para la campaña municipal de 2007 y la hipoteca de la sede central

Un histórico dirigente de ERC admite que el partido "cedió a las presiones de Caixa Penedès a cambio de crédito"

Xena desvela mala praxis de la formación independentista, desde recalificaciones para favorecer a la entidad hasta presiones de la sede central de ERC para que los concejales voten a favor y "no digan nada". "Es patético que cuando tienes que mover algo debas ir a chasquear a las mismas familias [...] que han manipulado y han hecho lo que les ha parecido", lamenta el ya ex concejal.

4 min
Ramon Xena, ex concejal de ERC en Vilanova del Penedés
Redacción
Viernes, 6.06.2014 12:55

El ex concejal de ERC en Vilafranca del Penedés (Barcelona) Ramon Xena ha denunciado este miércoles haber recibido presiones por parte de su propio partido, de Caixa Penedès y de las "familias de siempre" para favorecer a dicha entidad financiera en los últimas años de su vida política en la localidad, donde ha ejercido cargos de responsabilidad pública durante veinte años.

Xena, a la sazón coordinador del gobierno en su última etapa en el Consistorio, asegura que la formación independentista cedió en 2007 a las presiones de Caixa Penedès a cambio de un crédito para sufragar los gastos de la campaña electoral de aquel año y una hipoteca favorable para financiar la sede de ERC en la calle Calabria de Barcelona.

Tales presiones por parte de las familias "de toda la vida" le valieron, según el ex concejal, la pérdida de su cargo. Así lo ha explicado en una entrevista para Penedès TV en el marco de una programación especial de la cadena local en la que se celebran los veinte años del Consejo Comarcal del Alto Penedés, donde Xena ha sido presidente durante dos años.

"No tengo que esconderme de nada"

La entrevista no ha sido difundida por este medio y no está previsto que lo haga al menos hasta el próximo mes de julio. No obstante, el ex dirigente independentista ha decidido divulgarla a través de la red social Facebook.

En ella, Xena sostiene que Caixa Penedès exigió que "no podía ir ni de número uno, ni de dos, ni de tres por ERC [a las municipales]. A cambio de esto, [el partido] recibió los créditos de las campañas de 2007 y la hipoteca de la sede central de la calle Calabria en 2006". "Puesto que no tengo que esconderme de nada, aquí lo dejo", sentencia.

Durante su intervención, el ex concejal de Vilafranca apunta que en 2005 le correspondía entrar en la cúpula de la entidad financiera, puesto que entonces era presidente del Consejo Comarcal del Alto Penedés. No obstante, el propio dirigente hizo unas declaraciones públicas justo antes de ocupar cargo en Caixa Penedès en las que denunció que "era la segunda caja en aquellos momentos que daba menos a obra social, y que todo lo que donaba lo destinaba al Opus Dei".

Asuntos turbios en ERC

En esa época, el encargado de "negociar" por parte de Caixa Penedès era Joan Raventós Pujol, a la postre ex presidente del consejo comarcal por CiU y ex diputado autonómico. "No debe extreñarnos que todavía esté en la Fundación PINAE, que proviene de Caixa Penedès", señala Xena, quien por lo demás afirma:

"Dije que toda la gente que había [en la cúpula de la entidad] venía de familias concretas y familias de pasados grises de Vilafranca. [...] Esto lo sigo diciendo, en esos momentos el todavía alcalde de Vilafranca se reúne con un ex presidente de Caixa Penedès por temas culturales. Es patético que cuando tienes que mover algo debas ir a chasquear a las mismas familias [...] que han manipulado y han hecho lo que les ha parecido".

Otras perlas desveladas por Xena tienen que ver asimismo con la capacidad de presión de Caixa Penedès sobre ERC. "Tenía una orden de derribo de Caixa Penedès, de parte del edificio de la rambla, por volumetría excedida, pero no sé qué pasó y al final por este tema hicieron saltar al arquitecto municipal". 

El relato del ex concejal enumera una ristra de presunta mala praxis por parte de la formación que lidera Oriol Junqueras que va desde recalificaciones de terrenos para favorecer a la entidad, a llamadas desde la sede central de ERC para que votara en un sentido concreto advirtiéndole de que "no dijera nada". Por ello, y en la primera denuncia pública de estos turbios asuntos que por vez primera se ciernen sobre el partido independentista, Xena ha criticado que "el Penedés no necesita estas familias, no necesitamos a nadie de toda esta gente que no nos aporta nada, sólo nos ha aportado incultura".

Comentar