CDC insiste en que la consulta "tiene que ser legal" y descarta plantear las elecciones municipales en clave plebiscitaria

Corominas se suma a la cohorte de dirigentes de CiU que preparan a la opinión pública nacionalista para la probable no celebración de ningún referéndum secesionista el 9 de noviembre. También deja entrever la intención de Mas de agotar la legislatura.

2 min
El vicesecretario de Coordinación Institucional de CDC, Lluís Corominas
Redacción
Sábado, 16.08.2014 19:17

CiU sigue preparando a sus simpatizantes para una probable no celebración del referéndum secesionista que, junto a ERC, ICV-EUiA y la CUP, promueve para el 9 de noviembre, y trata de introducir con suavidad en la opinión pública el discurso de que su intención es agotar la actual legislatura, a finales de 2016.

En los últimos días, así lo han deslizado destacados dirigentes o ex dirigentes de la federación nacionalista, como el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila; el coordinador del Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, Joan Rigol; y la vicepresidenta de la Generalidad, Joana Ortega. Incluso el propio presidente autonómico, Artur Mas, habría reconocido esa estrategia en privado.

"Buscar otra legalidad que nos ampare"

Este sábado, el encargado de incidir en el mensaje ha sido Lluís Corominas, vicesecretario general de CDC y uno de los pesos pesados del partido. En una entrevista para La Vanguardia, Corominas ha señalado que, "si con la legalidad que estamos proponiendo no es posible" celebrar la consulta, "tendremos que buscar otra que nos ampare", pero ha reiterado que esta "tiene que ser legal".

De igual forma, el dirigente de CDC ha rechazado plantear las elecciones municipales previstas para mayo próximo en clave plebiscitaria. "Las municipales tienen que ser en clave municipal, y el proceso soberanista no tiene que sumar ni restar de cara a las municipales del 2015", ha defendido.

La actitud delictiva de Pujol, "un error personal grave"

Por otra parte, ha confesado su "tristeza" y sus "sentimientos contradictorios" por la confesión de fraude fiscal del ex presidente de la Generalidad y fundador de CDC y CiU, Jordi Pujol. Pero ha descartado sumarse al "aquelarre" que, en su opinión, se ha puesto en marcha contra él.

Para Corominas, la actitud delictiva del padre del nacionalismo catalán contemporáneo no es más que "un error personal grave" que supone "una decepción del reconocimiento de lo que ha sido una vida dedicada al país, de su trayectoria y de su legado político".

Comentar