"Los feligreses se encaran con un obstáculo terrible e insuperable. Es el tiempo. La simultaneidad. Es decir. No es que Pujol hubiera hecho una gran obra y luego de hacerla fallara, evadiera, mintiera. Es que el fallo, la evasión y la mentira se produjeron, día a día, paralelamente a la construcción de la obra, insertos en ella. [...] De ahí que los patriotas, ya despertándose del tremendo puñetazo, vayan preparando la ceremonia de humillación y escarnio público, y la destitución del pasado"

Redacción
Jueves, 31.07.2014 14:10

Arcadi Espada, escritor y periodista, este martes en El Mundo:

"[...] Aun tratando de llevar el delito hacia el pecado y aun anteponiendo el valor de la confesión y el arrepentimiento al propio hecho que los motivan, los feligreses se encaran con un obstáculo terrible e insuperable. Es el tiempo. La simultaneidad.

Es decir. No es que Pujol hubiera hecho una gran obra y luego de hacerla fallara, evadiera, mintiera. Es que el fallo, la evasión y la mentira se produjeron, día a día, paralelamente a la construcción de la obra, insertos en ella, componiendo un fabuloso e insuperable trompe l'oeil. Todo lo que dijo, y dijo mucho en treinta y cuatro años, tiene un infamante pie de página. Como el del traidor que durante varias décadas trabajó para una potencia extranjera, y confiesa. De ahí que los patriotas, ya despertándose del tremendo puñetazo, vayan preparando la ceremonia de humillación y escarnio público, y la destitución del pasado".

Comentar