensable homenaje mío en esta hora: un retrato de Ana María Matute como persona y autora y posiblemente un retrato de mí mismo como autor, amigo y lector. En el recuerdo de aquellos años, Barcelona era una ciudad en la que hacía mucho frío. Estoy hablando de mi adolescencia, y ninguna época resulta más adecuada que esta para hablar de una escritora cuyo espacio imaginativo natural parece ser el tiempo adolescente. (...) Aquellos nombres de personas o lugares, los Corvo, Hegroz, con resonancia de sima mítica; aquella prosa galvanizada de imágenes; aquel lenguaje táctil y visual a un tiempo; aquellos parajes de monte abrupto, aquella ciudad, la mía, a la vez reconocible e irreconocible en la invención y el destello de la página; aquella guerra por mí no vivida, que se convertía, no en cromo edificante o en vinoso cartelón de romance de ciego, sino en este peculiar género de arquetipos trágicos que denotan una verdad profunda; y, acaso por encima de todo ello, aquella infancia crucificada, aquella adolescencia herida, aquel muñón de luz cautiva en los ojos que a un tiempo expresan el dolor, el deseo y la inocencia, ojos de niño vistos con sensibilidad adulta, para decirlo en libre paráfrasis, cabalmente, de cierto ensayo de T. S. Eliot que por entonces tradujo Jaime Gil de Biedma: así se me apareció, restallante en su plenitud e inalterable en ella ya, el arte de Ana María Matute, que ha sabido ser también soñadora de un ultramundo de amores sombríos y de torreones ásperos".

Música. Los Rolling Stones en persona han tocado en Madrid. Alucinante caso de longevidad. Al margen de pactos con el diablo, Sabino Méndez, en La Razón, busca explicaciones racionales al fenómeno. Sabe de qué habla porque fue su telonero a finales de la pasada década. Sostiene Méndez que el secreto de los Stones es el siguiente: "Se dieron cuenta de que sólo un necio confundiría un montón de estiércol con un montón de basura. Son cosas diferentes, porque la calidad del primero es animal y orgánica. Esa verdad de la vida tan simple es lo que termina convirtiéndote, a la larga, en el rey de los rebeldes del geriátrico".

El rey de la chanson es Charles Aznavour, noventa años le contemplan. Actúa esta noche en el Liceo.

26 de junio, San Josemaría Escrivá y San Pelayo de Córdoba.