¿El primer paso hacia la 'sociovergencia'?

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalidad, Artur Mas, se reunirán el próximo 3 de septiembre en Barcelona. La posibilidad de que el PSC sustituya a ERC como apoyo parlamentario de CiU hasta el final de la legislatura toma fuerza. Todo apunta a que Sánchez reiterará a Mas la oferta de Iceta.

3 min
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez
Alejandro Tercero
Miércoles, 27.08.2014 13:28

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se reunirá el próximo miércoles con el presidente de la Generalidad, Artur Mas, en el Palacio de la Generalidad, según han confirmado los socialistas en un comunicado. El primer encuentro entre ambos se producirá en un momento de máxima tensión para Mas, una semana antes de la Diada y en pleno proceso de elaboración de la Ley de Consultas no Refrendarias.

Desde CiU se da por hecho que la consulta secesionista que promueven para el próximo 9 de noviembre será suspendida por el Tribunal Constitucional (TC) y no parecen dispuestos a saltarse la legalidad y sacar las urnas a la calle. Todo apunta a que, si eso ocurre, ERC -que apuesta por desobedecer al Alto Tribunal- dará por roto el pacto de gobernabilidad que mantiene con CiU y que permite a la federación nacionalista seguir al frente de la Generalidad.

Una salida para Mas

Ante esta hipótesis, a Mas se le plantean dos alternativas: convocar elecciones autonómicas o tratar de agotar los dos años de legislatura que faltan. El presidente de la Generalidad preferiría evitar el primer caso. Un adelanto electoral podría suponer una debacle para CiU, que solo podría mitigar si acudiese en coalición con ERC. Pero el precio que ha puesto Junqueras a esta posibilidad es el de proceder a una declaración unilateral de independencia tras la formación del nuevo Parlamento autonómico. Sin embargo, no parece verosímil pensar que Mas se vaya a lanzar al vacío de esta forma, si antes no se atreve a desafiar la eventual suspensión de la consulta por parte del TC.

Para la otra alternativa -intentar agotar la legislatura a la espera de tiempos mejores-, Mas necesita el apoyo de, al menos, 18 diputados autonómicos de otros grupos que, sumados a los 50 de CiU, le permitan manter la mayoría parlamentaria. Ahí es donde entraría el PSC, que cuenta con 20 escaños, aunque uno de ellos está en manos del 'díscolo' Joan Ignasi Elena.

Mano tendida de Iceta

La hipótesis de la sociovergencia ha tomado fuerza en las últimas semanas. El nuevo primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha sido muy claro a la hora de ofrecer un salvavidas a Mas. "Nosotros siempre estamos dispuestos a pactar [con CiU] lo que haga falta, los presupuestos también. [...] Pero la pregunta hay que hacérsela a Artur Mas: si está dispuesto a seguir la deriva que le propone ERC, que nos lleva al desastre, o está dispuesto a buscar alternativas", lanzó Iceta en una entrevista para la Cadena Ser el pasado 18 de agosto.

La reunión del próximo miércoles, sin duda, será una oportunidad para tantear esta posibilidad. Y es que, aunque Sánchez ha dejado muy claro el rechazo del PSOE a la celebración de cualquier consulta o referéndum independentista en Cataluña, uno de los pilares básicos del proyecto del nuevo líder del PSOE es su propuesta de reforma federal de la Constitución, con el objetivo de contentar algunas de las demandas del nacionalismo catalán.

Comentar