Al igual que Hollande

Valls advierte a Mas de las "graves consecuencias" de una secesión y apuesta por "una España fuerte y estable"

"Se equivoca radicalmente quien diga que una separación no tiene consecuencias sobre la economía, sobre la pertenencia al euro o a la propia UE. Hay que decir con toda claridad cuáles son las consecuencias. Si los Estados nación pierden fuerza y se dividen, toda Europa se debilita", advierte el primer ministro de Francia, nacido en Barcelona. Valls insiste en que el independentismo catalán es una cuestión interna española.

3 min
El primer ministro de Francia, el catalán Manuel Valls
Redacción
Miércoles, 23.07.2014 16:27

El plan del presidente de la Generalidad, Artur Mas, para conseguir apoyos internacionales a su proyecto secesionista no está teniendo el éxito pretendido. Si ayer era el presidente de Francia, François Hollande, quien hacía un llamamiento a "reafirmar la fuerza de nuestros valores" frente a "las identidades regionales que quieren ser nacionales", este miércoles es el primer ministro francés, el catalán Manuel Valls (Barcelona, 1962), el que carga contra las aspiraciones rupturistas del líder de CiU.

En una entrevista publicada en El País, Valls -preguntado sobre "el proceso independentista catalán"-, ha señalado:

"No me corresponde interferir en el debate español. Solo diré que en la coyuntura que atravesamos en Europa, todo lo que une, refuerza y todo lo que divide, debilita. Y Europa necesita más que nunca la fuerza, la unidad y la coherencia. Como socios y vecinos, deseamos una España fuerte y estable".

El primer ministro de Francia también ha asegurado que "nunca" ha recibido ningún mensaje sobre esta cuestión por parte de la Generalidad.

Una secesión tendría consecuencias "graves" y "muy peligrosas"

Este mismo miércoles por la tarde, durante un encuentro con periodistas celebrado tras una reunión con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en Madrid, Valls ha asegurado que una hipotética secesión de Cataluña tendría consecuencias "graves" y "muy peligrosas" para Cataluña, para el resto de España y para toda Europa, y ha pedido prestar mucha atención a los "desafíos" independentistas que puedan producirse en el contiente.

El primer ministro de Francia ha instado a los independentistas catalanes a decir toda la verdad. "Se equivoca radicalmente quien diga que una separación no tiene consecuencias sobre la economía, sobre la pertenencia al euro o a la propia UE. Hay que decir con toda claridad cuáles son las consecuencias", ha advertido. "Si los Estados nación pierden fuerza y se dividen, toda Europa se debilita. Quiero una España fuerte. Eso es lo más importante", ha añadido.

No es la primera vez que Valls apela a la "unidad" y contra "nuevas fracturas"

No es la primera vez que Valls se posiciona en contra de una supuesta secesión de Cataluña. "Debemos siempre recordar, y sobre todo aquí en Barcelona y en Cataluña, que Europa necesita unidad y solidaridad. No permitamos que se produzcan nuevas fracturas. Aquello que nos asemeja es aquello que nos fortalece; lo que nos divide, nos debilita. Debemos, por lo tanto, saber conjugar el combate por nuestras culturas -algo que es legítimo- con aquello que nos dará más peso a cada país a escala europea, con aquello que nos da más peso a Europa a escala mundial", señaló el pasado 21 de mayo durante un mitin electoral organizado por el PSC en Barcelona.

De hecho, la falta de empatía de Valls con los plantes independentistas de Mas han levantado ampollas en el Ejecutivo autonómico catalán en más de una ocasión. "Seré simétrico a sus propias palabras, que pronunció el señor Manuel Valls hace unas semanas o unos meses en Barcelona en una entrevista que le hicieron, en la que vino a decir que sobre toda la cuestión catalana no se quiere pronunciar porque todo esto acaba siendo producto de muchas interpretaciones. Yo haré lo mismo. Simplemente deseo mucha suerte al primer ministro de Francia, que es francés. Ya está. Y le deseo mucha suerte. Mucha suerte", señaló el portavoz de la Generalidad, Francesc Homs, en abril pasado cuando fue preguntado por el nombramiento de Valls como primer ministro de Francia.

Comentar