Después de un año

Rajoy y Mas se verán el día 30 en la Moncloa

La reunión se producirá tras semanas dedicadas al cruce de declaraciones entre Rajoy y Mas, el Gobierno y la Generalidad, con manifiestos intercalados de por medio. El tema estrella, la consulta independentista anunciada para el 9 de noviembre. Aunque no se prevé ningún tipo de acercamiento en esta cuestión.

5 min
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de la Generalidad, Artur Mas, durante un encuentro de ambos en la Moncloa
Redacción
Martes, 22.07.2014 13:34

Ya hay fecha para el encuentro más esperado del verano en la vida política española. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de la Generalidad, Artur Mas, se reunirán el dia 30 de este mes en la Moncloa, según se ha sabido este martes. Con un tema estrella en la agenda: la hipotética consulta secesionista anunciada por CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP para el 9 de noviembre.

El encuentro llegará exactamente 11 meses después de la última reunión de ambos dirigentes -el 29 de agosto del año pasado-, que, desde entonces, apenas han coincidido en persona en algunos actos oficiales -evitándose en algunos otros-. Singularmente, en la proclamación del Rey Felipe VI, en junio, que desencadenó la reunión del día 30.

Así, la reunión se producirá tras semanas dedicadas al cruce de declaraciones entre Rajoy y Mas, el Gobierno y la Generalidad. El día 9, en respuesta a una interpelación del portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, que aseguró que Mas le pidió una reunión durante la proclamación de Felipe VI, Rajoy exclamó: "Si [Mas] me llama mañana, viene mañana, y si me llama esta tarde, tengo un viaje, pero hasta podríamos cambiarlo".

Conversación "cordial" por teléfono

Al día siguiente, el presidente autonómico catalán aseguró que esa reunión ya estaba solicitada, algo que negó a continuación el Gobierno. Solo un día después, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría reveló que ambos presidentes, nacional y autonómico, habían mantenido "una conversación telefónica cordial" y que "a partir de ahí, trabajaremos para que pueda concertarse un encuentro".

Un encuentro que sin duda alguna tendrá un tema estrella: el desafío independentista lanzado por Mas y la consulta anunciada para el 9 de noviembre. Aunque se prevé -en principio- poco recorrido en este asunto, y Rajoy ya reiteró que él no hará "aquello que ni puedo ni debo hacer", porque "lo que sea España no lo podemos decidir el señor Mas y yo en una conversación, ni siquiera lo puede decidir un parlamento de una Comunidad Autónoma, ni siquiera el Parlamento nacional, lo que sea España solo lo pueden decidir el conjunto de los españoles".

Pese a la clara postura de Rajoy, Mas pretende insistir en el referéndum independentista. Hasta el punto que, en una entrevista a Bloomberg, se mostró dispuesto a negociar "los términos de este referéndum o de esta consulta", incluyendo la fecha y la mismísima pregunta.

Guerra de manifiestos

Mientras tanto, actores externos también se han posicionado. El día 15, un manifiesto de personalidades de la cultura, los medios y la política instaba a Rajoy a evitar cualquier negociación -y cualquier cesión- con el independentismo. Al día siguiente, otro manifiesto abogaba por una tesis muy diferente: proponía avanzar en una reforma federal de la Constitución, como vía -"tercera vía", de hecho- para dar una salida al reto secesionista que no implique la ruptura.

A pesar de que la hipotética consulta será el tema estrella de la reunión, previsiblemente Rajoy y Mas también hablarán de otras cuestiones, en las que sí podría haber algún acercamiento.

Así, es probable que en el encuentro se trate de las dificultades de financiación y liquidez de la Generalidad, que debe recurrir al Fondo de Liquidez Autonómico y al plan de pago a proveedores del Gobierno para intentar cuadrar sus números. En relación a este punto, es posible que se hable de los objetivos de déficit.

La financiación autonómica, único acuerdo factible

También es más que previsible que Mas ponga sobre la mesa exigencias en inversiones de la Administración central en Cataluña, así como el nuevo modelo de financiación autonómica. Sobre este punto, El País aseguraba hace solo cuatro días que Rajoy estudia negociar con Mas cambios en la financiación autonómica, como única posibilidad de llegar a algún acuerdo en su reunión.

Rajoy querría aprovechar dos circunstancias. Por un lado, la incipiente recuperación de la economía española le permitiría satisfacer algunas de las exigencias de Mas. Por otro, el previsible retraso hasta el año que viene del nuevo modelo de financiación autonómica permitiría una negociación previa con Mas.

En cualquier caso, parece descartado por completo que Rajoy pueda ofrecer a Mas un concierto económico al estilo de los del País Vasco o Navarra -pedido por el presidente autonómico hace dos años bajo el nombre de "pacto fiscal", justo antes de renunciar a esa reivindicación para lanzar su desafío secesionista- sino únicamente un cambio en el sistema que rebaje la contribución a la solidaridad de las Comunidades Autónomas más ricas.

Comentar