Considera que Cataluña no es una nación

Pedro Sánchez: "Yo nunca he creído en la consulta [independentista] legal y pactada"

El candidato a la Secretaría General del PSOE matiza sus declaraciones sobre Cataluña, que define como "una nacionalidad que tiene también un sentimiento de nación que está reconocido en su Estatuto, en el preámbulo, sin validez jurídica". Subraya que "la soberanía nacional está en el pueblo español" y aboga por un modelo de financiación autonómica que reconozca "la singularidad" de cada territorio.

6 min
Pedro Sánchez
Redacción
Domingo, 29.06.2014 13:20

Las declaraciones del miércoles pasado de Pedro Sánchez, candidato a la Secretaría General del PSOE, en relación a Cataluña dejaron descolocados a algunos militantes socialistas y un buen número de potenciales votantes del PSOE.

En una entrevista en Telecinco, Sánchez defendió un "federalismo asimétrico" para España  en el que se pueda lograr "la máxima expresión de la nación catalana", otorgando a la Generalidad competencias "exclusivas" en materias como cultura y lengua, e implementando un "trato fiscal especial" para esta Comunidad que sirva para "acabar con el déficit fiscal". "No tengo ningún miedo a que votemos, pero a través de los cauces que nos da la Constitución", llegó a afirmar de forma poco clara en relación a la petición de un referéndum independentista por parte del nacionalismo catalán.

Críticas desde dentro y fuera del PSOE

Esta posición ha recibido duras críticas desde dentro y desde fuera del PSOE. El ex presidente de la Junta de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra se preguntaba este sábado: "¿Quién le ha dicho a Pedro Sánchez, o a cualquier otro precandidato a secretario general, que puede decir lo que le dé la gana, comprometiendo seriamente al partido en asuntos cuyo pronunciamiento debe someterse a lo ya aprobado en resoluciones congresuales, en conferencias políticas, o en programas electorales? ¿En qué resolución está escrita una propuesta como la lanzada por el precandidato Sánchez en territorio catalán?". Y advertía de que este tipo de planteamientos son los que han llevado al PSOE a "no ser percibido como un partido profundamente español".

Más crítica ha sido, si cabe, la directora adjunta de El Mundo, Victoria Prego, en un artículo publicado este domingo en el que asegura que "los militantes van a elegir a su secretario general sin que se conozca nada de su proyecto de partido y mucho menos de su modelo de país, de cuál es su idea de España". Y subraya:

"Pedro Sánchez, pretende un trato fiscal especial para Cataluña, que se reforme urgentemente la Constitución para delimitar claramente y blindar las competencias exclusivas de Cataluña en materia cultural o lingüística y que, por supuesto, sea considerada una nación. ¿Y eso de dónde lo saca? Eso no está en las resoluciones aprobadas en el último congreso, ni está en el programa del PSOE, ni en su declaración política. Entonces, ¿qué es? Pues es una ocurrencia del candidato. Pero las ocurrencias sobre un asunto que es de la máxima trascendencia para este país no se pueden plantear como una especie de subasta de ideas en medio de una contienda electoral de este tipo. Como punto de partida, el planteamiento de Sánchez es, cuando menos, preocupante".

"La soberanía nacional está en el pueblo español"

Pero lo cierto es que Sánchez ha ido matizando aquellas declaraciones iniciales. Este mismo fin de semana ha sido entrevistado en tres de los principales medios de comunicación de ámbito nacional (La Sexta, El País y El Periódico) y ha tratado de disipar algunas de las dudas generadas.

"Yo creo en el artículo 2 de la Constitución española, que lo que dice es que la soberanía nacional está en el pueblo español, por tanto, si hay que hacer algún referéndum sobre lo que sea, lo que habrá que hacer primero es reformar la Constitución y luego que todos los españoles votemos ese referéndum. Por tanto, yo nunca he creído en la consulta legal y pactada, al contrario, creo en una reforma constitucional y luego en el referéndum que haya que hacer por parte de todos los españoles", ha explicado.

"Una nacionalidad con un sentimiento de nación reconocido en el Estatuto"

Y ha añadido en que algunas de las CCAA, y "singularmente Cataluña", tienen "carácter de nacionalidad", "y en ese sentido creo que es tan bueno reivindicar el principio de igualdad, el principio de solidaridad entre los territorios y también reivindicar el principio de singularidad de algunas de esas nacionalidades como es la catalana".

Preguntado sobre si Cataluña es "nación" o "nacionalidad", Sánchez ha zanjado: "Es una nacionalidad y tiene también un sentimiento de nación que está reconocido en su Estatuto, en el preámbulo, sin validez jurídica pero que tiene un sentido, [aunque] a mí me parece nacionalidad; creo en el artículo 2 de la Constitución española".

En ese sentido, Sánchez ha considerado que "uno de los principales problemas que tenemos en nuestro país es la crisis territorial en Cataluña al que tanto Artur Mas como el presidente Rajoy no están prestando mucha atención, al contrario, están azuzando aún más el fuego. Y yo lo que quiero es una Cataluña dentro de España, a la vanguardia de España, no fuera de España".

Un modelo de financiación que reconozca "la singularidad" de cada territorio

Respecto a la cuestión fiscal, el diputado madrileño ha señalado que "cada territorio tiene su singularidad y el modelo de financiación autonómica en su conjunto lo que debe hacer es, respetando la igualdad y la solidaridad entre españoles y entre territorios, reconocer las especificidades de cada territorio".

Y ha subrayado que el actual sistema de financiación autonómica "es insuficiente si vemos la financiación per cápita para Cataluña y otras CCAA, como Andalucía o la Comunidad Valenciana", por lo que "hay que revisar el sistema".

En cuanto a la relación entre el PSOE y el PSC, Sánchez ha indicado que "el PSC necesita un PSOE fuerte y el PSOE necesita un PSC fuerte". "Reconozco la labor de Pere Navarro porque en momentos muy convulsos de choque de trenes entre el independentismo catalán y la derecha recentralizadora en Madrid, los socialistas catalanes han levantado la bandera de la convivencia y la concordia. Hay que reconocer y respetar la decisión de los socialistas catalanes en su proceso congresual. Les deseo suerte y acierto", ha explicado, aunque ha declinado posicionarse ante la posibilidad de que el PSC vote diferente que el PSOE en el Congreso.

Comentar