TV3 tergiversa el dictamen del Consejo de Estado sobre el mecanismo para garantizar el bilingüismo escolar de la LOMCE

El informativo de la televisión autonómica interpreta que el organismo consultivo da la razón a la Generalidad, cuando en realidad insta al Gobierno a modificar el texto precisamente para que este garantice la "efectiva aplicación" del derecho al bilingüismo que establece la ley.

2 min
Redacción
Viernes, 13.06.2014 12:11

La tergiversación de las noticias es una práctica habitual en los informativos de TV3. Un ejemplo de esta alteración de la realidad se puede comprobar en la forma en la que el canal 324 ha presentado este jueves el contenido del dictamen del Consejo de Estado sobre el real decreto que desarrolla el mecanismo para garantizar el derecho a la educación bilingüe que recoge la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE).

Según la crónica de la presentadora, Judith Antequera, el dictamen del Consejo de Estado daría la razón a la Generalidad al cuestionar el texto del Gobierno y señalaría que "este punto de la ley no es justo ni tiene ningún sentido":

"Uno de los puntos más polémicos de la Ley Wert es el que prevé que los padres que no encuentren escolarización en castellano en centros públicos o concertados puedan ir a uno privado y que sea la Generalidad la que asuma este gasto. Desde Cataluña, el Gobierno [autonómico] no se ha cansado de repetir que este punto de la ley no es justo ni tiene ningún sentido pero ahora no solo lo dice la Generalidad, también, ¡atención!, el Consejo de Estado, que es el máximo órgano consultivo del Gobierno español. Su dictamen no es vinculante -cosa que ya se ha encargado de recordar el Ejecutivo de Rajoy- pero destaca que el redactado de esta disposición está lleno de vacíos y de indefiniciones".

Sin embargo, lo cierto es que el dictamen del Consejo de Estado indica todo lo contrario: insta al Gobierno a modificar el texto precisamente para que este garantice la "efectiva aplicación" del bilingüismo que establece la ley y para que haga viable "el procedimiento de reconocimiento del derecho que regula". De hecho, le pide que resuelva las "notables carencias" en cuanto a "la necesaria precisión" de "cuestiones relevantes", sin entrar a valorar la justicia o el sentido de las mismas.