Una sola familia no podría haber hecho tanto en solitario

Dirigentes de CDC no se creen a Mas

Ni dirigentes de CDC se creen el acaramelamiento efectuado por Mas de lo que confesó el viernes Jordi Pujol. Todo el mundo está a la espera de lo que vaya saliendo del procedimiento judicial, así como de si Pujol decide hablar sobre dirigentes y prácticas de CDC. La corrupción privada y pública suelen ser complementarias. Como al rascar, todo es empezar.

14 min
El presidente de la Generalidad, Artur Mas
Alfons Quintà
Miércoles, 30.07.2014 03:02

Los calamares lanzan tinta cuando se sienten en peligro. Ahora Mas actúa de manera comparable, intentando vender cuentos chinos. La opinión pública no le sigue. Tampoco lo hacen sus antiguos electores, que ya estaban en constante disminución. Además, hay un hecho capital, que intentaré exponer: tampoco le creen dirigentes y militantes de CDC.

El peso de los hechos obligó a Mas a tirar lastre. Ha tenido que pasar de la exoneración inicial de Pujol -"es un asunto personal y familiar"- a tener que cambiar de táctica. Lo tendrá que repetir un montón de veces, porque irá creciendo la percepción de la corrupción, convertida en un modelo de control social, de mal gobierno y de enriquecimiento por parte de una casta impresentable. Estamos sólo en el inicio.

Todo ello es de más calado de lo que Mas pretende hacer creer. Habrá un giro copernicano en toda la política catalana. Para frenarlo o ralentizarlo, Mas usará de manera despiadada su repugnante poder mediático y sus viles corsarios, bien activos en internet.

La demagogia independentista y la propaganda mediática pagada por la Generalidad (sus seis canales de TV y docenas de medios ultrasubvencionados) han convertido a los catalanes en seres cautivos. Ahora podemos tener una oportunidad para liberarnos de una opresión real, inherente a la Cataluña actual. Los que queremos superar un peligro cierto para la libertad y para la convivencia hemos ganado una batalla. Pero no podemos olvidar que la guerra continúa. Seguramente, se endurecerá.

Nuevas fuentes de CDC

Explico lo que acabo de escribir a una personalidad de CDC que se ha puesto en contacto conmigo. Hacía mucho que no hablaba con él. No se atrevía ni llamar porque es un alto dirigente del partido. Ahora está de acuerdo con lo que he escrito. Me felicita por mis artículos, en particular sobre la corrupción sanitaria. Se me ofrece como fuente.

Me dice: "Es imposible convencer a los militantes de CDC de que lo que se ha descubierto hasta ahora se llevaba a cabo sólo con la participación de miembros de la familia Pujol. Inexorablemente, se percibe la responsabilidad de muchos de los miembros importantes de la cúpula de CDC. Cuando aparezca lo que falta por ser conocido, que es mucho, puede convertirse en ridículo atribuir la responsabilidad a sólo una familia. Se verá que sería materialmente imposible. Por ahora, ningún juzgado ha embargado nada a la familia Pujol. Pero sí, en cambio, la sede central de CDC. La corrupción de familia Pujol y la del partido pueden aparecer como males complementarios. Todo apunta a que son hermanos en su origen y en su funcionamiento. Finalmente, habría una conspiración que afectaría a CDC ya la Generalidad, no sólo a una familia".

Nuevo renombramiento como "Corrupciu", y orinales llenos

Como dato curioso, la fuente me dice que, en pocos días, en internet hay quien ha bautizado a CiU como "Corrupciu" (sic). Añade que el término lo ha oído en boca de militantes de CDC. También me dice que percibe la existencia de militantes y cuadros que piensan dejar el partido. Muchos de ellos para ir a ERC.

Durante la conversación me dice, y me explica, además de lo que reproduzco, cosas interesantes. "Si Jordi Pujol -afirma- sigue estando algún tiempo, como está ahora, patas arriba, puede llegar a ser temible. Puede convertirse en peligroso para muchos dirigentes y cuadros de CDC que podrían tener un conocimiento cercano del funcionamiento real, por no decir interesado, de mecanismos susceptibles de interés judicial en cuanto a presunta corrupción. Cuando oigo algunos comentarios y veo algunos rostros de dirigentes de CDC -o de UDC- pienso: '¿Qué puede pasar si Pujol pone un ventilador delante de orinales que pueden estar bastante llenos?'".

¿"Refundación" con Mas al frente?

La misma fuente me dice: "Hablar de refundación de CDC manteniendo al frente a Mas es una tomadura de pelo. Mas fue escogido por la familia Pujol como un presidente de transición que fuera calentando la poltrona de la Presidencia de la Generalidad para que la ocupara su hijo Oriol. Primero, Pujol había preferido que el sucesor fuera su hijo Josep, pero éste se rehusó y propuso a Oriol. Fue un intento deliberado de crear una dinastía, al margen del partido y del sentido común".

Le recuerdo que aquella elección de Oriol por parte de su padre, con el consenso de la familia, me la expuso en los años 90 mi añorado amigo, Jaume Casajoana (1930-2001) abogado muy honesto y miembro fundador de CDC. Fui el primero que lo reveló por escrito.

Le digo que, en efecto, habrá que considerar una posible simbiosis entre Pujol y CDC en el orden de cosas que estamos tratando. Hay elementos de prueba a considerar como lo que pasó en Banca Catalana (tema del que tengo muchas ganas de escribir, o escribir más), el carácter personalista y autoritario de Pujol, la sumisión de CDC a este, las coincidencias entre el calendario político y la cronología de las corrupciones, así como otros datos que pueden estar o deberán estar en manos del poder judicial.

Corrupción personal y corrupción partidista

En Cataluña, la norma es la superposición o complementariedad entre corrupción personal y política pura. Quien más sabe en España de corrupción, el admirado catedrático emérito de Derecho Administrativo Alejandro Nieto, ha escrito mejor que nadie sobre la superposición de corrupción política (dinero para el partido que sea) y la ganancia personal por los autores del hecho. Sólo difieren los porcentajes.

Pensando en las comarcas de Tarragona y en la corrupción sanitaria, yo añadiría el clientelismo, el amiguismo y, sobre todo, el control social. En todo caso, tanto la nota pública de Pujol como las manifestaciones posteriores de Mas sufren del grave defecto de minimizar ridículamente la dimensión del problema. Nunca admitirán que la corrupción es también una forma de control social. Pero si alguien la quiere oler que vaya a pasar unos días a las comarcas de Tarragona, en especial a las Tierras del Ebro o a Reus, con 48 imputados y un número creciente de piezas separadas.

Corrupción como sistema de gobierno

Si el fiscal general del Estado, dependiente del Gobierno, hace bien lo que tiene que hacer, dando instrucciones severas a la Fiscalía, el efecto puede ser magnífico. Debería quedar probado que no sólo estamos ante la voluntad de enriquecimiento de unas personas, sino ante un sistema de gobierno. Osaría recomendarles que siempre tengan la figura legal (de derecho positivo español) y jurisprudencial del "consorcio criminal".

Podría probarse que en Cataluña, desde hace decenios, el poder político podría haber funcionado como la Italia anterior a la gran barrida de 1992 llamada "Mani Pulite" (Manos Limpias) o "Tangentopoli" (la ciudad de los porcentajes o "mordidas"). Entre otras maldades, amparaba un clientelismo, destinado a dar arbitrariamente cargos y funciones a amigos políticos y familiares.

Como consecuencia de esa operación judicial, desaparecieron del todo la Democracia Cristiana y el Partido Socialista. Más de una vez he escrito que oí muchas veces a Lluís Prenafeta, secretario general de la Presidencia de la Generalidad con Jordi Pujol, proferir todo tipo de exabruptos contra Antonio Di Pietro, fiscal que encarnó aquella barrida. Las posterior aparición de Berlusconi, impulsada por el dirigente socialista Bettino Craxi representó un período también nefasto, menor en alcance y felizmente superado.

Fuente sindical policial, hablando de 500 millones

En efecto, el 29 de julio del año pasado publiqué en el diario digital El Debat (ahora integrado en CRÓNICA GLOBAL) una información citando una entrevista a una cadena de TV del secretario general del Sindicato Unificado de Policía (progresista) José Manuel Sánchez Fornet. Afirmó que estimaba la fortuna de la familia Pujol en 500 millones de euros, es decir 83.000 millones de las antiguas pesetas. Añadió que no se trataba de ningún cálculo personal sino en base a haber hablado con compañeros suyos, entendidos en esta inmensa cuestión.

En mi nota en El Debat dicha información está en el texto. Tenía presente que la alusión a la familia Pujol era más importante que nada. Pero entonces también sabía que en el mundo mediático era peligroso decir demasiado abiertamente la verdad, a pesar de que mencionara una fuente respetada y fiable. Obré como había tenido que hacer, como tantos periodistas demócratas, bajo el franquismo: decirlo discretamente.

Fin de la presunción de santidad

Entonces, y tal vez hasta el pasado viernes, la presunción de inocencia, por no decir de santidad, estaba a favor de Jordi Pujol. En cambio, sus corsarios te podían convertir en una víctima de lo que en derecho se llama "la prueba diabólica". Por ejemplo, tener que demostrar que tu información no (sic) provenía de un servicio maligno de donde fuera o de cualquier fuente interesada. Esta maldad es una especialidad de la repugnante Pilar Rahola. Para ella, en Oriente Medio sólo existen el Estado de Israel y Al Qaeda. A cerebros primitivos, visiones primitivas, mezcla de odios y violencias viscerales, así como serviles.

Finalmente, el viernes el sectarismo demagógico de "buenos" y "malos" recibió un golpe. Falta acabar de derribarlo para poder introducir debates libres, serenos, argumentados. Si CDC continúa en manos del ignorante Mas, o Pujol mantiene algún poder maléfico y maquiavélico, por indirecto que sea, el debate sereno no será posible. Sin que se instaure la serenidad, seguro que Lord Nelson recomendaría acumular pólvora y mantenerla bien seca.

¿De arruinado a multimillonario?

Va bien recordar los hechos destacando que, en teoría, tanto Jordi Pujol Soley, como su padre Florenci Pujol Brugat, deberían haber quedado totalmente arruinados por la quiebra de Banca Catalana. Eran, primero Florenci Pujol y después, creo que por donación, Jordi Pujol los principales accionistas. Por supuesto, se quedaron arruinados los accionistas más pequeños.

Aquí surge una pregunta que, sin duda, podrá ser formulada en el marco jurisdiccional, aunque muchos hechos puedan haber prescrito. ¿Jordi Pujol podría haber usado en beneficio personal la información privilegiada que sin duda iba a tener? ¿Se escapó del desastre que no pudieron evitar muchos pequeños accionistas? En cambio, si Pujol se arruinó, como los otros accionistas, ¿cómo se amasan los 500 millones de euros de la familia, entonces 38.000 millones de pesetas, en tan pocos años? ¿Ahorrando? ¿Por qué no se replicó al dirigente policial citado? ¿Porque tenía razón, millón más, millón menos?

Quizás, 137 millones de euros

Además, otras informaciones periodísticas (de El Mundo, en especial) han hablado de cifras (137 millones de euros) en depósitos en Ginebra más cercanas a las de aquel dirigente sindical y policial que a las de Jordi Pujol, dadas por buenas por Mas. El Mundo no lo daba como total sino como dato parcial.

Espero y deseo poder continuar desarrollando un tema enorme, que explotó públicamente el viernes. Cambia el panorama político al ser Pujol un aspecto del independentismo. Se ha visto cómo Jordi Pujol se ha liado con su padre, al que conocí y sobre el que quiero exponer hechos que ya expuse, pero que quedaron tapados por la presunción de santidad de Pujol. Son hechos que dejan peor al hijo (el ex presidente) que a su padre (Florenci).

La hermana de Pujol lo ignoraba todo

Ahora se ha visto a su hermana Maria negar que ella supiera nada del tema de la herencia, lo que en principio me creo. La implicación de familiares que dicen no saber nada me hace estremecer. También me asustan los cortesanos, el peor de ellos Jordi Barbeta. Hizo un tuit delirante. Veremos más.

También cabe destacar la maldad de ERC. Quien lo vea como un partido moderno, progresista o siquiera digno, debe ir al oculista. Mas no quiere elecciones de ningún tipo. Le dan más miedo que a ningún otro partido, porque sabe que recibiría un justo y monumental batacazo. Nuevamente, ERC dirá que quiere consulta, elecciones anticipadas y duros a cuatro pesetas, porque sabe que Mas no quiere nada de eso. O sea que, como siempre, ERC pasará por "pura", fiel a todo lo que se quiera, mientras CDC perderá expectativa de voto. Esto así. Como también el hecho de que ERC querrá elecciones si ve que también pierde voto. Hay mucho lirismo, pero sólo para ocultar el hambre de poder personal.

Temas que conozco

A mí me queda hablar de temas que conozco, como la gestación de la personalidad de Jordi Pujol. El complejo proceso de Banca Catalana, sobre el que en internet se puede consultar un artículo que publiqué en El País el 29 de abril de 1980. No tengo que desmentir nada, pero puedo añadir datos literalmente inimaginables. También conocí a Florenci Pujol y creo que puedo aportar informaciones graves que le favorecen y acaban de hundir a su hijo, Jordi Pujol Soley. Espero poder hacerlo. De lo contrario, me ofrezco para dar charlas donde sea, por el precio de cero euros, sin gastos de desplazamiento, ni nada de nada.

Creo que hay que aprovechar lo que Pujol se ha visto obligado a manifestar para desviar y disimular el problema. No debe conseguirlo. El martes pasado publiqué en el Diari de Girona un artículo titulado "El Pujol de hoy no es ninguna sorpresa". Citaba literalmente una frase de Concepción Arenal: "Odia el crimen y compadece al delincuente". Lo creía y lo creo, desde hace muchos años. La he citado a menudo y siempre la tuve presente cuando firmaba las cientos de sentencias que firmé.

Poderes en la sombra, al margen de la ley

Ahora bien, también odio -y lo he escrito a menudo- la corrupción, el nepotismo, el clanismo, el organicismo (contrapuesto a la prioridad de los derechos y libertades individuales) y sobre todo odio el control social arbitrario. Los seres libres no podemos, nunca, en ningún caso, tener limitada nuestra libertad por situaciones oscuras, de hecho, al margen de las leyes que hayan elaborado los representantes elegidos democráticamente.

Todo esto está ahora en juego. El pujolismo debe desaparecer, así como todo posible sustituto, como la sandez estatista y antihistórica de lo que llaman soberanismo. Hemos visto, en la realidad práctica, el viernes pasado, quién fue nuestro soberano con voluntad de ser absoluto. ¿Qué hubiera pasado si hubiera dispuesto de un poder judicial y de unos servicios de Hacienda catalanes, como Pujol y Mas aún quieren? A mí me da miedo sólo de pensarlo. Pero entiendo que ellos dos lo vean diferente.

Comentar