Yacimiento de Orce

Un cementerio de elefantes, en Granada

Presencia de las dos defensas de un mismo mamut correspondientes a un macho gigante con una masa más del doble que los elefantes africanos más grandes.

5 min
En el centro de la imagen, tomada en el yacimiento de Fuente Nueva 3, puede observarse una defensa de mamut.
SINC
Viernes, 11.07.2014 12:23

Los trabajos arqueopaleontológicos en Fuente Nueva 3, en Orce (Granada) están revelando este yacimiento como fundamental, dada la importante colección de restos de fauna que aparece asociada a la presencia humana. En la actual campaña, ya ha proporcionado una defensa de mamut seccionada en diversos fragmentos y 9 individuos de elefantes fósiles, además de otros megaherbívoros. Por lo que se refiere a la defensa troceada, en los próximos meses se investigarán las posibles causas de este suceso acontecido hace 1,3 millones de años.

Las excavaciones que este mes se desarrollan en Orce (Granada), bajo la dirección del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES) han convertido este yacimiento con más información registrada para el conocimiento de nuestros antepasados.

Cabe destacar los hallazgos de los restos de elefantes fósiles descubiertos pertenecientes a la especie Mammuthus meridionalis. Se han hallado en 50 metros cuadrados de excavación, además de otros megaherbívoros como hipopótamos, rinocerontes, ciervos gigantes, bisontes o caballos, en asociación con una amplia colección de útiles tallados para su uso como cuchillos.

Junto a todo ello también hay evidencias de la presencia de grandes carnívoros, especialmente de hienas gigantes de cara corta, "lo que demuestra complejas formas de comportamiento de los homínidos destinadas al aprovechamiento de los cadáveres de los grandes ungulados en competencia directa con esos carnívoros", comenta el paleontólogo Bienvenido Martínez-Navarro, codirector de la excavación en Orce junto con el arqueólogo Robert Sala, ambos investigadores del IPHES.

El mismo paleontólogo ha observado: "Es muy significativa la presencia de las dos defensas de un mismo mamut (con 32 cm de diámetro y más de cuatro metros de longitud), correspondientes a un macho gigante, de más de 5 metros de altura y una masa superior a las 12 toneladas, más del doble que los elefantes africanos más grandes que existen hoy en día. Hay también restos correspondientes a varias hembras y a otros individuos infantiles y juveniles".

Un antiguo y rico manantial

Así las cosas, el equipo internacional que excava en Fuente Nueva 3 considera que se trata de un verdadero cementerio de elefantes, un lugar donde estos titanes morían y con el tiempo quedaban enterrados. "La interpretación más lógica –cuenta Martínez-Navarro– nos lleva a pensar en Fuente Nueva-3 como un antiguo y rico manantial donde los animales acudían a beber y allí morían, por lo que eran aprovechados como alimento por otras especies".

Hasta el momento, dicho yacimiento es el que ha aportado más información registrada sobre el comportamiento de nuestros antepasados en Europa, en cronologías anteriores a un millón de años. Por el momento solo se ha explotado una mínima parte de su potencialidad.

"Sin duda, en años venideros se podrá reconstruir, con datos sólidos, la mejor historia sobre la supervivencia de los homínidos en las latitudes medias de Eurasia gracias a Fuente Nueva 3", asegura el mismo paleontólogo.

Estos descubrimientos en Fuente Nueva 3 han tenido lugar durante la primera etapa de la cuarta campaña de excavación en la cuenca de Guadix-Baza bajo la codirección de Robert Sala y Bienvenido Martínez-Navarro, iniciada el pasado 16 de junio y que finalizará el 3 de agosto.

Hasta el 6 de julio, los trabajos se centraron en los yacimientos de Barranco León y Fuente Nueva 3, mientras que el día 8 tomó la alternativa Venta Micena.

Un área de talla in situ en Barranco León

Por lo que se refiere a Barranco León, Robert Sala ha explicado: "hemos acabado de excavar el nivel arqueológico que teníamos abierto. Por primera vez en este yacimiento se ha determinado un área de talla in situ, o sea, un lugar donde los homínidos confeccionaban sus herramientas; tiene una extensión de un metro y medio". Las piezas halladas, de 1,4 millones de años, están muy bien conservadas y son núcleos de caliza, de unos 10 cm de longitud, y de sílex, así como lascas de entre 2 y 3 cm. Junto a las herramientas han aparecido restos fragmentarios de animales, especialmente de caballo.

"En los próximos días escanearemos esta área de talla, aplicando tecnología 3D, con el fin de tener una imagen detallada de este lugar, cosa que facilitará tanto la investigación sobre el yacimiento, como las actividades de divulgación y la confección de un molde", cuenta Robert Sala.

Ahora los trabajos se centran en Venta Micena. "Se va a acabar la excavación de las 19 cuadrículas abiertas en las campañas del 2005 y 2013 y se ampliaran otras 11 más en los sectores occidental y septentrional", avanza Robert Sala. "La intención es registrar la acumulación de restos fósiles en este punto del yacimiento para interpretar los patrones de actividad de los carnívoros, especialmente de la hiena gigante de cara corta Pachycrocuta brevirostris, y ver si es un modelo similar, equivalente o diferente al del corte III, donde se ha realizado la mayor excavación hasta el momento en este yacimiento", añade Martínez-Navarro.