El 'número 2' de Interior, interino

Mas no encuentra sustituto para Manel Prat al frente de los Mossos

Una de las especulaciones sobre el retraso en nombrar al sucesor de Prat gira alrededor de posibles desavenencias entre CDC y UDC. Homs se limita a decir que "en los próximos días" habrá sustituto.

2 min
Manel Prat, en una comparecencia del mes de febrero
Redacción
Martes, 3.06.2014 18:33

Una semana justa después de la dimisión del ex director general de los Mossos d'Esquadra, el polémico Manel Prat, la Generalidad sigue sin encontrarle sustituto. La intención del Gobierno autonómico era presentar un nuevo nombramiento en la rueda de prensa posterior al Consejo Ejecutivo de este martes, pero la decisión se ha aplazado.

En lugar de un nuevo nombramiento, lo que ha comunicado hoy el Consejo Ejecutivo es la delegación de las funciones que ejercía Prat en el número 2 de la Consejería de Interior, el secretario general Josep Martínez. Este es la mano derecha del consejero Espadaler desde que el democristiano llegó al cargo, en sustitución de Felip Puig, ahora responsable de Empresa y Ocupación.

En este sentido, una de las especulaciones sobre el retraso en nombrar el sucesor de Prat gira alrededor de posibles desavenencias entre CDC y UDC, partido al cual pertenece Espadaler. Este mismo martes, el diario El País informa de que fuentes del Gobierno autonómico han negado este extremo.

Sobre el retraso en encontrar un sustituto para el dimitido jefe de los Mossos, el consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno autonómico, Francesc Homs, se ha limitado a decir que "en los próximos" días se conocerá el nombre de su sucesor..

La dimisión

Prat dimitió el pasado martes por la tarde, evitando así que el pleno del Parlamento autonómico del día siguiente debatiera su reprobación, y evitando un dolor de cabeza adicional a ERC, socio externo de CiU en el Gobierno autonómico. Los independentistas ya salvaron a Prat de ser reprobado en otoño, pero ahora habían dado muestras de no estar dispuestos a hacerlo otra vez.

A pesar de que alegó motivos personales para dimitir, la marcha de Prat se tiene que poner en el contexto de la polémica por ciertas actuaciones de los Mossos d'Esquadra. Entre otros, las tres muertes después de detenciones de los últimos meses -el caso Raval, en octubre, y dos incidentes más recientes, en Barcelona y en Salou-.

Pero más incidencia aun parece haber tenido el caso Quintana, la mujer que perdió un ojo en la manifestación de la huelga general de noviembre de 2011, presuntamente por una bala de goma disparada por los agentes de la policía autonómica.