este jueves en madrid

SCC presenta la carta enviada a los embajadores en España para contrarrestar la "contaminación informativa" de Mas

La entidad contraria a la secesión de Cataluña abunda en el agravio que supone para el conjunto de los ciudadanos de esta Comunidad Autonóma el empleo de "todos los recursos públicos" para tratar de imponer el discurso independentista en la opinión pública catalana.

4 min
El presidente de Sociedad Civil Catalana, Josep Ramon Bosch
Redacción
Miércoles, 4.06.2014 11:13

Sociedad Civil Catalana (SCC) presenta este jueves 5 de junio en Madrid la carta que la entidad contraria a la secesión ha remitido a los embajadores de otros países en España, en la que ponen de manifiesto que "desde la Generalidad se está dando una visión de Cataluña que no se corresponde con la pluralidad de la sociedad catalana".

El cuerpo diplomático destinado en España ya cuenta con el punto de vista de esta asociación, que pugna por contrarrestar el influjo del Gobierno autonómico sobre los medios de comunicación públicos de Cataluña y sus efectos en la opinión mayoritaria de la ciudadanía.

En concreto, la entidad denuncia "la difusión del concepto 'derecho a decidir', que no tiene base jurídica alguna, y de la idea de que Cataluña permanecería en la Unión Europea" en caso de que se produjera una secesión unilateral.

De igual modo, SCC critica que el ejecutivo liderado por Artur Mas "quiere hacer creer que esta es una lucha de Cataluña por su libertad", mientras "juega con la ambigüedad mezclando la reclamación directa de la independencia con un indefinido 'derecho a decidir' que impide que se lleve a cabo un auténtico debate".

"Contaminación informativa"

La misiva remitida a los embajadores afincados en España orbita alrededor de cinco puntos cardinales, esto es, que "el llamado 'proceso' secesionista no cuenta con legitimidad democrática"; "no es un proceso transparente ni honesto"; "no existe justificación económica, cultural, ni de ningún otro tipo"; "comporta consecuencias negativas para los catalanes y para los españoles en su conjunto"; y, "con una política de hechos consumados, pone a un país democrático ante una coacción inaceptable".

Bajo tales premisas, SCC abunda en el agravio que supone para el conjunto de los ciudadanos de esta Comunidad Autonóma el empleo de "todos los recursos públicos" para tratar de imponer el discurso independentista en Cataluña. Ante semejante "contaminación informativa", los miembros de esta plataforma contraria a la ruptura con el resto de España señalan que:

"Se ha manejado impúdicamente a los medios de comunicación públicos y privados y a las redes sociales. Todo ello para difundir el triple mensaje de que las causas son enormes, las consecuencias nulas, y que la independencia es inevitable. El mensaje se difunde cada día, en todos los medios, por parte de las instituciones controladas o subvencionadas por los poderes públicos en Cataluña, sin tregua alguna. [...] El actual Gobierno de la Generalidad ha utilizado torticeramente la terrible crisis que azota al sur de Europa para aumentar esa base social".

En este sentido, el colectivo lamenta que, "en una región de Europa que tiene objetivamente otras prioridades como el altísimo desempleo, la enorme deuda pública y los pobrísimos resultados educativos, se están utilizado enormes cantidades del dinero de todos los contribuyentes para intentar convencer a una parte de la población con argumentos que no se corresponden a la realidad".

Por todo ello, la entidad advierte de "los riesgos no solamente de una hipotética independencia, sino del proceso hacia su consecución, que ya se ha puesto en marcha, y que nos coloca en un escenario de incertidumbre y tensión". 

Sociedad Civil Catalana dará a conocer a los medios de comunicación el contenido de la carta remitida a los embajadores en España el próximo jueves 5 de junio a las 11:00 horas en la sede de la Asociación de Periodistas Europeos, en Madrid. El acto será presentado por el periodista Miguel Ángel Aguilar, y contará con la presencia del presidente de Sociedad Civil Catalana, Josep Ramon Bosch; el vicepresidente primero, Joaquim Coll, y la vicepresidenta tercera, Susana Beltrán.

Comentar