Quiero un hámster como alcalde de Barcelona

2 min
Domingo, 1.06.2014 10:37

Pensábamos que nada podía superar a Joan Clos y sus bailecitos samberos mostrando su bello cuerpo bien torneado. Y sus legendarias meteduras de pata. Y su vacuidad intelectual. Y llegó Jordi Hereu. Y llegaron las lumis exóticas convirtiendo Las Ramblas en una fiesta continua. Y siguió la juerga con un hecho histórico en España: que una administración convoque un referéndum y lo pierda. Y pensábamos que ya no podíamos caer más bajo.

¿Gobernar el presente? Eso es para cobardes, lo que mola es jugar a Sandro Rey y preparar el futuro

Y en esas Xavier Trias ganó unas elecciones. Y el listón se situó bajo tierra, por donde debería pasar esa Línea 9 que verán nuestros tataranietos. Y Barcelona dejó de ser una ciudad cosmopolita para ser el proyecto de capital de un futuro Estado basado en un referéndum ilegal que a saber si se hará, cómo se hará y, si se hace, si valdrá o quién lo reconocerá o si acabaremos formando parte de la Unión de Naciones Venusianas o de la Federación de Naciones Orgullosas del Tercer Mundo. ¿Gobernar el presente? Eso es para cobardes, lo que mola es jugar a Sandro Rey y preparar el futuro. Con la misma credibilidad que el tarotista, of course, ya nos echará Pilar Rahola una mano cuando metamos la pata, que grita mucho y así tapará las voces de los discrepantes.

¿Ayudar a los ciudadanos en dificultades con la saneada tesorería municipal? ¿Para qué si se puede ayudar a Garibaldi Mas a construir un Estado que será orgullo del mundo, vaciando las arcas y sufragando cualquier parida que se pueda envolver con la señera? Y si falta pasta, hacemos funcionar a toda máquina los radares y la grúa, y a recaudar para pagar esos eventos patrióticos que sirven para que algunos vivan muy bien, mientras se siguen cerrando ambulatorios y la educación pública está bajo mínimos. ¿Liar un conflicto social esperando que pasara la jornada electoral, acusar a los sublevados de ser los causantes de todo tipo de males y luego dar marcha atrás? Todo un campeón.

Lo tengo claro: el próximo alcalde, un hámster. Al menos no enredará ni destrozará la ciudad mientras le demos de comer y le dejemos dar vueltas a la ruedecita. Y si la conectamos a un generador, aún sacaremos electricidad para una bombilla. Mucho más de lo que ha producido Xavier Trias en toda su vida.

Artículos anteriores
¿Quién es... Sergio Fidalgo?
Sergio Fidalgo
Tras licenciarse en Periodismo e Historia, comenzó su carrera como redactor erótico ('La guía del sexo'). De ahí pasó a la prensa deportiva (BiB, As, 23 perico y La Grada) y a la política (E-notícies). Ha publicado media docena de libros sobre el RCD Espanyol, uno de poemas de gasolinera ('Antología patética') y tres sobre bares de Barcelona ('Las bravas del Tomás' y 'Barcelona on the rocks' -1 y 2-).
Comentar