Deudores "de lo peor del españolismo de 1939"

El secesionismo catalán equipara a SCC con el franquismo y el falangismo

Las consecuencias del 'caso Pujol' –cuya magnitud es todavía desconocida- son tan imprevisibles que algunos paladines del secesionismo catalán no esconden su miedo al fracaso y otros, para tratar de remedarlo, evocan incluso el espíritu de 1939 con la intención de darle una vuelta de tuerca más al consabido victimismo nacionalista.

4 min
Rosiñol, Coll, Mas, Bosch y Beltrán
Redacción
Jueves, 7.08.2014 15:31

Las consecuencias del 'caso Pujol' –cuya magnitud es todavía desconocida- son tan imprevisibles que algunos paladines del secesionismo catalán no esconden su miedo al fracaso y otros, para tratar de remedarlo, evocan incluso el espíritu de 1939 con la intención de darle una vuelta de tuerca más al consabido victimismo nacionalista.

En efecto, el profesor de Historia Contemporánea de la UAB Francesc Vilanova Vila-Abadal ha proyectado este jueves, desde su cátedra en el diario Ara, una crítica inclemente contra Sociedad Civil Catalana (SCC), entidad que se opone a la independencia de Cataluña, y a la que Vilanova sitúa en el mismo nivel de "miseria discursiva" de inicios de la dictadura franquista:

"El asno da vueltas a la noria resignadamente. Una y otra vez vuelve al punto de partida, asqueado, sin esperanza de romper el círculo. El tiempo pasa, pero es lo único que se mueve. El resto es volver siempre al mismo punto".

La "absoluta incapacidad de este nacionalismo español en Cataluña para superar el lenguaje y los discursos españolistas de 1939 (fueran franquistas, falangistas, católicos, monárquicos, etc.)", que el profesor universitario atribuye a SCC, "les mantiene atados", según su diagnóstico, "a 1939, o a 1942".

"Deudor de lo peor del españolismo de 1939" 

Vilanova, con el desparpajo esotérico característico de quien niega lo que piensa y afirma lo que en realidad no defiende, señala que tales referencias no "les convierte en franquistas, en absoluto". Y sin embargo, apunta a renglón seguido que, leyendo las declaraciones del presidente de SCC, Josep Ramon Bosch, "los ojos se te van a Ernesto Giménez Caballero", destacado ideólogo del franquismo y autor de Ante la tumba del catalanismo (obra publicada, en efecto, en 1942). 

Las referencias al franquismo y al falangismo son un lugar común en todo el artículo de este profesor de historia, que carga asimismo contra otro profesional del ramo, Joaquim Coll, a la sazón vicepresidente de SCC, por participar de una entidad que tiene, según Vilanova, "un discurso tan pobre, falto de originalidad y tan deudor de lo peor del españolismo de 1939".

El historiador sugiere entonces a Coll que "debería avisar a sus compañeros de ideas que, de tanto exclamarse porque 'peligra la identidad española en Cataluña', acabarán invocando el espectro trágico de La falsa ruta", texto publicado en 1939 por Ferran Valls Taberner en La Vanguardia, desde donde, alineado con el franquismo, denunciaba "los errores de la burguesía catalana".

SCC: "No tenemos ninguna necesidad de contraprogramar" 

Finalmente, el profesor de la UAB recomienda a los miembros de SCC que se deshagan del "disfraz victimista" y sean "más atrevidos e interesantes en sus propuestas", crítica que este mismo jueves ha hecho suya Ignasi Termes, unos de los portavoces de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), quien ha afeado a la entidad que preside Josep Ramon Bosch el hecho de que, en su opinión, vayan "a remolque de las convocatorias que se han hecho hasta ahora".

Termes, que ha admitido en una entrevista para Rac1 que el poder de convocatoria de la ANC está mermando estos días -a un mes de la Diada sólo hay "70.000 personas inscritas en la 'V' del 11 de septiembre", según puede leerse en la web de la entidad separatista-, ha espetado que SCC "ha escogido la misma fecha que habitualmente hemos utilizado".

Por ello, y temiendo que la confesión de fraude fiscal continuado del ex presidente de la Generalidad Jordi Pujol afecte a su proyecto, el portavoz de la ANC ha alternado su llamamiento a la ciudadanía -"todo aquel que se considere demócrata, que quiera que el 9N podamos decidir nuestro futuro, tiene que sentirse convocado"- con una crítica acerada a una de las entidades más destacadas que formula una alternativa al secesionismo. 

Bosch, por su parte, ha replicado desde los micrófonos del Grupo Godó que "somos tan catalanes como los demás y tenemos todo el derecho del mundo a organizar lo que nos apetezca". "No tenemos ninguna necesidad de contraprogramar", ha defendido el presidente de SCC, "lo que queremos es ser testimonio de que una parte de los catalanes tenemos otra forma de pensar, que no estamos a favor de la destrucción de un país", ha sentenciado.

Comentar