La visión de Ucrania de la Generalidad

TV3, a favor de Putin y de los criminales independentistas

El mundo civilizado está estremecido por el asesinato de cerca de 300 pacíficos viajeros, en el este de Ucrania. TV3 reaccionó en sentido contrario. El periodista Nicolás Valle destacó, como lo había hecho a favor de Gadafi. Como si nada, en Cataluña hay una actitud favorable a Putin y los independentistas del este de Ucrania. Se ha perdido el norte y el juicio.

11 min
El periodista de TV3 Nicolás Valle
Alfons Quintà
Miércoles, 23.07.2014 03:10

Desde el primer momento, TV3 y todo el frente mediático de la Generalidad han tenido una posición favorable a Putin y sobre todo a la gentuza independentista del este de Ucrania. Hace semanas que lo llevo exponiendo. El crimen en masa de la destrucción del avión de Malaysia Airlines ha puesto de relieve aquella siniestra simpatía.

Se trata de un hecho acreditable, grave y esclarecedor. Es una monstruosidad, inédita en la Europa democrática. Además, habría calado en la opinión pública catalana, como prendió la defensa de Sadam Husein. Intentaré exponerlo, en base a hechos.

Además de TV3, ha contribuido a esta locura un sustrato catalán de pasión por la transgresión por la transgresión, una tendencia a la teoría del complot y un viejo antiamericanismo. Después de unos 300 asesinatos en el avión malasio, estas locuras perdurarán. Lo que ha efectuado TV3 y aquellos sustratos continuarán como si fueran banalidades.

El impresentable Nicolás Valle, de TV3

La noche y la madrugada del pasado viernes se me dispararon todas las alarmas. Las pasé mirando televisiones extranjeras, del mundo realmente democrático (BBC, Deutsche Welle, France 24, la holandesa BNV y la RAI, básicamente) alternándolas con TVE y TV3. En algunos momentos también vi la cadena oficial y gubernamental rusa Russia Today. Formalmente, y a veces en el fondo, era menos insolente que el enviado de TV3 al este de Ucrania, Nicolás Valle.

Al ver y oír a Valle, los ojos y las orejas se me iban agrandando. No me lo podía creer. Asustado, tomaba notas, que conservo. Valle es miembro destacado del repugnante "soviet" de hecho de TV3. No me invento la justa aplicación de la palabra "soviet" al clan dominante en la televisión de la Generalidad. El calificativo fue encontrado, bajo el Tripartito, por el ex diputado autonómico del PSC Joan Ferran. Se lo he agradecido varias veces. Lo hago una vez más. En efecto, hace tiempo que la realidad da la razón a Ferran. Ahora, con las crónicas propagandísticas de Valle todo ha sido despiadado, monstruoso.

Cattocomunismo desde los tiempos de Pujol

El drama proviene de los tiempos de Pujol. Como he detallado infinidad de veces, Pujol practicó, como el sector más reaccionario de la Democracia Cristiana italiana (en especial el siniestro Giulio Andreotti), lo que en Italia recibe el nombre de cattocomunismo. En Italia, no hay ningún político ni ningún periodista de cierta edad que desconozca la palabra.

En el caso de Pujol, el matiz y la finalidad dominantes fueron impedir la aparición de cualquier fuerza liberal o socialdemócrata, efectuando operaciones continuadas de pinza con el desaparecido PSUC. He hablado de ello detallamente muchas veces y coincidiendo con Ramon Trias Fargas y con Josep Tarradellas. La posición de ambos no era ningún secreto. Podría encontrar testigos. También hablé con Joan Raventós, con un éxito relativo, a pesar de que él fue una gran víctima del cattocomunismo pujolista. El principal defecto de Raventós fue ser demasiado buena persona.

Pensar libremente

Después de aquella mala noche y con ganas de llorar de rabia, el sábado escribí, para otro medio, un artículo publicado al día siguiente con el título "Pensar libremente en el avión malasio".

Como siempre, me quedaba corto. El domingo, el lunes y hasta el martes, el repugnante Nicolás Valle continuó siendo una vergüenza y un ejemplo difícilmente superable de antiperiodismo. Ya lo había sido siempre desde TV3, en ocasión de la caída del tirano y asesino Muamar Gadafi. Dejo de lado las tonterías que ha dicho sobre otros temas, siempre desde la nostalgia del comunismo.

Vagones refrigerados no refrigerados

Como ejemplo reciente, resulta que cuando Valle había hecho elogios a la colocación de los cadáveres en vagones supuestamente refrigerados (después de días de estar abandonados) la corresponsal de la BBC Olga Ivshina, situada frente a aquellos vagones, informó de que la refrigeración no funcionaba en absoluto, por presunta falta de combustible.

Falsedades descaradas e ideológicas

Las falsedades de Valle no fueron fácticas, sino de base ideológica y con una constante voluntad pro-Putin y favorable a los independentistas asesinos del este de Ucrania. Valle iba totalmente en el sentido de las preferencias mostradas desde el primer día por la Generalidad y por su orquesta mediática, propia o subvencionada.

Valle habló de "caos" en la zona del drama, como una gran excusa, cuando todas las imágenes mostraban que precisamente había un control radical por parte de los milicianos pro-Putin. Contrariamente a todas las cadenas, Valle omitió que Putin callara desde jueves a lunes. También pretendió que había "bombardeos" cuando lo único que se apreciaba era una bucólica paz y las declaraciones brutales de los milicianos, que también omitió.

Silencios, mentiras y cintas de vídeo

Silenció que los expertos estaban en el este de Ucrania, pero no se les dejara ir al lugar del drama. Valle mostró una ridícula escena -montada para él o ignorada por todas las cadenas- mostrando a unas señoras bien vestidas con hermosas pancartas en ruso a favor de Putin y los independentistas. No se parecían en nada a los pobres agricultores de los alrededores. También mostró, sólo él, otros ancianos, también muy bien vestidos, diciendo que ellos no habían cogido dinero de los muertos. El problema no era ese. Era una acusación inventada para ayudar a los independentistas a poder pasar por víctimas.

Valle también situó cerca del avión malasio a un avión ucraniano. Habló de 3 a 5 kilómetros para luego dejarlo. Hasta ahora nadie había acusado al Estado ucraniano de acciones aéreas en esa zona. En cambio, los independentistas abatieron hace muy poco en dos o tres aviones de transporte y un helicóptero también de transporte.

Marginando a Obama y a Cameron

TV3 omitió o marginó declaraciones capitales de Obama, de Cameron, del primer ministro australiano y del primer ministro holandés. Fueron clave e inequívocas. Se quiso hacer creer que todo pasaba en una zona de combates. Era impensable, porque la maldad aérea tuvo efecto a pocos kilómetros de la frontera rusa y a más de 400 kilómetros de la principal ciudad prorrusa, Donetsk. "Se trata -dijo Valle- de una guerra donde los rivales intentan controlar el campo de batalla". Ay caramba, ¿aquello era un "campo de batalla"? Se le caerán los dientes.

Valle incluso se atrevió a decir que "los rivales intentan tener el control del área siniestrada". Quería hacer creer que estábamos ante un mero "daño colateral". Lo intentó incluso el martes diciendo que Donetsk había sido "bombardeada". Dos detalles: lo fue con cañones -no por aviones, como daba a entender- en manos de unos corsarios antirrusos, cayendo sólo tres bombas que no causaron daños personales. Olvidó decir que Donetsk está a 400 kilómetros de donde se hizo caer al avión. Eso si, dijo que dos de esas tres bombas de artillería de campaña habrían caído "cerca" de escuelas. Ahora bien, ninguna muerte y ningún herido.

Manipulación de pruebas

Valle no habló, como lo hizo el primer ministro australiano, Tony Abbott, de la "manipulación" de los restos del avión, un tema clave en el análisis de un desastre aéreo. Abbott dijo exactamente: "Después del crimen, el maquillaje de las pruebas. Han alterado a escala industrial".

Lo que escribo, en particular las barbaridades y desinformaciones de Valle, se deben poder encontrar en Internet, buscando a través de TV3. Aconsejo que todo el que pueda lo haga. Quedará bien servido.

Había visto maldades periodísticas, manipulaciones políticas descaradas y carencias deontológicas. Pero nunca como las efectuadas reiteradamente por Valle. Este fue en un sentido que es estructural en TV3. Allí hay un pacto estable pero no escrito entre, por un lado, gentuza comunista y una dirección incompetente, lanzada a la ruptura independentista. Odian a muerte el reformismo y la evolución democrática, como la que se da en el Estado ucraniano.

El maoísmo de Brauli Duart

Seguro que el comisario político supremo de TV3, el jefe de la Corporación, Brauli Duart Llinares (que gana 129.678,99 euros, sólo siete mil menos que Artur Mas), no le dirá nada a Valle. O bien le felicitará: Duart fue dirigente de la Organización Comunista de España Bandera Roja, una banda maoísta. No hay que olvidar que los asesinatos en masa de Mao fueron infinitamente más que los que se podrían atribuir a Putin.

Todo esto lo vieron y oyeron miles de catalanes. Si hiciera su trabajo también lo tendría que haber visto el consulado de Estados Unidos -ahora caracterizado por su incapacidad- para informar al Departamento de Estado. Ayudaría a entender la naturaleza real de lo que llaman el proceso independentista. ¿O es que informar de estas vilezas no es el trabajo de los representantes consulares? Aquí la Generalidad informa de tonterías que pasan en todas partes, ¿ya no vale el principio de reciprocidad?

Hubo quien reaccionó

Hubo quien me leyó y reaccionó, sin decirme nada, a pesar de que somos amigos desde hace años. Fue el destacado economista José Solé, director de consorcio público Instituto de Estudios Financieros. El lunes por la noche publicó este tuit:

No me sorprendió. Hace años que estamos de acuerdo. Añoramos los años en que también estuvimos con un recordado maestro y amigo común: Ramon Trias Fargas. Si este hubiera estado vivo, podría haber tirado la televisión por la ventana, al ver y oír a Valle.

¿Una sociedad ya pro-Putin?

Finalmente, algo extremadamente grave. El domingo por la noche me llamó un antiguo consejero de la Generalidad, bajo el tripartito, también es amigo y me había leído. Me dijo: "Alfonso has olvidado lo más grave. Creo que una gran parte de los catalanes comulga con la visión de Nicolás Valle. Lo sé por razones profesionales y también por comentarios que he leído [de catalanes] en Internet".

Lo comprobé. Tenía razón. Recordé las ruedas de molino con las que aquí comulgaron muchos, durante la liquidación del tirano y asesino baasista Sadam Husein. Por tanto, habrá que exponer con más detalle lo que, en gran parte, es un efecto del cattocomunismo de Jordi Pujol y de la política de ruptura moral e intelectual de Artur Mas.

Valle y Mas coinciden en querer alejarnos de Europa y del mundo democrático. Quieren levantar los Pirineos -como han hecho todos los reaccionarismos ibéricos- y acercarnos a lo que queda del comunismo, más allá del este. Allí, un día u otro también llegará la democracia, el pluralismo real, el derecho prioritario a la vida y unos medios de comunicación donde no haya ningún Nicolás Valle ni nadie que se parezca. Mientras tanto, todo el que pueda (sobre todo si tiene hijos adolescentes) necesita tener una antena parabólica en la azotea. Así podrá conectar con el mundo real y huir de un parroquialismo sectario que quiere controlar nuestras cabezas y nuestros corazones. Si continuamos dejándoles hacer, estamos listos.

Comentar