La Sindicatura de Cuentas denuncia el descontrol de las actividades, contratos y sueldos del Fórum de las Culturas de 2004

Un informe de la entidad fiscalizadora denuncia que el consorcio organizador del evento  -participado a partes iguales por el Gobierno, la Generalidad y el Ayuntamiento de Barcelona- incurrió en numerosas irregularidades relativas a la contratación de patrocinadores y al personal. Y concluye que el evento costó al erario público 240 millones de euros, 25 más de lo que reflejaban las cuentas oficiales.

1 min
Fórum Universal de las Culturas de Barcelona 2004
Redacción / Agencias
Miércoles, 16.07.2014 16:16

El Fórum Universal de las Culturas de Barcelona 2004 -celebrado entre el 9 de mayo y el 26 de septiembre de ese año- tuvo un coste para las administraciones públicas (Gobierno, Generalidad y Ayuntamiento) de alrededor de 240 millones de euros, 25 millones más que los 215 que reflejaban las cuentas oficiales.

Así lo recoge un informe publicado este martes por la Sindicatura de Cuentas de Cataluña, que ha fiscalizado la contabilidad del consorcio organizador del evento -participado a partes iguales por el Gobierno, la Generalidad y el Ayuntamiento de Barcelona- desde su fundación en 1999 hasta su liquidación, que fue acordada en 2005 aunque todavía no ha concluido, por petición del Parlamento autonómico.

Descontrol en los contratos, sueldos y actividades

El informe también revela que se incurrieron en numerosas irregularidades de la normativa de contratación pública, tanto en la elección de patrocinadores ("se les otorgó ciertos privilegios en cuanto a la prestación de servicios") como de personal, por la falta de concursos públicos para seleccionar a los elegidos y por el uso de empresas de trabajo temporal. Además, se produjeron "incumplimientos de la legislación" sobre incrementos retributivos y gratificaciones al personal.

Según la Sindicatura de Cuentas, hubo "falta de planificación de las necesidades reales" del acontecimiento, y bajo control de las actividades realizadas por los contratistas.

Comentar