Una vieja aspiración de CiU

La reforma de la ley electoral puede promover alianzas que beneficien a los partidos independentistas

Una eventual lista conjunta de CiU y ERC lograría más del 80% de las alcaldías catalanas -incluidas las durante mucho tiempo regentadas por el PSC-, aproximadamente el mismo resultado que obtendría una candidatura liderada por Bildu en el País Vasco.

3 min
Los presidentes del Gobierno, Mariano Rajoy, y de la Generalidad, Artur Mas, a la puerta de La Moncloa
Redacción
Sábado, 30.08.2014 14:05

La pretensión del Gobierno de acometer una reforma electoral a pocos meses de los comicios municipales que privilegie a la lista más votada puede promover una sucesión de alianzas entre varios partidos que, en el caso de Cataluña o el País Vasco, beneficie a las formaciones independentistas.

Así lo ha denunciado el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en reiteradas ocasiones y, en concreto, en la reunión que mantuvo en La Moncloa con el líder del Ejecutivo, Mariano Rajoy, el pasado 28 de julio.

Según fuentes recogidas este sábado por el diario El Mundo, una eventual lista conjunta de CiU y ERC lograría más del 80% de las alcaldías catalanas -incluidas las durante mucho tiempo regentadas por el PSC-, aproximadamente el mismo resultado que obtendría una candidatura liderada por Bildu en el País Vasco.

Una vieja aspiración de CiU 

CiU es, en Cataluña, una de las formaciones menos reticentes a que se apruebe esta reforma de la Ley Orgánica de Régimen Electoral, pues no en vano ya pretende, ante el previsible fracaso de su proyecto independentista el próximo 9 de noviembre, conciliar a ERC en una candidatura única que puede tener recorrido al menos desde unas eventuales elecciones autonómicas anticipadas hasta las municipales de 2015.

De igual modo, el partido que lidera Artur Mas aspira, desde los tiempos del primer tripartito, a hacer frente al descenso de su electorado "abriendo las listas" para que "en algunos municipios" se "respete la lista más votada".

En este sentido, el diputado de CiU en el Congreso de los Diputados Josep Sánchez Llibre ha anunciado que la federación nacionalista, pese a lamentar el "gran error" de una reforma exprés que puede salir adelante con el único apoyo del PP, está en disposición de "negociar" y alcanzar acuerdos sobre el particular.

PP: Ni "pucherazo", ni "cálculo electoral" 

Entretanto, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría ha salido al paso de las críticas del resto de partidos al proyecto de reforma -excepción hecha de la ya mencionada CiU-, alegando que no existe ni "pucherazo" ni "cálculo electoral" en la propuesta, sino un "fortalecimiento de la democracia".

Como argumento de peso, Sáenz de Santamaría ha citado la propia hipótesis en disputa de que formaciones con clara vocación secesionista se impongan en elecciones futuras. Según la dirigente popular, la reforma se enmarca en la regeneración que los portavoces del resto de partidos "plantearon" acerca de "la necesidad de abrir un debate sobre la elección de alcaldes".

En cualquier caso, el líder de los socialistas ha incidido en que "el no" de su partido a la propuesta del Gobierno "es ahora y para el futuro".