Revista de prensa

Follón en Can Pujol: Oriol, contra el padre, y Marta, contra todos

En La Razón descubren que Marta Ferrusola está que se sube por las paredes con los "traidores" de Convergència y en el Ara, que la estrategia judicial divide a la familia y sulfura a Oriol.

6 min
Pablo Planas
Miércoles, 20.08.2014 12:03

Como si fuera una condena, toca escribir de Pujol, los Pujol y sus circunstancias, las derivadas de los negocios del "holding" familiar, las implicaciones políticas, las consecuencias sobre el proceso y la relación entre el origen de la fortuna, el secreto bancario y el de confesión. No hay un solo diario que se abstenga de implicar a Pujol en su primera página. Protagonista absoluto y total, el patriarca del catalanismo moderno no parece incómodo con el seguimiento de los "paparazzos". Ni con las incertidumbres.

Como cada diario es de su padre y de su madre, lo que en unos diarios se da por seguro, en otros se niega por pasiva y viceversa. Por ejemplo, en el Ara afirman que la estrategia judicial divide a la familia Pujol. Es un "faldoncillo" en la parte inferior de la portada sustentado por una crónica de Roger Mateos en la que se dice que Oriol no quería que su padre destruyera su "legado" político con la confesión de fraude fiscal continuado. Y lo que es así en Ara, en El Punt Avui es que "Pujol contraataca" y el soberanismo levanta la cabeza. Todo es una maniobra de Hacienda.

En La Vanguardia se centran en el recurso de la defensa de Pujol, que alega que "hay una motivación política", mientras que en El Periódico se acentúa la persecución al "chivato" y la querella contra los bancos andorranos, estrategia que podría invalidar las pesquisas de la justicia española. Después del ataque de contrición, a Pujol le ha dado un patatús de realismo y parece Napoleón en Elba, preparando el retorno y a punto para un Waterloo, o lo que haga falta. Decían que si estaba mayor, que si sordeaba, que si no tomaba decisiones desde hacía mucho tiempo, que era una sombra de lo que fue... Eso decían, Mas y compañía.

En El Mundo y según Daniel G. Sastre, CDC le habría pedido el carné a Pujol. En cambio, Àlex Gubern, en el Abc, escribe:

"Fundador de CDC, 'padre' del nacionalismo... La estupefacción por la confesión de Jordi Pujol como un defraudador mantiene al partido de Artur Mas en estado de 'shock'. Entre el respeto que aún se profesa al ex presidente de la Generalidad y la necesidad de sacurdirse la mancha de la corrupción en pleno proceso soberanista, CDC admitió ayer que el partido aceptaría su baja voluntaria como militante, aunque evitó reclamársela de manera explícita".

Conste en los anales que en el Abc de hoy el que sale en portada no es Pujol, sino Ángel Ojeda, ex consejero andaluz de Hacienda y presunto beneficiario de una trama de cursos de formación para parados, un expediente diferente al de los famosos ERE. Digresión: El sistema autonómico ha favorecido notablemente la corrupción hasta el punto de que todos los casos (Noos, Gürtel, Matas, ERE, Pujol-Ferrusola, Palau, etcétera, etcétera) están relacionados con las sinuosidades y meandros de las administraciones regionales. También se roba del Estado y de los ayuntamientos, pero el volumen de "negocio" autonómico es estratosférico, por comparación y en cifras absolutas. Hay un equipo del MIT de Massachusetts que con la ayuda de un superordenador intenta obtener el monto total de la corrupción al amparo de las autonosuyas en España. Llevan meses en el ingente empeño.

En El Mundo es Victoria Álvarez quien luce un tipazo en la portada. Está empeñada en subrayar el escaso interés de la Oficina Antifraude de Cataluña (supuestamente, lo del interés, porque se han liado a presentar querellas y no vaya a ser que por un quítame allá el presunto se nos caiga el poco pelo que nos va quedando) en analizar los datos que ella misma ofreció en ventanilla sobre los manejos financieros tirando a opacos de la familia Pujol-Ferrusola.

Sea como fuere, la Oficina Antifraude de Cataluña, creada por la Generalidad, muestra a las claras el surrealismo dadaísta de la política catalana. O sea, los Pujol y la Oficina Antifraude. Como lo de Cagancho en Almagro o no me chilles que no te veo, por lo menos.

La portada de La Razón casi es monográfica sobre la cosa catalana. La fotografía es de un ensayo de la V del 11-S, del que dicen que ha sido un fiasco. El titular principal es dinamita para los pollos: "Los Pujol avisan: 'En Convergència se rebelan los traidores pero lo pagarán'". Firma la crónica Pilar Ferrer, que comenta que Marta Ferrusola está que fuma en pipa con las declaraciones de Mercè Conesa y Xavier Trias, de quien dice que si no fuera por su marido sería un medicucho de tres al cuarto. Como dice Manquiña, en CDC van a haber hondonadas de hostias.

Fútbol y tacones: La ley de la botella, el que la cuela va a por ella y la ley del valor doble de los goles fuera de casa o principio de la influencia del público en las condiciones ambientales del juego. La cuestión es que en el partido de ida de la Supercopa del as de Copas, jugado anoche en el Bernabeu, Real Madrid (local) y Atlético de Madrid (no haría falta añadir visitante, pero por si acaso...) empataron a uno. El partido de vuelta se juega el viernes en el Calderón, donde el Real será visitante y el Atleti, local. El empate a cero daría la victoria de la Supercopa de la copa de la Liga y la copa del Rey, también conocida como recopa de las copas, al Atlético de Madrid, por haber metido un gol en el Bernabeu. Un empate a uno transcurrido el tiempo reglamentario y la prórroga llevaría la final a doble partido a los penaltis. Pero un empate a dos campeonaría al Real Madrid por haber logrado dos goles en campo contrario. Realmente lo del fútbol es un lío.

20 de agosto, San Bernardo de Claraval y San Samuel profeta.