El CATN dice que la Cataluña independiente sería el segundo país más rico del mundo occidental tras un tiempo indeterminado

Los sabios de Mas dicen que la secesión unilateral tendría un coste de entre 4.500 y 5.000 millones mensuales para el nuevo Estado catalán pero que, tras estabilizarse, tendría un superávit del 5,95% del PIB anual. Solo Noruega -uno de los principales exportadores de petróleo- registra unos excedentes superiores entre las democracias occidentales.

2 min
El portavoz de la Generalidad, Francesc Homs, y el presidente del CATN, Carles Viver Pi-Sunyer
Redacción
Lunes, 28.07.2014 19:34

El Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN) calcula que la secesión unilateral de Cataluña conllevaría un coste para el nuevo Estado independiente de entre 4.500 y 5.000 millones de euros mensuales inicinalmente, una cantidad que debería atenderse mediante la solicitud de créditos o la emisión de deuda o 'bonos patrióticos'.

Sin embargo, tras un período de tiempo indeterminado, el optimismo del CATN se desborda y augura que la Cataluña independiente llegaría a ser el segundo país más rico del mundo occidental.

Así lo recoge uno de los informes presentados este lunes por el grupo de sabios designados por el presidente de la Generalidad, Artur Mas, para guiarle en su proyecto independentista.

Un sobrecoste que se prolongaría por un tiempo indeterminado

Con estos cerca de 5.000 millones mensuales, el CATN considera que se podrían cubrir todos los costes del hipotético nuevo Estado, incluida la Seguridad Social, las nóminas de los funcionarios y los asuntos exteriores, entre otros.

A pesar del elevado coste de la operación, el presidente del CATN, Carles Viver Pi-Sunyer, ha augurado que esta situación se superaría una vez la administración tributaria de la Cataluña independiente funcionase a pleno rendimiento. Sin embargo, no ha sabido concretar durante cuánto tiempo se prolongaría este sobrecoste.

Un superávit del 5,95% del PIB cada año

En todo caso, el CATN sí que se atreve a augurar que, tras estabilizarse la situación, el nuevo Estado catalán independiente tendría un superávit del 5,95% del PIB actual. Es decir, que le sobrarían unos 11.500 millones de euros anuales después de hacer frente a todos los gastos de la nueva administración. Un superávit inédito entre los países occidentales -con la excepción de Noruega, uno de los principales exportadores de petróleo del mundo-.

Las cuentas del CATN estiman que la Cataluña independiente no debería hacer frente a la parte alícuota de la deuda de España; que solo aportaría 1.400 millones anuales a la Unión Europea (UE) -de la que, al parecer, formaría parte-; y que una caída de entre el 1% y el 2% del PIB en caso de un supuesto boicot comercial por parte del resto de España -descartan boicots mayores pese a que la secesión fuese unilateral- "se vería compensada por la desaparición del déficit fiscal".

Comentar