"Si el motivo para desdeñar el federalismo es su inviabilidad, mucho más inviable, por definición, resulta cualquier utopía. Sin embargo, es curioso, lo que en un caso (el del federalismo) sirve para rechazar una propuesta, en el otro (el del independentismo) constituye su principal atractivo"

Manuel Cruz, catedrático de Filosofía Contemporánea en la Universidad de Barcelona y presidente de Federalistes d'Esquerres, en un artículo publicado este sábado en El País:

"[...] Aplicando la lógica más elemental, cualquiera pensaría que quienes ponen tanto énfasis en este orden de argumentos [sobre la supuesta inviabilidad del federalismo] lo hacen porque consideran que su opción independentista supera los obstáculos señalados, es decir, resulta mucho más practicable que la federalista. Lo cual significaría que según ellos el PP está dispuesto a negociar la independencia o que la misma derecha española que no parece dispuesta a transigir con el federalismo, sí se mostraría receptiva a permitir la secesión de Cataluña, tesis ambas que no son, manifiestamente, el caso.

Estamos ante una flagrante contradicción: los mismos que se acogen al tacticismo más pragmático para descalificar la propuesta federalista, son los que, cuando son requeridos a explicar el contenido de su propuesta independentista, la definen como la última utopía ilusionante en tiempos de descreimiento político generalizado y cosas parecidas. La lógica queda en este planteamiento severamente castigada: en efecto, si el motivo para desdeñar el federalismo es su inviabilidad, mucho más inviable, por definición, resulta cualquier utopía. Sin embargo, es curioso, lo que en un caso (el del federalismo) sirve para rechazar una propuesta, en el otro (el del independentismo) constituye su principal atractivo.

Tal vez el meollo inconfesado de la contradicción radique en otro lugar. En ese 'no, si ya me gustaría que fuera posible' que muchos independentistas sobrevenidos terminan por admitir cuando se les insta a que se definan respecto al federalismo en cuanto tal y dejen de hablar por un momento de su hipotética viabilidad. Están reconociendo algo que a los redactores de la confusa pregunta que se pretende someter a consulta el 9 de noviembre parece preocupar sobremanera, y es que muy probablemente la opción federalista no solo constituya la única salida para el embrollo en el que estamos metidos sino también la mejor solución para el futuro de Cataluña y de España".

Comentar