Sánchez toma ventaja sobre Madina

El diputado madrileño presenta 41.338 firmas que avalan su candidatura para dirigir el PSOE, frente las 25.238 que consigue reunir el vasco. Pérez Tapias también consigue pasar por los pelos el corte exigido de 9.874 avales. El 13 de julio, los 198.000 militantes del partido escogerán al sucesor de Alfredo Pérez Rubalcaba.

2 min
Pedro Sánchez y Eduardo Madina
Redacción
Viernes, 27.06.2014 22:28

Pedro Sánchez toma una clara ventaja frente a Eduardo Madina en la carrera para suceder a Alfredo Pérez Rubalcaba al frente del PSOE. El diputado madrileño ha presentado 41.338 avales de militantes para apoyar su candidatura, mientras que el vasco ha reunido 25.238.

Junto a ellos, hay un tercer candidato que ha conseguido superar por muy poco el filtro de los 9.874 avales mínimos requeridos (el 5% de los cerca de 198.000 militantes), se trata del ex parlamentario José Antonio Pérez Tapias, que ha cosechado 9.912 firmas. En cambio, otro de los aspirantes, Alberto Sotillos, solo ha logrado la mitad de los apoyos requeridos.

El plazo para entregar los avales se cerró a las 00:00 horas de este sábado, tras un periodo de quince días para recogerlos. Posteriormente, la Comisión Federal de Ética y Garantías del PSOE ha verificado las firmas y ha proclamado provisionalmente a los tres candidatos para la Secretaría General del PSOE. El 2 de julio, una vez termine el plazo para posibles recursos, se proclamarán definitivamente las candidaturas y se iniciará la campaña. Y el próximo 13 de julio, los militantes escogerán al nuevo secretario general del PSOE.

Preocupación en el equipo de Madina

Pese a que inicialmente no era el favorito, Sánchez ha tomado la delantera a Madina gracias a conseguir un apoyo muy mayoritario de la federación andaluza y del PSC, tal y como avanzó CRÓNICA GLOBAL hace una semana. De hecho, la diputada del PSC Teresa Cunillera ha sido una de las más activas colaboradoras del madrileño. Sánchez gana apoyos explícitos en todas las CCAA, salvo en Extremadura y en Asturias.

Desde el equipo de la candidatura de Madina han tratado de restar importancia a esta primera derrota, y se han apresurado a recordar que en 1998 el entonces líder el partido, Joaquín Almunia, obtuvo el doble de avales que su rival, Josep Borrell, pero fue el catalán el que finalmente acabó ganando las primarias para encabezar la lista electoral de las Generales.

Pero Madina es consciente de que debe reaccionar con rapidez y ya ha retado a Sánchez a un debate en un formato "abierto" y "divertido", sin bloques temáticos ni tiempos tasados y en presencia de público que pueda hacer preguntas. Sánchez ha recogido el guante y ha asegurado que está deseando debatir con su principal adversario, siempre teniendo en cuenta que son compañeros y que la competición es "entre compañeros".

Comentar