Publirreportaje propagandístico de TV3 para acusar al Gobierno de "recentralizador"

La televisión autonómica dedica los diez primeros minutos de su principal informativo del jueves a denunciar una supuesta "ofensiva recentralizadora" del Gobierno -a través de cientos de leyes, reglamentos y decretos-leyes- destinada a "recortar las competencias" de la Generalidad y que "podrían representar la desaparición de instituciones de profunda tradición en Cataluña". Insinúan que hay "razones ideológicas" de "origen político".

6 min
Redacción
Viernes, 4.07.2014 12:05

La Generalidad ha decidido poner en marcha toda su maquinaria propagandística de cara a un otoño que, con la amenaza de celebrar un referéndum para la secesión de Cataluña, se prevé tenso. Y la punta de lanza de esa estrategia es TV3.

En ese sentido debe enmarcarse el publirreportaje con el que este jueves abrió el Telenotícies Vespre de la cadena autonómica. Durante diez minutos, y como noticia principal, TV3 presentó "en exclusiva" un informe de la Generalidad que denuncia una supuesta estrategia "recentralizadora" del Gobierno.

"La Generalidad denuncia una ofensiva recentralizadora del Gobierno español. TV3 ha tenido acceso a un informe donde se analizan las medidas que ponen en peligro instituciones como el Síndic de Greuges o la gestión de los parques naturales, entre otras", señaló el presentador, Toni Cruanyes, para introducir el tema.

"Desaparición de instituciones de profunda tradición en Cataluña"

Durante el reportaje, la televisión autonómica asume las denuncias del Ejecutivo autonómico, y destaca que "según el parecer de la Generalidad, estas medidas han servido para un objetivo muy claro: recortar las competencias del Gobierno catalán".

"Del informe elaborado por el departamento de Gobernación se desprende una voluntad recentralizadora materializada en 120 leyes, reglamentos e iniciativas legislativas, de las 52 se han hecho vía decreto, que es una alternativa que acelera mucho la tramitación de las normas. Además de estas medidas que ya están en marcha, el Gobierno español está tramitando hasta 24 nuevas leyes en el mismo sentido, y que podrían representar la desaparición de instituciones de profunda tradición en Cataluña, y también la recuperación de competencias ya cedidas, como la gestión de los parques naturales", añade.

"Bajo la apariencia de una simplificación de la función pública"

TV3 alerta de que el Gobierno "podría pasar a gestionar" el Parque Nacional de Aigüestortes, lo que califica como una de las 150 medidas que la Generalidad "considera de corte recentralizador" y que "van desde la enseñanza a la inspección de trabajo, pasando por los puertos y la autonomía financiera".

Y subraya que "el grueso más importante de las medidas se incluye en la reforma de la administración que, bajo la apariencia de una simplificación de la función pública, afecta a un amplio abanico de competencias, por ejemplo, la tramitación de la licencia deportiva única de la federación española", lo que significaría que "los jugadores de hockey catalanes tendrían que pasar por Madrid para federarse".

Una LOAPA y "el mayor ataque a las competencias municipales en 200 años"

El reportaje continúa: "Hay quien equipara estas medidas a la LOAPA de 1981 y quien lo describe, por lo que se refiere a los ayuntamientos, como el mayor ataque a las competencias municipales en 200 años".

TV3 recoge las opiniones de un catedrático de Ciencia Política de la UPF, Carles Ramió, y de la vicepresidenta de la Generalidad, Joana Ortega, que acusan al Gobierno de recentralizador; un constitucionalista, Yolanda Gómez, y un economista, Eduardo Martínez Abascal, mantienen una posición neutral. Y como única voz discrepante aparece el subsecretario del Ministerio de la Presidencia, Jaime Pérez Renovales, al que la televisión autonómica le concede 32 segundos.

Insinúan "razones ideológicas" de "origen político"

"Las medidas recentralizadoras a las que se refiere el documento afectan a ámbitos muy diversos", continúa Cruanyes, pero son especialmente visibles en sectores como la administración de justicia, enseñanza y en servicios en los que diagnostican duplicidades".

Y pasan a detallar esas medidas tres "especialistas" de la cadena autonómica: David Melgarejo, Manel Elias y Jordi Pons. Los tres avalan la tesis que patrocina la Generalidad, y ejemplifican la supuesta recentralización en medidas como la Ley de Tasas Judiciales, los exámenes de acceso a la abogacía, las sustituciones de docentes, la LOMCE o la eliminación de las duplicidades administrativas, entre otras cuestiones.

Frases como "el concepto de recentralización es más evidente"; "no respeta la lengua y el derecho propio"; "seguramente más claros son los reproches hacia la Ley Wert"; "el catalán queda debilitado"; "la Generalidad irá perdiendo peso"; "el argumento es ahorrar dinero a cambio de renunciar a organismos que están reconocidos en el Estatuto de Autonomía"; o "la Generalidad ya tenía en marcha su propio plan de racionalización de la administración", acompañan a sus explicaciones.

El presentador termina insinuando que, detrás de todas las medidas, hay "razones ideológicas", y concluye que "al final el Tribunal Constitucional se ha convertido en árbitro de un toma y daca que es, en origen, político".

Aguirre y Fabra cierran el círculo propagandístico

El ejercicio de propaganda política de TV3 concluye enlazando el reportaje con dos declaraciones de la ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y del presidente de la Generalidad Valenciana, Alberto Fabra, durante un acto de FAES.

En los cortes escogidos, Aguirre critica que, pese al alto grado de descentralización política en Cataluña y el País Vasco, "los nacionalistas no se han dado por satisfechos, como estamos comprobando en su desafío independentista, y por eso yo creo que merece la pena examinar hasta qué punto merece la pena la creación de un Estado especialmente complejo como es el autonómico". Mientras que Fabra señala que "si la Comunidad Valenciana deja de ser un dique de contención a la expansión independentista y se inunda de la inestabilidad política, social y económica que supondría la entrada de un gobierno tripartito, de izquierdas, procatalanista, esto no solo afectaría al arco mediterráneo sino a toda España y, en alguna medida, también a Europa".

Comentar