"código ético", congelado

El futuro de la fundación de Pujol que promueve "los valores democráticos, la ética y la justicia social" está en el aire

El Centro de Estudios Jordi Pujol fue fundado en 2005 y a lo largo de nueve años no ha dejado de nutrirse de financiación privada y subvenciones públicas para algunos de sus proyectos relacionados con el Estado del Bienestar, los valores y la ética.

2 min
Jordi Pujol
Redacción
Martes, 5.08.2014 10:32

Tras su confesión de haber incurrido en un fraude fiscal durante más de tres décadas, el ex presidente de la Generalidad ha abandonado su trabajo rutinario en el centro de estudios que porta su nombre y desde donde encabezaba proyectos vinculados con el Estado del bienestar, los valores y la ética.

El Centro de Estudios Jordi Pujol fue fundado en 2005 y a lo largo de nueve años no ha dejado de nutrirse de financiación privada y subvenciones públicas para algunos de sus proyectos relacionados con el fomento de "los valores democráticos, la ética y la justicia social".

Según ha recogido este martes El País, el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña (DOGC) consigna que entre 2011 y 2013 el centro privado del presidente fundador de CiU y CDC recibió 150.000 euros del Gobierno autonómico, procedentes en su mayor parte de la Consejería de Presidencia, que le otorgó 45.000 euros en 2012 y 40.000 en 2013 para "el fomento del conocimiento de la realidad catalana y europea".

"Código ético", congelado 

En todo este periodo, el Centro de Estudios Jordi Pujol se ha ocupado, por lo demás, de difundir la obra política del ex presidente autonómico tomándolo como referente de gobierno, "valores y ética". 

Con la caída en desgracia de Pujol, el centro, que hasta ahora entregaba una beca a proyectos destinados al análisis de la trayectoria del ex líder de CiU, ha suspendido temporalmente la redacción de un "código ético", así como el mantenimiento de un foro ocupado en repensar políticas sociales.

Este domingo el director del Centro de Estudios Jordi Pujol, Miquel Calsina, reconocía en El Punt Avui que el nombre del ex presidente autonómico, razón de ser de la fundación, a la que el propio Pujol aportaba dinero, "está muy tocado", por lo que el futuro de la misma sigue en el aire.

Según relata el diario de Prisa, hace una semana que nadie responde al teléfono en el despacho de Pujol en la finca sita en el Paseo de Gracia, 39 de Barcelona, donde el ex presidente de la Generalidad acudía en el coche oficial que el Gobierno autonómico le tenía asignado.

Comentar